Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tesoro lo guardaba la niñera

El programa Antiques Road Show, de la BBC, encuentra un cuadro del pintor holandés Alma-Tadema que se daba por perdido

Rupert Maas, con la obra de Alma-Tadema en el espacio de la BBC.
Rupert Maas, con la obra de Alma-Tadema en el espacio de la BBC. EFE

Lourens Alma Tadema, también conocido como Sir Lawrence Alma Tadema (1836-1912) fue un artista holandés nacionalizado británico que dominó el neoclasicismo pictórico en la época victoriana. Especializado en escenas bíblicas y en la evocación del auge y decadencia del Imperio Romano, una de sus obras acaba de reaparecer en un escenario inesperado. Es el retrato de Léopold Lowenstam, un grabador que se casó con la niñera de sus hijos, y se creía perdido. Según los expertos del programa Antiques Road Show, de la BBC, lo tenía el tataranieto de Lowenstam, que lo ha mostrado porque quería conocer su valor actual. Asombrado por el hallazgo, Rupert Maas, especialista en pintura prerrafaelita inglesa, ha asegurado a la cadena televisiva que es “una de las mejores piezas vistas en nuestros 38 años de trayectoria”. Aunque no se trata de una tela épica ni de gran tamaño, Alma Tadema es ahora el pintor más cotizado de su estilo. El precio que podría alcanzar esta tela en una subasta será desvelado este domingo durante la emisión del show. Colgada ya en el Museo de Frisia, provincia natal del pintor, será la estrella imprevista de la antológica que abre el próximo 1 de octubre en Holanda.

El cuadro fue un regalo para la boda de Lowenstam y Alice Search en 1883. Ella cuidó a las dos hijas del primer matrimonio del pintor, que se había trasladado al Reino Unido años antes, al enviudar. Expuesto en la Royal Academy londinense en 1884, y en Liverpool en 1913, después su pista se perdió. Considerada demasiado comercial con el paso del tiempo, la obra de Alma Tadema se depreció mucho. Sin embargo, en 2010 los vaivenes del mercado del arte provocaron una llamativa escena. El hallazgo de Moisés, una de sus apoteósicas recreaciones, se vendió por 32 millones de euros en una subasta de Sotheby's, en Nueva York. Un año después, El encuentro de Antonio y Cleopatra, llegó hasta los 25,4 millones de euros en una puja en Christie´s, también en Estados Unidos.

“Parece hecho adrede. Cuando estábamos montando la muestra, nos advirtieron desde Nueva York, y también Rupert Maas (dueño de una galería en Londres) de que había llegado una obra excepcional al programa de la BBC. Teníamos ya un grupo importante de cuadros traídos de 15 países, y pensamos que este debía figurar. Lo hemos conseguido”, ha declarado Frank van der Velden, gerente de la exposición Frisia, a la cadena holandesa RTLnieuws. En vida, Alma Tadema se preocupó asimismo de ampliar su público y animó la impresión de grabados de sus cuadros. En el que acaba de reaparecer, Leopold Lowenstam mira al espectador como si le hubieran sorprendido en el momento de dibujar sobre una plancha una de las escenas del maestro, que también puede verse reproducida.

Imponentes, pero con un cierto deje lánguido, las figuras romanas de Alma Tadema pisan unos mármoles blanquísimos bajo un cielo transparente a la orilla del Mediterráneo. Amante de los lienzos de grandes dimensiones, en su época decoraban las residencias de las familias pudientes británicas. Con el tiempo, su estilo inspiró al director de cine estadounidense Cecil B. de Mille a la hora de filmar sus películas sobre la Biblia. Gladiator, la cinta del británico Ridley Scott estrenada en el año 2000, bebe también de la idea de Roma fijada en los ojos del espectador gracias a los cuadros. Otro filme más reciente, Exodus, dioses y reyes, del mismo cineasta, mantiene la armonía de la Bíblia imaginada por Alma Tadema.