Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FIB confirma su larga vida y amplía su aforo a 53.000 personas diarias

El tirón de un cartel liderado por Red Hot Chili Peppers y Kasabian anima a la dirección a ensanchar las zonas de acampada para seguir sumando público

Melvin Benn (i), propietario y director del FIB, con el presidente de la Diputación, Javier Moliner, y la alcaldesa de Benicàssim,Susana Marqués, este viernes en Benicàssim. Ampliar foto
Melvin Benn (i), propietario y director del FIB, con el presidente de la Diputación, Javier Moliner, y la alcaldesa de Benicàssim,Susana Marqués, este viernes en Benicàssim. EFE

“Ahora está claro que nos quedamos y que vamos a estar en Benicàssim muchos años más”. Así de rotundo se ha expresado el director de Maraworld y del Festival Internacional de Benicàssim (FIB), Melvin Benn, durante la presentación de la próxima edición del festival, la número 23, que tendrá lugar del 13 al 16 de julio en la localidad castellonense y que da por superada malas rachas pasadas. Una edición que baraja cifras de récord tras incrementar el aforo del recinto de conciertos hasta las 53.000 personas diarias, “entre 15.000 y 18.000 asistentes más que en 2016”, y ampliar las zonas de acampada y que avala un cartel que el propio Benn ha calificado de “potente y extraordinario”. A falta de su cierre, en un plazo aproximado de diez días, por el FIB 2017 desfilarán cabezas de cartel como Red Hot Chili Peppers, Kasabian, The Weeknd, Foals y Deadmau5, junto a referentes nacionales como Los Planetas.

Tras el cambio de rumbo iniciado en 2015 y reforzado en 2016, con 170.000 asistentes y el ‘sold out’ de Muse aún en la retina, esta edición se prevé, en palabras de Benn, como la del respiro definitivo para un festival que vivió sus horas más bajas en 2011 y que ha ido recobrando posiciones en los últimos tres años, los que lleva Benn como director único del certamen. El próximo mes de diciembre quedará saldada la deuda de cuatro millones de euros que arrastraba el festival cuando el británico tomó las riendas del macroevento musical, según ha avanzado. “El próximo año, cuando vuelva a sentarme aquí, será el primero en que lo haga sin deberle nada a nadie”, ha añadido entre risas. También ha agradecido el respaldo recibido por las instituciones y la población benicense en esas “horas bajas”, sin el cual, ha recalcado, “el festival no habría salido adelante”.

Al descanso económico se unen las distintas ampliaciones realizadas por el festival en su infraestructura para seguir ganando público. El recinto ampliará su aforo hasta las 53.000 personas, lo que incrementará “entre 15.000 y 18.000” los asistentes que diariamente podrán acceder a los conciertos. También refuerza sus zonas de acampada. Crea una nueva: BlueCamp, mientras las dos ya existentes crecen. VillaCamp no tiene plazas desde hace tres semanas y CampFest ha incrementado un 40% su aforo, según ha resaltado el director del FIB.

Benn también ha apelado al buen ritmo en la venta de abonos con derecho a cámping: un total de 25.000 vendidos, el doble que años anteriores, “y se van a agotar, que era algo que hacía años que no ocurría”, ha destacado.

Preguntado por si la organización prevé medidas de seguridad extraordinarias ante la alerta terrorista, ha señalado que en España el riesgo “es menor que en Reino Unido”, aunque en el caso del FIB se aplicarán “las mismas medidas que en los festivales británicos, muy rigurosas”. “Estoy muy tranquilo y confiado en nuestro plan de seguridad”, ha dicho, al tiempo que ha reseñado que este tipo de amenazas “no pueden parar la vida diaria”.

En lo estrictamente musical, el FIB 2017 reunirá, a falta de su cierre oficial, a alrededor de 40 artistas. El excitante sonido de The Weeknd coronará la primera jornada del macroevento musical, que ambientará el ritmo de Stormzy y que contará con bandas míticas como Ride y The Jesus and Mary Chain.

Sobre tres bandas de peso, Foals, Deadmau5 y Los Planetas, pivotará la jornada del viernes 14 de julio, en la que sonarán también La Casa Azul o Joe Crepúsculo.

El sábado 15 tendrá nombre propio: Red Hot Chili Peppers, que darán en Benicàssim el único concierto en España. A ellos se unirán también los aclamados Biffy Clyro, los legendarios Liam Gallagher y Dinosaur Jr, y la intensidad de Peter Doherty, Surfin’ Bichos y Mala Rodríguez.

El cierre, el domingo 16 de julio, será para la puesta en escena de Kasabian. Un cabeza de cartel al que acompañarán Crystal Fighters, Years&Years y Love of Lesbian.