Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nada es lo que parece en el cine de Paul Verhoeven

El holandés, maestro de la inteligencia, vuelve con 'Elle' a las salas españolas, 10 años después de 'El libro negro'

Convengamos que la mayor parte de la sociedad actual, y por extensión, el cine que produce, malvive entre la depredación y la supervivencia ensimismada. Millán Astray estaría contento con el éxito de su "Muera la inteligencia". Uno se imagina a Paul Verhoeven (Ámsterdam, 1939) paseando por Los Ángeles, donde vive desde hace tres décadas, riendo ante lo que ve en las aceras, en las pantallas, en la vida. “El modelo dominante siempre me ha parecido aburrido. Si algo es dominante, ¿para qué tomarse la molestia? Solo cuando las cosas son distintas se vuelven más interesantes”, decía hace unos meses, justo antes de la presentación en Cannes de Elle, la película con la que ayer volvió a las carteleras españolas una década después de El libro negro (entre medias filmó la inédita en España Steeksepel). Así ha hecho su carrera, un recorrido que arrancó con un documental donde puso a hablar a un nazi holandés en la televisión por primera vez. A los tabúes Verhoeven los machaca a patadas. O los saca a pasear para carcajearse posteriormente en su cara. Con el holandés nunca lo que uno cree que está viendo es realmente lo que está viendo. O leyendo, porque su biografía sobre Jesús de Nazaret, fruto de dos décadas de colaboración desde 1985 con Jesús Seminar, un colectivo de teólogos y estudiosos de la Biblia, defiende que Jesús era un activista político radical, un hombre que hacía exorcismos y que estaba seguro que el reino de los cielos se encontraba en la Tierra. "En realidad, ya hice mi película sobre Jesús: RoboCop".

Con su cine, la primera lectura es que sus películas basan sus cimientos en la violencia: “El universo es violento por definición, y el sexo forma parte de él. El animal que seguimos siendo se comporta de manera violenta: agrediendo, matando y practicando la dominación sexual”. Un declaración que esconde un profundo mensaje antibelicista. Porque, ¿qué es si no Starship Troopers, en la que decide mostrar un mundo tan homogeneizado que nada diferencia a un bonaerense de un neoyorquino, en el que el ejército de chavales pluscuamperfectos rezuma aroma a juventudes hitlerianas, en el que la carne de cañón, aunque cincelada en los cánones clásicos de la belleza, sigue siendo carne de cañón? A todos aquellos que pensaron que Showgirls (1995) era una película sobre bailarinas de strip tease en Las Vegas se les pasó que en realidad hablaba de la adicción al dinero, como remarcó en un curioso guiño La gran apuesta (2015): aquellas expertas en lap dance acumulaban hasta cinco hipotecas basura y eran la primera señal de advertencia ante el advenimiento de la crisis financiera. Pues eso ya lo había apuntado Verhoeven.

¿Feminista? El que más. Sus mujeres lidian contra los deseos machistas de la sociedad, luchan contra el aburrimiento y el aburguesamiento que sí suelen llevarse por delante a sus coprotagonistas, una línea que entronca Instinto básico con Elle. Ellas controlan, como en El libro negro, las riendas de su vida. Y ese mensaje abofetea con demasiada contundencia a los agentes y a los ejecutivos de Hollywood, asustados ante la nueva moral. Verhoeven lleva años queriendo sacar adelante Elle, basada en Oh..., la novela del francés Philippe Djian (Betty Blue, El amor es un crimen perfecto), con una actriz de las grandes del cine hollywoodiense, y por tanto en inglés y en EE UU. Ninguna se atrevió, y solo el paso adelante de Isabelle Huppert desatascó el proyecto... y lo devolvió a Francia, que la ha elegido como su candidata al Oscar.

Con su patina de socarronería (“La ironía es una elección artística. Si nos tomamos demasiado en serio las cosas, la única solución es el suicidio”), con su asombrosa visión premonitoria —de ahí que incluya un paseo por el mundo de los videojuegos, el ocio que más libertad otorga a las pulsiones del ser humano—, al final resulta que el hijo listo, tan sutil como macarra, de Luis Buñuel y Claude Chabrol es Paul Verhoeven, mesías de la inteligencia.

Más información