Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La cultura no es un lujo, es nuestra identidad”

David Afkham afronta su segunda temporada como director principal de la Orquesta y Coro Nacionales de España

El director de orquesta David Afkham en el Auditorio Nacional.
El director de orquesta David Afkham en el Auditorio Nacional.

La batuta de David Afkham (Friburgo, Alemania, 1983) se alzó por primera vez ante los ojos de la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE) en 2011. Y revoloteó a ritmo de Chaikovski. Afkham recuerda de aquel encuentro una gran conexión con los músicos. También un sonido oscuro que, dice, enlaza con la tradición musical alemana, de donde él viene. Con 32 años, su proyección es imparable y su currículo extenso. Ha sido asistente de la Gustav Mahler Jugendorchester y de la London Symphony y ha dirigido formaciones como la Concertgebouw de Amsterdam o la Staatskapelle de Dresde. Cinco años después de su debut, ya no acude al Auditorio Nacional de forma puntual sino que afronta su segunda temporada como director principal de la OCNE. Y sin renunciar a sus compromisos internacionales.

"No estoy viviendo en Madrid pero sí que estoy muy implicado. Este es mi proyecto y no me involucro solo cuando vengo a la ciudad. Es difícil y requiere mucho esfuerzo porque es mi corazón lo que estoy dando. Pero me gusta trabajar duro e invertir mi energía en esta orquesta y coro", explica el músico desde su camerino después del primer ensayo general con la formación. Afkham dirige desde septiembre una docena de conciertos al frente de la OCNE en un programa que tiene como hilo conductor la locura y que contará con intérpretes como el violonchelista Pablo Ferrández, el contratenor Philippe Jaroussky, el pianista Nicolai Lugansky o el barítono Thomas Hampson.

El público está interesado, si encontramos la forma de conectar con él será fantástico

Además, este año la OCNE vuelve a apostar por la ópera. En esta ocasión será Elektra, de Richard Strauss. "La temporada pasada El Holandés Errante fue un gran éxito y un aliciente para la propia orquesta y coro porque es un repertorio nuevo. Este año queremos seguir en esta línea. Esperamos sorprender al público porque no es muy habitual escuchar Elektra en un concierto sinfónico", matiza.  

El director alemán, de origen parsi, se ha propuesto elevar la orquesta que dirige a un nivel internacional para que "España esté más en el foco, porque se lo merece". Desde el podio de la OCNE defiende la necesidad de emprender una lucha a favor de la cultura, con un discurso apasionado en el que intercala las pocas palabras en castellano que conoce. "Basta, basta. No hay discusión. Tenemos que hacer que la cultura forme parte de nuestro sistema. No es algo extra. No es un lujo. Es nuestra identidad, sin ella somos robots".

Afkham es consciente de que la música clásica vive un momento clave que esconde muchas oportunidades pero también grandes riesgos. Por eso, insiste en la necesidad de trabajar en la dirección adecuada. "Ahora, por ejemplo, tenemos la capacidad de crear nuevos formatos para la audiencia, crecer a través de las redes sociales, del vídeo, dar forma a programas educativos para llegar a la gente joven... El público está interesado, si encontramos la forma de conectar con él será fantástico. Pero si no tenemos apoyos ni somos conscientes de lo importante que es la cultura, corremos el riesgo de destruir en un año los grandes logros del pasado", sentencia.