Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood rinde pleitesía al grupo chino Wanda

Wang Jianlin, el hombre más rico del país asiático, recibe un homenaje de los ejecutivos del cine en Los Ángeles

Wang Jianlin, dueño de Wanda, el lunes en el homenaje de Hollywood a su figura.
Wang Jianlin, dueño de Wanda, el lunes en el homenaje de Hollywood a su figura. Bloomberg

La industria de Hollywood desplegó esta semana su alfombra roja en honor a quien puede ser el nuevo rey de Hollywood. Se llama Wang Jianlin, 61 años, el hombre más rico de China y está al frente del conglomerado Dalian Wanda -que también tiene negocios en España- que llega dispuesto a hacerse su hueco en esta industria. Wanda ya posee la productora Legendary y la segunda cadena de cines más importante en EEUU, los AMC, ambas adquiridas muy por encima de su precio. Pero en esta ocasión la ambición es mayor. Como resumió Sharon Waxman, fundadora de la revista online The Wrap, Wanda quiere “dominar tanto la producción cinematográfica como su distribución global”.

La presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Cheryl Boone Isaacs, en el acto privado para Wing Jianlin. ampliar foto
La presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Cheryl Boone Isaacs, en el acto privado para Wing Jianlin.

Wang llegó a Los Ángeles con dinero y nadie mejor que Hollywood para seguir su rastro. La fiesta privada que organizó en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA) reunió al quién es quién de esta industria, desde el presidente de los estudios Warner, Kevin Tsujihara, al exjefazo de Fox, Jim Gianopulos. Además del alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, y la presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Cheryl Boone Isaacs, que se encargaron de darle la bienvenida en una extravagante velada el lunes donde lo único importante era el negocio. Wang utilizó un vídeo grabado con la voz de Matt Damon para presentar el “Hollywood chino” que está construyendo en Qingdao y que le va a costar 7.460 millones de euros: albergará 30 estudios (uno de ellos dos veces más grande que Pinewood, hasta ahora el mayor del mundo), un centro de convenciones, la mayor sala de cine de toda China y un parque temático con seis hoteles que abrirá sus puertas en 2018. La presentación vino acompañada de una oferta imposible de rechazar: un incentivo del 40% del presupuesto de la producción que cubrirá hasta 683 millones de euros en cinco años.

Spielberg y su Alibaba

Mientras la industria del cine festeja al hombre más rico de China cual Bienvenido Mr. Marshall, el Midas de Hollywood, Steven Spielberg, se reunió en Pekín con el fundador del Grupo Alibaba, Jack Ma, para hacer básicamente lo mismo: crear un sello cinematográfico global junto a uno de los hombres más adinerados de China. Una alianza entre Amblin Partners y Alibaba que también aspira a conquistar el segundo mercado cinematográfico más importante del mundo, en este caso aprovechando el nombre de Spielberg y el dinero y las conexiones orientales de Ma. Lo que cambia es el tono,  más selectivo y cauto en una asociación que todavía no ha anunciado sus frutos. Según fuentes cercanas, Spielberg y Ma prefirieron aprovechar su almuerzo para intercambiar experiencias personales y hablar de cine (sin necesidad de traductor). Ma cita Forrest Gump como su filme preferido. Spielberg, Lawrence de Arabia. Al menos, ambos coinciden en El padrino.

La penetración extranjera en Hollywood no es nueva. Por esta industria ha pasado dinero alemán, japonés o, más recientemente, árabe. Pero ninguna oferta ha sido tan generosa. Wanda no solo quiere producir. También quiere que Hollywood sea su hogar. Hablando mediante traductor (y rechazando cualquier entrevista) Wang aseguró que su intención no es competir con Hollywood sino ser parte de la meca del cine. “Somos una oportunidad, no rivales”, insistió. Además de las compras realizadas, Wanda quiere hacerse con el control de uno de los grandes estudios si logra cerrar el negocio. También ha hecho una oferta multimillonaria por la firma Dick Clark, productora de los Globos de Oro y otras galas de premios, y está dispuesto a financiarle a la Academia una de las salas del futuro museo del cine que está preparando en Los Ángeles.

No todos están contentos con este inyección de dinero extranjero en una industria tan estadounidense como Hollywood. La visita de Wang también vino acompañada de vallas publicitarias en el corazón de Los Ángeles que rezan “China nos compra” y tachan a Hollywood de “marioneta China”. Además, 16 congresistas han presentado sus quejas contra lo que ven como una forma de penetración de propaganda extranjera. Los que conocen a Wang saben que se crece ante las dificultades. Y la expansión de Wanda en Hollywood llega respaldada no solo por el dinero sino por los números. Según indicó el multimillonario, incluso en tiempos de crisis económica la taquilla china sigue creciendo un 15%, alcanzando este año una recaudación de 7.285 millones de euros. Para 2018, dijo, se espera que China sea el primer mercado cinematográfico, por encima del norteamericano, con unos ingresos de 9.100 millones de euros. Y para 2026 los pronósticos están por encima de los 27.000 millones de euros, lo que equivale al 40% de la taquilla mundial.

Un pedazo muy goloso del mercado a cambio de que las películas de Hollywood se produzcan en la nueva ciudad china del cine y contengan “elementos chinos”. Como aseguró Wang, se trata de hacer negocio, no política. “Tienen que encontrar la forma de agradar a la audiencia China. Las historias del Hollywood de ahora no son tan buenas y su dependencia de los efectos especiales no funcionará para siempre”, advirtió.