Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
‘IN MEMORIAM’

Luis Maldonado Ramos, profesor y arquitecto

Centró su actividad como investigador en el estudio de las construcciones populares

El 21 de agosto falleció a los 59 años en su casa de Cádiz, acompañado de su mujer y sus tres hijos, el arquitecto Luis Maldonado Ramos.Nacido en Madrid en el seno de una familia de ilustres juristas (su padre, José, fue un prestigioso catedrático de Derecho Canónico en la Universidad Complutense) eligió, sin embargo, el ejercicio de la arquitectura. Formado en los jesuitas, ingresó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 1974, obteniendo el título de arquitecto en 1984 y el de doctor arquitecto en 1991.

Como arquitecto cultivó con especial interés los campos de la rehabilitación y de la restauración de monumentos, lo que le llevó a trabajar en importantes conjuntos históricos españoles, como la iglesia de San Cosme y San Damián de Burgos, la iglesia de Santa Catalina de La Solana y el Convento de la Asunción de Calatravas de Almagro (Ciudad Real), el Castillo de Cañada del Hoyo en Cuenca, el edificio de La Unión Musical, el Palacio de los Duques de Pastrana o la Fundación Fernando de Castro en la ciudad de Madrid. También es autor de numerosos proyectos de obra nueva en diferentes provincias españolas. Uno de sus últimos trabajos ha sido el proyecto de la nueva embajada de España en Ammán (Jordania), que desarrolló en colaboración con el arquitecto Ramón Gámez, y que deja constancia fiel de su manera de entender el ejercicio de la arquitectura.

Cuando tuve la fortuna de conocerle, hace casi treinta años, se encontraba terminando su tesis doctoral, un trabajo extraordinario dedicado a la razón constructiva de la arquitectura negra de Guadalajara. Fue precisamente en este ámbito de la arquitectura tradicional en el que desarrolló una parte substancial de su trabajo como investigador, dirigiendo importantes proyectos en el campo de la construcción con tierra, en el que era uno de los grandes especialistas españoles. Disfrutamos enormemente trabajando juntos en señalados proyectos internacionales, como la Red Proterra, y compartimos con mucha ilusión la creación del Centro de Investigación de Arquitectura Tradicional (CIAT), instituido mediante un convenio entre la Universidad Politécnica de Madrid y el Ayuntamiento de Boceguillas (Segovia) con la ayuda de la Unión Europea y de la Junta de Castilla y León. Gran observador y magnífico fotógrafo, actividad que cultivó con pasión durante toda su vida, nos ha dejado importantes testimonios gráficos sobre la arquitectura popular de muchas provincias españolas, un valioso legado que debe conservarse.

Comenzó enseguida su actividad docente en la Escuela de Arquitectura gracias a una beca de formación del profesorado del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. A partir de ahí tuvo la oportunidad de desarrollar una carrera académica fructífera, primero como profesor asociado y más tarde como profesor titular, obteniendo la cátedra de Construcción con poco más de cuarenta años, en octubre del año 2000.

Apasionado de la gestión universitaria, se entregó con generosidad al trabajo de organización académica en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Puso en marcha en 1987 los cursos de arquitectura de interiores, más tarde estudios de grado en Diseño de Interiores, que dirigió desde su creación a petición de Javier de Cárdenas y Chávarri, su más importante mentor. Miembro de la Junta de Escuela y del Claustro de la UPM, fue elegido en 2008 y en 2012 director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, cargo que ha desempeñado hasta comienzos de este año.

En todos estos meses ha sido un ejemplo para todos. Ha sobrellevado su larga y durísima enfermedad con un gran sacrificio y entereza, manteniendo la actividad académica hasta el último momento y entregándose, cuanto le ha sido posible, a su mujer, Sandra, y a sus tres hijos, Alejandra, Luis y María, para los que no encuentro palabras de consuelo. Por eso, con nuestro apoyo en este momento tan difícil, queremos hacerles llegar nuestros recuerdos más afectuosos y también nuestro agradecimiento por esa gran persona que fue su padre.

Fernando Vela Cossío es profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid.