Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
RAE

Pérez-Reverte, sobre la victoria de lo popular, no de lo analfabeto

El autor de 'El capitán Alatriste' asegura: “No es que la Academia destierre la forma culta 'idos', que recomienda; es que acepta 'iros' como modo de expresar esa forma del verbo”

Arturo Pérez-Reverte, retratado en Madrid.
Arturo Pérez-Reverte, retratado en Madrid.

Los académicos (lingüistas, escritores) recibieron la idea (de Arturo Pérez-Reverte) como científicos de la lengua. Si todos dicen iros, ¿por qué no reconocemos esa forma? Las redes sociales sirvieron de arma: la masiva utilización de “iros” popular dejaba en inmensa minoría el “idos” culto. Así se abrió la compuerta, “casi por unanimidad”, a lo que en el habla cotidiana de la España continental parecía una invención de Lola Flores.

El académico autor de El capitán Alatriste, que iba en barco, le dijo a EL PAÍS: “No es que la Academia destierre la forma culta 'idos', que recomienda; lo que sucede es que acepta 'iros' como modo de expresar esa forma del verbo”. ¿Y en América Latina? “Es que en América Latina, como en Canarias, no se tutea”. Lo correcto es 'idos'; pero ya 'iro's no es incorrecto. ¿Un triunfo de lo popular? “Una manera de ser de la Academia. Esta escucha lo que se dice o se escribe, y levanta acta, pues la lengua se va modificando. Si no fuera así, lo correcto sería, únicamente, hablar o escribir como en el siglo XVII”. Es recomendable, cuando se escribe, 'idos', pero, a partir de otoño, si se escribe 'iros' no tiembla el misterio. En todo caso, indica el académico, “iros’ no era un uso analfabeto, sino popular”. Por eso se abrió paso, porque todo el mundo lo decía. Los canarios y los hispanoamericanos nunca tuvieron esa dualidad, así que seguirán diciendo váyanse, como se dijo desde que Colón juntó las lenguas.

Iros, pues, ganó la batalla de la normalidad; como pasó en una famosa frase de la Transición, ahora es normal en la Academia lo que ya era normal a nivel de calle..., en la parte española de la península.