Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El “regusto” de Granada

El Gusto es Nuestro reanuda su gira en la ciudad andaluza, y encara los últimos conciertos del reencuentro que les va a llevar a cinco ciudades más

Miguel Ríos tenía ventaja y él mismo lo reconoció: “A esto se le llama jugar en casa”. El rockero, Ana Belén, Víctor Manuel y Joan Manuel Serrat reanudaron en Granada la gira de El Gusto es Nuestro, un proyecto que les vuelve a unir sobre el escenario 20 años después del tour que hizo historia: se convirtió en el que más recaudación había obtenido hasta la fecha. Un bombazo para el público que ha vivido y crecido con las canciones de estos cuatro artistas y que se repite dos décadas después. “Esto no es un gusto, es un regusto”, clamaba Ríos ante un público exaltado por recibir a su artista, seis años después de que anunciara su retirada.

Abrieron con el Hoy puede ser un gran día de Serrat y el público ya estaba volcado. Los asistentes sabían que será, muy probablemente, la última vez que puedan ver reunido al cuarteto que ha escrito buena parte de la biografía musical de España y también de Latinoamérica. “Puede que en algún concierto de uno de ellos nos invite al resto a cantar una canción, pero así de forma oficial, con los cuatro nombre en el cartel, sí es la última. ¡No hay quien aguante otros 20 años!”, bromeaba Ríos minutos antes de salir al escenario en su camerino.

Unas 10.000 personas abarrotaron el Palacio de Deportes de la ciudad andaluza. Al público le bastaba escuchar los primeros acordes de los temas, para reconocer inmediatamente lo que tocaba. Adónde irán los besos, Contamíname, Mediterráneo, España camisa blanca… Y también nuevos temas que no existían hace dos décadas, como el Como voy a olvidarme, que Víctor Manuel dedica al drama de los cuerpos de represaliados en la Guerra Civil que continúan en las cunetas españolas.

El dúo de Ana Belén y Miguel Ríos al son de Insurrección entusiasmó y Bienvenidos, ya con el granadino en solitario en el escenario, puso a toda la audiencia a dar botes. Para él, era una noche especial y exigente. “Cada vez que sacaba un disco, la opinión que más me preocupaba era la de mi barrio. Y entonces no era tan fácil enterarte, que con internet puedes ver de todo. Levantaba el teléfono y llamaba a algún amigo para preguntarle: ‘Oye, ¿qué han dicho por ahí de lo nuevo?”. Para corresponderles, Ríos incluyó Vuelvo a Granada en los bises.

El grupo no dejó de intercambiar abrazos, risas y gestos de complicidad antes, durante y después del espectáculo, que denotan que esta gira es verdaderamente un gusto, que ya no hay nada que demostrar y que están aquí para disfrutar y hacer disfrutar. “Hace 20 años yo estaba en otro punto de mi carrera, trataba un poco de diferenciarme de mis compañeros, de marcar mi espacio. En esta ocasión es todo mucho más relajado, me ha gustado que me hayan llamado para volver a hacer esto”, comenta Ríos. Viéndolos desde fuera, parece que cada uno con sus roles bien aprendidos. Durante los ensayos era Ana Belén la que organizaba qué canción se ensayaba y daba algunas instrucciones de última hora a la banda. Ríos no dejaba de bailar, consciente de que iba a ser una gran noche.

Emprenden así la última parte de esta gira que todavía les llevará a Valencia, Bilbao, Barcelona,  Zaragoza y Madrid.  Los cinco trailers que transportan las 45 toneladas de material para este espectáculo, aún tienen kilómetros por recorrer.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >