Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La editorial en la que los lectores deciden qué se publica

Nuevos Talentos llega a España con el auspicio de José Ángel Mañas y lanza un premio para autores noveles

José Ángel Mañas (izquierda) y Jean-Laurent Poitevin hojeando un libro de Nouveaux Auteurs en Madrid. Ampliar foto
José Ángel Mañas (izquierda) y Jean-Laurent Poitevin hojeando un libro de Nouveaux Auteurs en Madrid.

Que nadie lee es un mantra cargado de verdad: casi un cuarenta por ciento no abre ni un libro al año en España. Los escritores consagrados venden en torno a una décima parte de lo que vendían hace 15 años (Rosa Montero dixit). ¿Por qué tendría alguien interés entonces en leer a inéditos? ¿Y en editar a noveles? Jean-Laurent Poitevin dio hace una década respuesta a esa duda: “Los lectores quieren saberse jefes de la editorial, decidir qué va a acabar en una librería”; y de su convencimiento hizo negocio: Nouveaux Auteurs publica entre 15 y 20 títulos anuales en Francia seleccionados por su comunidad de 10.000 lectores. Y vende más de 10.000 ejemplares de media de cada novela entre tapa dura, rústica y bolsillo. "Todos me dijeron que estaba loco, me creen porque los números no mienten". Ahora desembarca en España replicando el sistema con la editorial Nuevos Talentos, que para abrirse camino en el mercado en castellano ha lanzado un premio a la mejor primera novela dotado con 12.000 euros y auspiciado por el autor de Historias del Kronen, José Ángel Mañas.

Lectores profesionales y protección del autor

Los manuscritos publicados en la plataforma que finalmente no fueran a ser publicados en papel pueden ser recuperados por sus autores para seguir intentándolo en otras editoriales. No pierden los derechos sobre las obras que registran. "Técnicamente, nuestra plataforma online no es una publicación digital sino un servicio de lectores profesionales. Queremos proteger y dar oportunidades a los autores.

Igualmente, si la nota que emiten los lectores no satisficiera las expectativas de los escritores, podrían solicitar la retirada de esos datos para que no les perjudique en sus intentonas por dejar de ser inéditos.

Nuevos Talentos funciona más o menos así: Un escritor, normalmente uno de esos que tratando con editoriales tradicionales se ha dado contra un muro una y cien veces, cuelga un manuscrito en la plataforma en línea (Poitevin asegura que hay millares inmerecidamente ocultos por el mundo). Si pasa un primer filtro que llevan a cabo un par de críticos —que no emiten juicios sobre la calidad del texto, solo comprueban que sea legible y que responda a lo que el autor manifestó que era su obra—, se somete durante dos meses a examen de la comunidad de lectores. Cualquiera puede registrarse y analizar una o varias novelas, para lo que tendrá que contestar a un cuestionario exhaustivo del que extraerá la nota de uno a diez con que valora el texto. Esa nota será, al principio, secreta. Solo pasada la validación sabrá el autor qué opinaron sus lectores y podrá además mantener un canal abierto para charlar con ellos sobre las impresiones que les causó, sobre qué estiman mejorable o qué detalle les entusiasmó. "¿Cuántas veces te habría gustado poder influir para que el escritor cambie el final de un libro que hasta ese punto te había encantado?", inquiere Poitevin. En los menos de dos meses de vida de Nuevos Talentos ya tienen 220 usuarios participando, cifra que en Francia casi tardó un año en alcanzarse. Han recibido en el mismo periodo unos 250 manuscritos (200 candidatos al premio literario y 50 que no concurren). Entre ellos, el editor está convencido de que se esconde un éxito. Al menos uno. "Ya he colocado a varios de mis autores entre los más vendidos de Francia en una década, en diez años más alguna de mis firmas estará entre los máximos superventas mundiales."

José Ángel Mañas y Jean-Laurent Poitevin en el Hotel de las Letras en Madrid. ampliar foto
José Ángel Mañas y Jean-Laurent Poitevin en el Hotel de las Letras en Madrid.

José Ángel Mañas y las novelas plebiscitarias

"Los premios solían servir para descubrir autores con potencial, talento en crudo. Yo soy fruto del epítome de esos galardones, que era el Nadal. Luego se desvirtuaron, se convirtieron en otra cosa". José Ángel Mañas está convencido de que fue el público quien impuso Historias del Kronen, quien le brindó un éxito que de haber dependido de la industria del libro como tal no habría llegado. "Quiero devolver la oportunidad de que yo dispuse", confiesa. En Nuevos Talentos, dice, buscan historias "buenas y plebiscitarias". Priorizan que haya un consenso: si dos notas señalan que un mismo libro es una maravilla, según una, y porquería según otra, y ambas están bien argumentadas, difícilmente esa novela se llevará a estampa. Que haya opiniones coincidentes es una garantía, un test poco falible —estiman— de que esa novela funcionaría en el mercado. Con el manuscrito que se lleve los 12.000 euros del primer premio José Ángel Mañas tienen la sensación de que se juegan el todo por el todo: "Necesitamos que sea realmente bueno para que Nuevos Talentos arranque, es nuestra presentación". La cuantía que otorgan creen que demuestra per se el interés con que seguirán y tratarán de aupar las carreras de los noveles que publiquen con ellos.

En Francia, Agnes Ledig comenzó con ellos y cuando vendía más de 300.000 ejemplares de cada título que sacaba se terminó marchando a una grande. Igual ocurrió con Valentin Musso, hermano de Guillaume (que vendió 1.833.300 ejemplares en 2016). Cuando pareció que la carrera de Valentin podría correr la misma fortuna que la de su hermano otra editorial le ofreció un adelanto de 100.000 euros y dejó Nouveaux Auteurs. "En España ocurrirá parecido pero, además de formar cantera, estaremos ahí para pelear", profiere seguro Poitevin.