Las entrañas de la capital

Asier Rua autoeditó, tras siete años de trabajo, ‘Madrid interior’, una visión colorista de la ciudad

'Ghetto Nailz' (2012), imagen del libro 'Madrid interior' de un establecimiento de manicura.
'Ghetto Nailz' (2012), imagen del libro 'Madrid interior' de un establecimiento de manicura.ASIER RUA
Más información
Inventario visual. De CRISTINA DE MIDDEL
Amor motero. De ALBERTO GARCÍA-ALIX

Una fotografía de Alberto Schommer de una muchacha en un autobús, perteneciente al libro Autobiografía de un madrileño, encarriló la vida de Asier Rua a la imagen. Al fallecido artista vasco (y a sus padres) dedicó este donostiarra, nacido en 1984, su primer fotolibro, Madrid interior, que él mismo se editó, algo habitual entre fotógrafos que quieren darse a conocer. Tapa dura cosida, 93 fotos e impreso con tintas de siete colores —los de la cuatricromía estándar, más naranja, verde y violeta—, una técnica poco habitual con la que ha logrado "que las imágenes en papel sean como las que se veían en la pantalla de la cámara", explica Rua.

Colaborador de decoradores y arquitectos y con varias campañas publicitarias en su currículo, a Rua le surgió la idea de este libro de lujo en 2008, entre los huecos que le dejaban sus trabajos de interiores para varios medios. "Había muchos espacios que me gustaban, pero a las revistas no". En la capital desde hace 13 años, dice que cuando llegó, Madrid no le pareció “bonita”. "Es una ciudad que no tiene grandes monumentos, ni iconos, pero la conoces mejor cuando la ves por dentro". Así, casas particulares, cines, floristerías, restaurantes, fruterías… un centenar de lugares, algunos ya desaparecidos —como el mural de Pablo Pérez Mínguez que mostró Almodóvar en Laberinto de pasiones— fueron fotografiados de forma colorista y pura por Rua durante siete años.

El fotógrafo subraya que no quería realizar “un catálogo de diseño, fotografiaba los sitios tal y como los encontraba, me daba igual cómo estuvieran, se trataba de hacer un retrato honesto”, con el que ha querido transmitir “valores de Madrid, como que es una ciudad abierta, que te acoge, y en la que es fácil conocer gente”.

El fotolibro 'Madrid interior', de Asier Rua.
El fotolibro 'Madrid interior', de Asier Rua.

Junto al festín de colores de Madrid interior, sobresale en las imágenes el gusto por encuadres originales: objetos como puertas, sillas, ventanas y escaleras salen cortados, fragmentos de geometría. “Son zonas concretas, con ello quise dar un mensaje: que más allá de lo que se ve en la foto hay algo más”. Lo que no hay son personas, porque Rua ha jugado “a mostrar cómo viven los ciudadanos de Madrid, pero sin que aparezcan”. Sin embargo, esa pintura de las entrañas de Madrid tiene tanta vida que parece que ese ambiente puede olerse, tocarse, y que en cualquier momento alguien va a pasear por delante de nosotros.

Libro sin pies de foto, con solo una referencia final al lugar donde tomó las instantáneas con su Canon 5D, Rua añade que esa ausencia de textos es “para no interrumpir la mirada”, hipnótica mientras se pasan las 120 páginas. Tampoco buscó un orden, salvo alguna pareja de imágenes que tienen una intención. Su obra vio la luz en mayo de 2015, apenas tres meses antes de que falleciera su admirado Schommer. A Rua le dio tiempo a hablar con él y enseñarle su fotolibro: “Se emocionó mucho”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel Morales

Periodista de la sección de Cultura, está especializado en información sobre fotografía, historia y lengua española. Antes trabajó en la cadena SER, Efe y el gabinete de prensa del CSIC. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster de Periodismo de EL PAÍS, en el que fue profesor entre 2007 y 2014.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS