Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aaron Sorkin le pide perdón a su hija en una carta por la victoria de Trump

El guionista de 'El Ala Oeste de la Casa Blanca' solicita que la población se movilice

Aaron Sorkin Elecciones en EE UU
Aaron Sorkin posa junto a su hija Roxy. Cordon Press

En el ala oeste de la Casa Blanca, después de una maraña de pasillos enmoquetados, de una sucesión de librerías, divanes y cuadros de paisajes, están el despacho Oval y los de los miembros más cercanos del gabinete del presidente. Debajo, en los cimientos, la llamada Sala de Situaciones, santuario donde los que tienen que tomar decisiones críticas se reúnen, el búnker que mandó construir Kennedy en el 62, tras el intento fallido de invasión de Bahía de Cochinos. Aaron Sorkin conoce bien esos espacios porque, por su pluma, el ficticio presidente Josiah Bartlet —demócrata, claro— los transitó durante las siete temporadas (de 1999 a 2006) que duró la afamada serie.

Próximamente el guionista de El ala oeste de la Casa Blanca o The Newsroomganador de un Oscar y cuatro Emmy, tendrá que ver cómo Donald J. Trump ocupa ese despacho, el legado de Jefferson, Lincoln o Barack Obama y, por ello, escribe una carta pidiendo perdón, que ha publicado Vanity Fair, dirigida a su hija Roxy, de 15 años, y a la madre de la chica, Julia Sorkin.

Fotograma de
Fotograma de "El ala oeste de la Casa Blanca".

Comienza asumiendo, sin cortapisas, que el resultado de las elecciones en EE UU cambia el mundo que conocen, y que como padre le horroriza la sensación de no poder proteger a sus seres queridos. Que le resulta desesperanzador el miedo que legítimamente y por igual manifiestan las bolsas y los americanos musulmanes, de origen mexicano o afroamericanos. "La estupidez más abyecta se ha tornado glamurosa al proclamarse Trump la voz de los outsiders, la voz que llega para agitar las cosas", escribe Sorkin, para cuestionar a continuación si alguien se ha detenido a preguntarse cómo va alterar el magnate televisivo el statu quo, las consecuencias de su política. "Los economistas predicen una recesión larga y profunda, nuestros aliados de la OTAN están temblando y, en el cuartel general de ISIS, ahora mismo están celebrando una fiesta."

Donald Trump en una réplica del despacho Oval en Míchigan.
Donald Trump en una réplica del despacho Oval en Míchigan. REUTERS

Luego, después de descartar que intelectuales y progresistas deban darle el gusto a Trump de fantasear con mudarse a Canadá, indica que tienen que presentar batalla. “Nos levantamos y peleamos por las familias desprotegidas, por la igualdad. Defendemos la Primera Enmienda [la sección de la constitución que defiende la libertad de expresión y la religiosa]". Sorkin, después de pedirle a los políticos que no se tomen un solo día libre, pronostica a su hija Roxy que Trump, antes de un año, habrá cometido alguna necedad y que podrán revocarlo. “América”, dice, “no dejó ayer de ser América, y no hay que olvidar que a los días más oscuros siempre le han sucedido las más brillantes horas.”

Más información