_
_
_
_

Bergalli: “Presté un libro dedicado de John Berger y nunca me lo devolvieron. Maldigo al ladrón”

La editora Valeria Bergalli responde al cuestionario de EL PAÍS con motivo de la 76ª edición de la Feria del Libro de Madrid

La editora Valeria Bergalli.
La editora Valeria Bergalli.
Más información
Trapiello: “Ni Homero ni Virgilio leyeron a Shakespeare o Cervantes, y no por eso fueron peores”
Sastre: “Mi primera vez firmando tuve que mandar a una amiga a por tranquilizantes”
Zapico: “Algún día leeré ‘En busca del tiempo perdido’, pero ahora no tengo tiempo que perder”
Rendueles: “Paradiso’, de José Lezama Lima, me arruinó unas vacaciones”
Masoliver: “Al presidente le sugeriría que le pidiera la poesía de Espriu en catalán a Aznar”

Valeria Bergalli (Buenos Aires, 1962) fundó en 1999 la editorial Minúscula, responsable de haber dado a conocer obras de autores tan destacados como Victor Klemperer o Annemarie Schwarzenbach.

Pregunta. En la feria… ¿Sol o sombra?

Respuesta. La sombra de los árboles para nuestra caseta y el sol del reconocimiento para nuestros libros.

P. De todos esos clásicos de la literatura universal que es inconfesable no haber leído… ¿cuál confiesa que no ha leído?

R. Uno de Goethe del que he leído solo una parte y que me encanta, Las afinidades electivas. No lo he leído completo. ¿Por qué? Quién sabe, misterio.

P. ¿Qué libro le recomendaría al presidente?

R. Al presidente de la comunidad de vecinos, que es el único presidente al que trato, le recomendaría El papel de mi familia en la revolución mundial, de Bora Cosic. Los que lo han leído saben por qué.

P. Su peor momento en la feria.

R. Cuando constato que otra vez llegaré tarde a la caseta.

P. ¿Y su momento álgido?

R. Las conversaciones con los lectores, por supuesto.

P. ¿Cuántos títulos se publican al año en España?

R. Unos 80.000, dicen.

P. ¿Qué libro desearía haber escrito/editado/distribuido/reseñado?

R. Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

P. ¿Cuál es el último libro que tiró contra la pared/no pudo terminar?

R. Cuando abandono un libro que no me gusta es porque se me resbala de las manos, poco a poco, no tendría fuerzas para tirarlo contra la pared. Y sería injusto mencionar solo uno.

P. ¿Ha muerto la novela o solo está de parranda?

R. Ay, la novela. Se le puede aplicar lo que decía Wilde: “Solo hay una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.”

P. ¿Qué porcentaje de la venta de un libro se lleva el autor?

R. Por lo general entre el 8% (si es una traducción) y el 10% (si es un original).

P. ¿Usa Amazon en la intimidad?

R. Para hacer consultas.

P. ¿Se ha desecho alguna vez de un libro dedicado?

R. No suelo pedir que me dediquen libros, pero hace mil años tuve uno de John Berger que, ingenua de mí, presté y no me devolvieron. Maldigo a ese ladrón.

P. ¿Qué libro se aprendería de memoria si fueran a desaparecer todos los demás?

R. Seamos realistas, demasiados datos inútiles en mi memoria a estas alturas. Poco espacio para otras cosas, aunque sean muy bellas. Por suerte también están la pintura, la música, el cine...

P. ¿Qué verso se sabe de memoria?

R. Un poema de Emily Dickinson muy apropiado tras la pregunta anterior: To flee from memory/Had we the Wings/Many would fly/Inured to slower things/Birds with surprise/Would scan the cowering Van/Of men escaping/From the mind of man.

P. ¿De qué película dijo 'me gustó más el libro'? ¿y viceversa?

R. De las primeras, muchísimas. De las segundas o, mejor, de las que de tan buenas me descubrieron el libro, destacaría Barry Lyndon, Rebecca, El Padrino, El conformista...

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_