Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marisol Schulz: “Me gustaría que Ian McEwan viniera a la FIL”

La directora de la Feria del Libro de Guadalajara defiende la participación de escritores en festivales para "acercarlos a un público ávido de lectura"

Marisol Schulz.
Marisol Schulz.

La FIL que se inaugura hoy con Madrid como invitada de honor será la quinta con Marisol Schulz como directora, aunque desde que la feria abrió en 1987 no ha faltado ni un solo año. Hasta que se clausure el 3 de diciembre, dormirá “tres o cuatro horas al día”.

¿Qué libro tendrá que dejar a medias para ocuparse de la feria? Mi oficio de editora de tantos años me dio la costumbre de leer varios al mismo tiempo. En este momento, La República de la imaginación, de Azar Nafisi, gran escritora iraní, y 4 3 2 1, de Paul Auster.

¿Metemos a los escritores en ferias y festivales para no tener que leerlos? Todo lo contrario. La participación de escritores y autores en general es una muy buena forma de acercarlos a un público ávido de lectura, como se demuestra siempre en los salones de presentación y en los pasillos de nuestra feria.

¿Cuál es su mejor recuerdo de la FIL como directora? El recuerdo de la primera que dirigí es importante por el reto que significó asumir un compromiso de tal magnitud, y porque nuestro invitado de honor fue Israel. Por cierto, tuve la oportunidad de convivir brevemente con Simón Peres, una figura histórica sin duda alguna.

¿Qué autor vivo le gustaría que pasara algún año por la FIL? Muchos. Uno al que leo y admiro es Ian McEwan.

¿Y qué autor le gustaría que hubiera pasado? También muchos. Diría Umberto Eco y Susan Sontag.

¿Recuerda la primera vez que llegó a Madrid? Llegué a los 14 años, en plena etapa franquista. Mi familia materna es española, valenciana, refugiada en México tras la guerra civil española, y llegar a España tenía para mí muchos significados emocionales aun a esa edad tan temprana. Fue un momento transformador en mi vida.

Un visitante no debería irse de Guadalajara sin ver… El Hospicio Cabañas, construido por cierto por el valenciano Manuel Tolsá, una joya arquitectónica.