Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irene Zundel explora la interacción entre luz, espacio y perspectiva

La escultora mexicana presenta ‘Más allá de lo aparente’, una selección de su obra más reciente

La escultora mexicana Irene Zundel, en la Fundación Carlos de Amberes, en Madrid.
La escultora mexicana Irene Zundel, en la Fundación Carlos de Amberes, en Madrid.

La escultura de Irene Zundel (Ciudad de México, 1958) no termina en la simple estructura. Cuando la luz, el espacio y el movimiento se integran en su obra, emerge la sustancia. Colores, figuras y patrones surgen del fondo del plexiglás con que construye este juego de perspectivas y proyecciones, en el que la inmersión del espectador es fundamental. La Fundación Carlos de Amberes presenta en Madrid, hasta el 22 de diciembre, Más allá de lo aparente, una selección de 12 piezas de esta interacción que la escultora mexicana ha creado en los últimos dos años.

Entusiasta del movimiento en la obra de M. C. Escher, Zundel afirma que desde niña se preguntaba cómo hacía el artista neerlandés para generar los efectos ópticos en sus dibujos y grabados. Ella había explorado con diversos materiales a lo largo de los años —arcilla, cera, plastilina, plata, bronce o madera—, hasta que descubrió las posibilidades del metacrilato. “Cuando entiendo un material y lo manejo, me pongo otro reto”, explica. Así llegó al plexiglás, con el que pudo generar transparencias y reflejos al juego de perspectivas de Escher.

“Desde siempre me ha encantado ver cómo entra la luz por la ventana, su reflejo y las formas que crea”, cuenta la escultora. “Estoy observando todo el tiempo”. Por eso considera que haberse encontrado con el material que domina sus trabajos más recientes ha sido un paso fundamental en su carrera. “Se relaciona mucho con el camino que había estado buscando toda mi vida”, afirma. Una exploración que inició por su deseo de salir del aspecto plano del diseño gráfico —profesión en la que se formó— y seguir su gusto particular por las formas tridimensionales y geométricas. En particular, se siente atraída por “la unión y el equilibrio” del triángulo, que es la figura predominante en esta exposición.

Más allá de lo aparente, que estuvo previamente en Venecia y llegará este mismo año a Berlín, tiene que ver con la primera impresión. De acuerdo con Zundel, mientras que la mayoría de las obras de arte solo muestran aquello que es evidente a primera vista, sus esculturas pretenden que "el espectador no solo piense que [mi trabajo] es bonito, sino que se mueva, se asome y vea”, detalla. De esta manera, la combinación entre perspectiva, luz y color hace que sus instalaciones sean distintas conforme estos elementos van cambiando. “Se forman muchas cosas que tienen que ver con la percepción de la gente. Yo transmito el mensaje, pero el espectador lo va a vivir de diferente manera de acuerdo con su experiencia”, comenta.

A pesar de que estas abstracciones se prestan para un sinfín de interpretaciones en torno a su obra, como la artista misma lo indica, en el fondo hay un mensaje que ella tiene claro. Su trabajo, dice, “tiene que ver mucho con el colorido de México”. Pese a los problemas que actualmente atraviesa su país, Zundel considera que cada quien tiene la opción de elegir el lado de las cosas que quiere mostrar. En su caso, ha decidido quedarse con “el color y la alegría” que, piensa, caracterizan a la cultura y la gente de México. “Yo quiero mostrar que es un país lleno de posibilidades, lleno de luz, de reflejo”, asegura. Una nación, como su muestra, “más allá de lo aparente”.

Más información