Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood teme por la diversidad tras la partida de Obama

El cine que retrata las minorías queda en el aire en la era Trump

Denzel Washington y Viola Davis en 'Fences'.
Denzel Washington y Viola Davis en 'Fences'.

Barack Obama dejó de ser presidente de Estados Unidos este viernes. El magnate Donald Trump se ha convertido así en el nuevo inquilino de la avenida Pennsylvania 1600 por los próximos cuatro años. En su último discurso, el primer presidente negro en la historia de EE UU abogó por el mejoramiento de las relaciones interraciales, la inmigración y el avance por la lucha contra la discriminación, entre otros temas. En una línea similar, se pronunció Michelle Obama en su despedida: “La diversidad no es una amenaza, es lo que somos”. 

Obama ha sido considerado como un mandatario moderno, conciliador, integrador y progresista, dentro las luces y sombras de sus ocho años en el poder, muy a la contra del discurso supremacista y agresivo de quien se convierte en el presidente 45 en Washington. El cine también se despide del expresidente a su modo, homenajeando su formación y la ideología que lo vio crecer, antes de su posesión como una de las principales figuras políticas del mundo, en tres filmes sobre su vida: 

El pequeño Obama (Indonesia, 2010)

La película de Damien Dematra estuvo rodeada de polémica durante su estreno ya que narra la infancia del mandatario en Yakarta, Indonesia, y sus primeros contactos y encontronazos con otras culturas y religiones entre 1967 y 1971. El filme mezcla datos históricos, recuerdos familiares y de amigos, además de escenas de ficción para contar la historia de “bravura, humanidad y dignidad” que vivió en su infancia el pequeño Obama.

Southside with you (Estados Unidos, 2016)

En 1992, Barack Obama se casó con Michelle Obama. Tres años antes tuvieron su primera cita, en la que asistieron a una exposición. Vieron una película de Spike Lee, tomaron una copa y un helado mientras hablaron de sus vidas, de sus ambiciones y de sus temores. Esa es la historia de Southside with you, que muestra cómo nació la relación. Sin duda, recuerda el último discurso del mandatario, en el que agradeció a la primera dama por los últimos 25 años: “Has sido no solo mi esposa, sino mi mejor amiga. Asumiste un rol que no te fue pedido y lo hiciste con gracia y estilo y buen humor. Me has hecho sentir orgulloso y has hecho sentir orgulloso a este país”.

Barry (Estados Unidos, 2016)

Antes de Obama estaba Barry. Así lo llamaban sus amigos. Es la historia del joven que se convertiría en el presidente 44 de EE UU y quien cursó su último año de preparatoria en Columbia, en Nueva York. El filme, producido por Netflix, se sitúa en 1981, cuando Estados Unidos pasaba por una ola de crímenes y un ambiente cargado de tensiones raciales. Es la historia de un hombre joven, con una madre nacida en Kansas y un padre oriundo de Kenia, que batalla contra los mismos problemas que su país acarrea 35 años después.

El ascenso de Obama al poder también ha sido una victoria para las minorías, retratadas en el cine de Hollywood. La industria buscó más inclusión, trato justo y más diversidad en la pantalla. Ese sector ve sus logros amenazados por la era Trump, en la que no se acepta la crítica al poder y prima una retórica intolerante. A continuación una lista de películas sobre diversidad que serán estrenadas en Latinoamérica este año:

Fences (EE UU, 2017)

En los años cincuenta, un padre afroamericano lucha contra los prejuicios raciales mientras trata de sacar adelante a su familia. Fences, dirigida por Denzel Washington, retrata una época dura, de racismo, trabajo y sueños abandonados, que bien podría asemejarse a la actualidad. Se trata de una historia familiar que habla acerca del proteccionismo y la intolerancia hacia lo diferente, como un símbolo de esa década que justifica la humillación y la represión de la gente blanca hacia los negros y otras personas marginalizadas.

The Birth of a Nation (EE UU, 2017)

The Birth of a Nation es una película biográfica sobre Nat Turner, el esclavo afroamericano que llevó una rebelión al Condado de Southampton en 1831. Utiliza el mismo título de la película de 1915 de la propaganda del Ku Klux Klan de DW Griffith de una manera muy decidida, según explicó el director Nate Parker a The Hollywood Reporter, quien además agregó que “la película de Griffith se basó en gran medida en la propaganda racista para evocar el miedo y la desesperación como una herramienta para consolidar la supremacía blanca como el elemento vital del sustento de Estados Unidos, no hizo esa película para motivar el resurgimiento masivo del grupo terrorista del Ku Klux Klan y la carnicería de personas de ascendencia africana, que sirvió como la base de la industria del cine que conocemos hoy”. Sin embargo, el temprano favoritismo de la ópera prima de Parker para la temporada de premios se desvaneció por una denuncia de una supuesta violación cometida por el director hace una década. 

Coco (EE UU, 2017)

“Una carta de amor a México”. Así llamó el director Lee Unkrich a su más reciente película, salida de la fábrica de Pixar. La próxima historia del estudio creador de muchas joyas animadas se centra esta vez en la festividad del Día de Muertos y en el viaje de Miguel, un niño de 12 años, a la Tierra de las Almas en busca de su propia herencia e historia. Con un elenco completamente latino, que incluye al actor Gael García Bernal, Disney llega con un largometraje que se concibió en 2010, pero que se estrenará en medio de un discurso hostil antimigratorio que no parece desistir. Sin embargo, el toque humanizador de los creadores de Toy Story no podía llegar en mejor momento.