Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Medrano presenta en España su ‘pop fundido’

El cantante colombiano, que ha recibido dos Grammy Latinos por su primer álbum, llega al país de la mano de Vanesa Martín

El cantante Manuel Medrano en Madrid el pasado diciembre.
El cantante Manuel Medrano en Madrid el pasado diciembre.

Su incursión en la música fue por casualidad, pero esa casualidad ha llevado a Manuel Medrano (Cartagena de Indias, 1987) a grabar un disco, ganar dos Grammy Latinos y visitar con su música dos continentes... todo en menos de dos años. “Realmente lo quería todo y trabajaba para todo, pero no esperaba que llegara así, todo al tiempo”, confiesa el cantautor. Tras cosechar éxitos en América, Medrano termina dos años “maravillosos” con la promoción en España de su álbum homónimo y un sencillo en el que canta con la malagueña Vanesa Martín.

Contrario a los ritmos que han salido de Colombia en los últimos años —como reguetón—, lo del colombiano son las baladas de amor, aunque no se limita a un solo género. Asegura que le gusta y escucha todo tipo de música, por lo que se ha inventado una etiqueta para sus canciones: “pop fundido”. “Toda la música es importante, y creo que la latina siempre ha sido una música para todos: la salsa, las baladas, el pop, el bolero. Eso es el pop fundido a fin de cuentas, una música para todos”.

El joven de voz ronca y 1.90 metros de estatura se presenta antes que todo como cantautor. La música le llegó como un regalo. A pesar de ser un niño inclinado al colegio y los amigos, a los 14 años recibió una guitarra que le cambió la vida. “Siempre tuve una fascinación tremenda por los cantautores”, afirma el admirador de solistas como Robi Draco Rosa, Fito Páez, Gustavo Cerati, Chico Buarque, Juan Gabriel o Leonardo Favio. Y fue justo la acción de componer la que lo enganchó al mundo musical: “Cuando empecé a escribir canciones me conecté durísimo con el cuento y decidí que no iba a hacer nada más que no fuera escribir canciones y vivir de eso”.

El cartagenero es uno de esos casos de éxito surgidos de las redes sociales. De componer canciones en su habitación (su sencillo Bajo el agua, hace cinco años), publicar temas de forma independiente, cantar en bares de Bogotá y colgar sus vídeos en YouTube, Warner Music fijó su atención en él. A finales de 2015 lanzó con la discográfica su disco homónimo, que lo llevó a ganar el pasado noviembre dos Grammy Latinos en las categorías de Mejor Nuevo Artista y Mejor Álbum Cantautor. “Lanzar mi primer disco era uno de mis más grandes sueños, llevar mi música a otros países era otro de mis más grandes sueños. Ganar dos Grammy Latinos en dos categorías tan importantes es otro sueño hecho realidad. Cruzar el océano con mi música. ¡Ah! ¡Son muchas cosas!”, cuenta un tanto agobiado.

Aún está tratando de acostumbrarse a la atención de la prensa. “Es difícil”, dice cuando el fotógrafo le pide que pose de una manera determinada, pero una vez que se escucha el click de la cámara pareciera que lo hace de forma natural. E imita acentos según habla de los países en los que ha estado de gira. “Me adapto fácil”, dice.

Cómplice de Vanesa Martín

Manuel Medrano reconoce que requirió esfuerzo y mucha paciencia para llegar a España a presentar su música, pero también agradece a la cantante malagueña Vanesa Martín por invitarlo a cantar con ella en Complicidad, una canción de su disco Munay. El tema, que es su primera colaboración, fue grabado desde Colombia. Revela que no conocía en persona a Martín cuando la hizo. “Me gusta mucho su voz y creo que a la gente le ha gustado mucho porque no se lo esperaban. Una colaboración con un colombiano que ni idea, con una voz rarísima”.

Y aunque la mayoría de sus canciones son baladas que hablan de amor, en su pop fundido toma todos los géneros que le gustan, como una crítica “a la guerra de géneros”, por lo que el reguetón no es algo prohibido para él: “Si en algún momento me da por hacer un reguetón, lo hago”.