Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

KO en seis asaltos

Tras ganar el Pulitzer con la novela 'El huérfano', Adam Johnson publica 'George Orwell fue amigo mío', media docena de cuentos que suman inteligencia y emoción

Vista de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina.
Vista de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina. AP

Seis relatos que siguen la tradición estadounidense del realismo sucio constituyen este libro de Adam Johnson (Dakota del Sur, 1967). Su interés radica en la pureza de su prosa y cierta experimentación narrativa que intenta ir más allá de aquellos memorables cuentos de Raymond Carver en Catedral, sobre todo en extensión.

Los temas están escogidos con cuidado y atención a la modernidad de los tiempos: un informático de Palo Alto que concibe un programa en el que el presidente asesinado acompaña la soledad del internauta; un camionero que lleva con él a su hijo llamado Gerónimo y debe viajar de la Luisiana asolada por el Katrina a la Costa Oeste porque su padre se está muriendo; una mujer enferma de cáncer que se distrae haciendo un repertorio de “datos interesantes” de la sociedad y la vida; el encargado de una antigua prisión de la Stasi que pasea a su perro en Berlín y hace una crítica revisionista de la corrección política de la Alemania unificada; un reparador de ordenadores que copia carpetas de pornografía infantil con supuestos motivos de salvador de niñas y se ve enredado en la ambigüedad de la naturaleza humana; dos refugiados de Corea del Norte que en Seúl se dedican a denigrar a su patria chica en una sociedad que, en el otro extremo, tampoco es tan diferente de la odiada dictadura de la que huyeron.

Los seis relatos tienen en común una mirada inteligente, observadora de los detalles relevantes; un sentido del humor sin cinismo y una intención vagamente didáctica, dejando al lector reflexionar sobre las opciones del personaje, de por qué es así y qué le ha sucedido que tiene relación con algunas de sus propias experiencias. Son relatos largos, cuya minuciosidad los hace muy visuales. Johnson intenta ser un artista imparcial, como lo fuera Hemingway en ‘Homenaje a Suiza’, y Carver en ‘El gordo’, y Faulkner en ‘Aquel sol de la tarde’; intenta destilar unas gotas de compasión en esas vidas condenadas. Es posible que a veces le tire más la peripecia humorística, la exposición del absurdo, la distancia o la altura desde la que mira.

Pero esa distancia o altura con la que arrancan algunos de los relatos se va diluyendo con un delicado zoom narrativo hasta calar en la emoción del lector, como en el caso de los norcoreanos DJ y Sun-ho, tal vez la pieza más lograda después de la brillante ‘Nirvana’, por su tono de comedia que encierra una profunda tristeza.

Aquí demuestra el autor americano su talento para la narración breve. Un buen relato debe noquear emocionalmente, desarmar la inteligencia del lector. Y eso es a lo que apunta Johnson con mayor intensidad que en The Orphan Master’s Son, la novela que le valió el Pulitzer en 2013 y que la propia Seix Barral publicó en España dos años después con el título de El huérfano.

George Orwell fue amigo mío. Adam Johnson. Traducción de Carles Andreu. Seix Barral, 2017. 306 páginas. 19,90 euros

Más información