Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación La Caixa se extiende a Portugal

Con una inversión anual de 50 millones de euros se convierte en la más importante del país

De izquierda a derecha, Fainé, Costa y Santos Silva, en el anuncio del programa social de  La Caixa.rn
De izquierda a derecha, Fainé, Costa y Santos Silva, en el anuncio del programa social de La Caixa. EFE

El primer ministro de Portugal, António Costa, y el presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé, han oficializado la llegada de la institución catalana a Portugal, un día después de que CaixaBank se hiciera con la dirección del banco portugués BPI.

La presencia de la Fundación en Portugal no es nada testimonial, sino que pretende ser ambiciosa. En ese marco, el primer ministro del país y su palacio residencial de São Bento fueron los protagonistas, en la tarde del jueves, de la presentación de la futura actividad de la Fundación. Isidro Fainé anunció que la Fundación invertirá anualmente 50 millones de euros en programas sociales, lo que la convertirá en la más importante del país.

La Fundación española, la primera de Europa de titularidad privada, no va a tener una sede física en Portugal ni se plantea un CaixaFórum, sino que el dinero irá todo destinado a fines sociales, principalmente a reducir la desigualdad social, como señaló el primer ministro António Costa: "Es una inversión en la cohesión social del país. Es un esfuerzo muy grande que va a tener una importancia enorme en los programas sociales del país".

Previamente, Fainé había destacado que los programas que se desarrollarán tienen la intención de "complementar los servicios públicos existentes". El presidente de la Fundación destacó el programa de asistencia a enfermos terminales, así como la creación de empleo en grupos excluidos y la asistencia a los ancianos. "Es la voluntad de retornar a la sociedad la confianza depositada en nosotros", concluyó.

El presidente de la fundación en Portugal, Artur Santos Silva, anunció que el banco BPI, ya propiedad de CaixaBank, pondrá en marcha el programa de microcréditos en uno de los "países europeos donde hay mayor desigualdad". Santos Silva anunció que el programa de La Caixa "va a dejar marcas profundas en el país".

Aparte del programa social, la Fundación seguirá con la creación de polos de desarrollo económico, y alianzas con museos y entidades culturales de Portugal. Pese a no estar arraigada hasta ahora la Fundación La Caixa en el país, sí que ha colaborado con asiduidad en proyectos culturales lusos, principalmente con la Fundación Gulbenkian de Lisboa, con quien tiene un acuerdo desde 2013,  y con la Fundación Serralves de Oporto, como en el caso reciente de la exposición de Miró.

El programa es una gran herramienta para la reducción de las desigualdades en Portugal

La opa de CaixaBank sobre el banco BPI ha justificado la presencia permanente de la Fundación catalana en Portugal, en línea con la idea fundacional de La Caixa de devolver a la sociedad parte de los beneficios que se consiguen con el negocio bancario y, por otro lado, rebajar las reticencias locales por la dirección (y propiedad) española de uno de los principales bancos de Portugal.

En ese sentido, el primer ministro agradeció "la confianza depositada en la economía del país, al dotar al BPI del capital necesario; pero no solo La Caixa ha invertido en finanzas, sino que también ha invertido en la cohesión social. El programa es una gran herramienta para la reducción de las desigualdades en Portugal".