Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcalá subasta una dudosa virgen de Murillo

Enrique Valdivieso, especialista en el pintor barroco, afirma que el lienzo no es auténtico sino una "buena copia antigua"

La obra 'Virgen del Rosario con niño Jesús', atribuida a Murillo, que se subastará en Madrid.
La obra 'Virgen del Rosario con niño Jesús', atribuida a Murillo, que se subastará en Madrid.

Alcalá Subastas sacará a la venta el 4 de octubre Virgen del Rosario con el niño Jesús, un óleo de 167 por 111 centímetros firmado por Murillo y que, según la sala, lo pintó el artista sevillano en su juventud, entre 1645 y 1650, para el Convento del Carmen Calzado de Sevilla. Afirmación que no comparte Enrique Valdivieso, el mayor especialista en la obra del pintor barroco, para quien se trata de "una buena copia antigua". "Mantengo que no es un murillo. Es una copia realizada, probablemente, entre 1680 y 1690, puede que incluso en vida del artista. La obra que Murillo pintó para el Carmen Calzado es la que se conserva en el Palazzo Pitti", argumenta Valdivieso, catedrático de Historia del Arte de la Universiad de Sevilla y autor de Murillo. Catálogo razonado de pinturas (2010), la obra más completa que se ha publicado sobre Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), un estudio de más de 600 páginas que actualizó el realizado por Diego Angulo en 1981. 

"Es una pieza de juventud y al público le cuesta más reconocer al Murillo vaporoso de la madurez. Esta pintura está más dibujada y tiene algunos errores, como la mano izquierda de la virgen, pero no hay duda de que se trata de una obra de Murillo anterior, creemos, y de menor calidad que la del mismo tema que se exhibe en el Palazzo Pitti [Florencia]", explica Daniel Díaz, catalogador de pintura antigua de Alcalá Subastas. La pintura, propiedad de un coleccionista particular, tiene un precio de salida de 750.000 euros y permiso de exportación, por lo que puede salir de España. La reatribución del cuadro coincide con los preparativos del cuarto centenario del nacimiento del artista, que comenzará a celebrarse en Sevilla en diciembre de este año puesto que el primer dato que se tiene de su vida es que fue bautizado el 1 de enero de 1618 en la iglesia de la Magdalena, por lo que debió de nacer en 1617.

Un rosario de vírgenes

A Murillo el mundo lo conoce por sus Inmaculadas, esa virgen humanizada dulce y bella que conquistó los corazones de los creyentes en el siglo XVII y los de los agnósticos en el XIX, cuando la rapiña de Napoleón sirvió para que la pintura española se conociera en Europa. Sin embargo, la virgen del Rosario, a la que se recurrió para combatir la plaga de la peste que azotó Europa, fue también uno de sus temas recurrentes. Actualmente se pueden ver algunas de sus versiones en:

Museo del Prado. Realizada entre 1650 y 1655, esta obra presenta a Jesús de pie y desnudo. Antes estuvo en el Palacio Real y en el Monasterio de El Escorial.

Palazzo Pitti (Florencia). Según Enrique Valdivieso es la que pintó para el Convento del Carmen Calzado de Sevilla.

Museo Goya de Castres (Francia). La obra pertenece al Louvre y es similar a la del Palazzo Pitti.

Según la documentación aportada por la sala Alcalá, la obra, conocida como Madonna Eden por uno de sus muchos propietarios, sir William Eden que la adquirió en 1834 y en cuya familia permaneció hasta que fue vendida a Sotheby's en 1933, terminó en manos del pianista José Iturbi, cuyos herederos la subastaron como una pintura del taller de Murillo. Desde entonces hasta ahora, la autoría de la pintura, que ha pasado por varias manos, ha sido cuestionada. "La obra no está certificada, porque no sabemos a ciencia cierta quién tiene la última palabra, nosotros hemos contado con la opinión de Ismael Gutiérrez Pastor, profesor de Historia del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid", aclara Díaz, quien recuerda que la opinión de varios expertos ha cambiado tras contemplarla después de una limpieza que le ha devuelto luminosidad a la composición y la ha librado de antiguos repintes.

"Conozco la obra, la vi detenidamente en Madrid hace cuatro años, y tras 35 años estudiando y contemplando a Murillo tengo el ojo hecho a su pintura y puedo diferenciar lo auténtico de una copia. Además, nadie vendería un Murillo auténtico a ese precio —750.000 euros— lo estarían regalando. Si fuese de su mano, esa pintura costaría entre 1,5 y dos millones de euros", comenta Valdivieso, quien en 1982 comisarió una gran exposición sobre el artista sevillano que pudo verse en el Museo del Prado y en la Royal Academy de Londres.

El pasado junio Sotheby's subastó en Londres un eccehomo de Murillo que se adjudicó por 2,5 millones de libras; aunque no todas las obras del pintor sevillano alcanzan esos precios, ya que la sala Alcalá vendió en diciembre de 2016 el boceto El niño Jesús y san Juanito por 60.000 euros. Una obra de menores dimensiones (58 x 48 centímetros) autentificada tanto por Angulo como por Valdivieso.