Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morante se compromete a volver a la Maestranza en septiembre de 2018

El torero sevillano abandonó los ruedos el pasado 14 de agosto por aburrimiento

De izquierda a derecha, Ramón Valencia, Morante de la Puebla y Manuel Lozano, en el despacho de Joselito El Gallo.
De izquierda a derecha, Ramón Valencia, Morante de la Puebla y Manuel Lozano, en el despacho de Joselito El Gallo.

Morante de la Puebla ha firmado ayer, jueves, el contrato por el que se compromete a volver a la Maestranza de Sevilla en la feria de San Miguel, que se celebra a finales de septiembre.

Así lo ha comunicado la empresa Pagés, que ha hecho público una foto en la que aparecen el torero, su apoderado, Manolo Lozano, y el empresario sevillano Ramón Valencia, en el despacho que en su día perteneció a Joselito el Gallo y que hoy es propiedad del diestro de La Puebla. “Es el primer contrato que se firma tanto por el diestro como por la empresa de Sevilla para la temporada 2018”, afirma la nota de la plaza, “y, paradógicamente, se da la circunstancia de que serán justamente los últimos festejos para ambas partes en la próxima temporada por el momento”.

De este modo, y sin más datos por el momento, se confirma que el torero no estará en la Feria de Abril, aunque sí hará el paseíllo en 2018 en la plaza sevillana.

Morante de la Puebla ya confirmó el pasado 23 de octubre que reaparecería en los ruedos la próxima temporada después de cerrar un acuerdo de apoderamiento con el taurino y empresario Manolo Lozano. El nuevo representante desveló también que su representado Morante volvería "a mediados de año", cuando él se sienta "plenamente inspirado e ilusionado" para volver a ejercer una profesión que decidió aparcar por sorpresa a mediados del pasado mes de agosto.

El torero sevillano anunció el pasado 14 de agosto su retirada de los ruedos por tiempo indefinido “porque los presidentes y veterinarios me han aburrido; el toro tan grande que sale hoy va en contra del toreo de arte, y ya no puedo más”, según explicó en aquel momento. “Puede ser que algún día vuelva a los ruedos”, concluyó.

La decisión del torero se produjo horas después de que fuera despedido con pitos en el mano a mano con El Juli, celebrado por la tarde en la plaza gaditana de El Puerto de Santa María. Mientras el diestro madrileño salió a hombros tras cortar cinco orejas y un rabo, el balance de Morante fue pitos, silencio y bronca.

No fue esta la primera vez que José Antonio Morante Camacho (La Puebla del Río, 1979) abandonaba el traje de luces. Sorprendió a toros en mayo de 2004 cuando anunció que se apartaba de la profesión por problemas síquicos, motivo por el que fue tratado en una clínica de Estados Unidos. Reapareció al año siguiente, y volvió a retirarse el 20 de junio de 2007, esta vez por pérdida de ilusión, después de cortar una sola oreja en la corrida extraordinaria de Beneficencia de Madrid en la que se encerró en solitario con seis toros.