Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las hazañas de Bernardo de Gálvez entrarán en las aulas de Estados Unidos

El periodista Guillermo Fesser presenta en Washington un libro didáctico sobre la historia del general español y su papel en la independencia estadounidense

Bernardo de Gálvez
Portada del libro "Conoce a Bernardo de Gálvez" Santillana

La huella de Bernardo de Gálvez en Estados Unidos es cada vez mayor. En 2014, el Congreso estadounidense aprobó colgar un retrato suyo en los pasillos del Capitolio. El mismo año, Barack Obama le nombró ciudadano honorario, situándole al nivel de otros como Winston Churchill o Teresa de Calcuta. Ahora, las hazañas del general español que se alió con George Washington para lograr la independencia de Estados Unidos del Imperio británico, también se adentrarán en las aulas.

El periodista y cineasta Guillermo Fesser presentó este jueves en Washington un libro infantil que resume la historia de Gálvez. Conoce a Bernardo de Gálvez es solo una demostración más de las raíces hispanas que cimentan EE UU, según dijo Fesser durante su discurso. “Tenemos un héroe americano que hablaba español”, afirmó sobre la historia de Gálvez, el militar malagueño que en jugó un papel fundamental en la conquista de Pensacola (Florida) para acelerar la independencia de las 13 colonias estadounidenses.

“Para aquellos que ahora dicen que llegamos (en referencia a personas de habla hispana) ayer y que cruzamos una frontera, no, estamos aquí desde la fundación de este país y contribuyendo desde el principio”, reclamó Fesser. “Quiero invitar a los jóvenes a que aprendan sobre el legado hispano y lo disfruten”.

Teresa Valcarce, la española que lideró la campaña para colgar el cuadro de Gálvez en el Capitolio —cuya batalla personal también recoge el libro— recordó que la población hispana supone la minoría más numerosa de EE UU y reconoció la publicación del libro como un logro más de la influencia cultural hispanoparlante.

La resurrección de Gálvez en el ámbito cultural estadounidense comenzó en 2013, cuando Valcarce leyó en un diario de Málaga que el Gobierno de Washington, en recompensa por su colaboración, prometió al general que encargarían un retrato suyo para colgar en el Congreso. Pero eso nunca ocurrió. Valcarce descubrió que ni siquiera se había pintado el cuadro.

Chris Van Hollen, un senador demócrata por Virginia, se interesó por el asunto tras una reunión con la española. Con la ayuda de la embajada española, Valcarce logró que EE UU cumpliera con su promesa 234 años después.

Más información