Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Prado recupera un bronce helenístico del sucesor de Alejandro Magno

La pinacoteca exhibirá la escultura restaurada hasta el 17 de septiembre

Desde hoy lunes y hasta el próximo 17 de septiembre el Museo del Prado exhibirá el busto de bronce de un personaje de cuyo rostro dijo Plutarco que acopiaba encanto y gravedad, fiereza y gracia: Demetrio I de Macedonia. "Ningún escultor o pintor logró representarlo fielmente", afirmaba el historiador. Esta escultura helenística que data del 307 a.C., el Demetrio Poliorcetes, ha sido recientemente restaurada con el patrocinio de la Fundación Iberdrola España.

La pieza, que se puede visitar en la rotonda baja de Goya del edificio Villanueva, representa al hijo y sucesor al trono macedonio de Antígono I, conocido como Poliorcetes (asediador de ciudades) por sus éxitos militares. Mide 45 cm y probablemente pertenece a una estatua monumental de una altura aproximada de 3,50 metros, según informa el museo en un comunicado. La escultura conservada más parecida, el Potentado de las Termas (Museo Nazionale Romano) fue tallada unos 150 años más tarde y mide un metro menos.

Según destaca la pinacoteca, la calidad de este bronce se aprecia en "la elaboración de la cabellera, cuyos bucles se distribuyen sobre la cabeza, así como en la fundición con la técnica de la cera perdida".

Este retrato procede de la colección de la reina Cristina de Suecia, su primera propietaria conocida y, tras su llegada a España en 1725, quedó depositado en el Palacio de la Granja de San Ildefonso como parte de la colección de Felipe V e Isabel de Farnesio e ingresó en las colecciones del Museo del Prado hacia 1830.

Recientes investigaciones han posibilitado la identificación del personaje como el general y rey helenístico Demetrio I, (h.336 - 283 a.C.), el que junto con su padre, Antígono I, fuera el primer sucesor de Alejandro Magno (356-323 a.C.).