Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Son más democráticas las monarquías?

Un curso en la Universidad de Santander intenta desmontar el mito de que la Corona es cara

Emilio Lamo de Espinosa y Benigno Pendás, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander.rn
Emilio Lamo de Espinosa y Benigno Pendás, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander. EFE

¿Son los Estados monárquicos más prósperos y democráticos? Esto es lo que un grupo de sociólogos y politólogos han intentado demostrar este lunes, un día antes de que el Rey Felipe VI comience la ronda de consultas para la formar Gobierno. “Algunos de los países más avanzados desde el punto de vista social en Europa son monarquías, algo bueno tienen que tener”, ha comentado Benigno Pendás, el director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), al inicio de su ponencia en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander. Un discurso que ha querido trufar de datos el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinosa, que ha intentado desmontar la “creencia” de que la monarquía “no es democrática, es ineficiente y es cara” –un 21,7% de los encuestados otorgó un 0 a la institución en el CIS de mayo de 2015-.

“La monarquía española es de las más baratas del mundo”, ha afirmado Lamo de Espinosa, que ha proporcionado un dato: la Corona costaba 0,23 dólares (0,21 euros) per cápita en 2012, “el doble que la presidencia de la república alemana —0,46 dólares (0,42 euros)—”. El sociólogo ha recalcado las diferencias entre los presupuestos del sistema monárquico español y de la república presidencialista francesa: 7,9 millones de euros en 2013 frente a los 106 millones destinados el mismo año al presupuesto del Elíseo, según el estudio ¿Cuánto cuesta un jefe de Estado europeo? (Universidad Libre de Bruselas, 2013), citado por Lamo de Espinosa. La cantidad recogida en el artículo es, sin embargo, solo una parte del presupuesto que se asigna a la Corona, la destinada a “el sostenimiento de su familia y Casa”, pero no contabiliza las partidas que figuran en los presupuestos de varios ministerios.

“Los que piensan que las monarquías son una antigualla deberían hacérselo ver”, ha continuado el presidente del Insituto Elcano, para quien esta forma de gobierno está “a la vanguardia” de la democracia. “Es más probable tener una democracia bajo una monarquía que bajo una república”, ha asegurado Lamo de Espinosa, que ha remitido al banco de datos de la Universidad de Gotemburgo, que clasifica a 175 países por su forma de gobierno. “De 40 monarquías más de la mitad son democracias, mientras que solo lo son 53 de 135 repúblicas”.

El sociólogo ha defendido que las Coronas traen prosperidad y que parte de la sociedad española tiene una “ideología tremendamente distorsionadora” sobre este sistema de gobierno. “Hay nueve monarquías en los 20 primeros países con más calidad democrática”, ha dicho Lamo de Espinosa, que se ha referido al índice de democracia de The Economist, en cuyos primeros puestos se encuentran monarquías parlamentarias como Noruega, Suecia, Dinamarca o Países Bajos. La prosperidad y la transparencia son otros de los valores asociados a esta forma de gobierno por el catedrático, que ha recordado que estos países también aparecen en las primeras posiciones del índice de desarrollo humano de la ONU y del índice de percepción de la corrupción elaborado por Transparencia Internacional. “Por desgracia en esto último no estamos entre los primeros”, ha dicho sobre España, que ocupa el puesto 36 de 167 países.

El sociólogo ha querido convencer a la audiencia con un breve repaso histórico de que “el tiempo de Juan Carlos ha sido el mejor de la Historia de España”. “La primera republica fracasó estrepitosamente tras durar un año. Tuvo cuatro presidentes y uno que acabó diciendo: '¡Estoy hasta los cojones de todos nosotros!”, se ha referido Lamo de Espinosa al dirigente catalán Estanislao Figueras, que fue el primer presidente de la primera República. “La segunda tampoco salió bien, seguida por una guerra y una dictadura de 40 años después”, ha proseguido el catedrático, que ha defendido los “dos periodos de monarquía largos” como los mejores de la historia de España.

La reforma del artículo 99

El director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Benigno Pendás, ha manifestado la necesidad de revisar el artículo 99 de la Constitución, que establece el procedimiento de consultas con el Rey para el nombramiento del presidente del Gobierno. “Cuando se remansen las aguas y todo vuelva a su cauce, los expertos tendremos que repensarlo, porque es verdad que las normas jurídicas no lo pueden prever todo”, ha dicho en referencia al vacío legal que provocó la renuncia de Rajoy a presentarse a la investidura el pasado enero. El artículo no contempla la posibilidad de que un candidato propuesto por el Rey renuncie a ello.