Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Miguel de la Quadra-Salcedo, mi ruta a América Latina

Se muere un gran explorador. Un gran historiador. Un gran deportista. Un gran comunicador. Pero sobre todo se muere una gran persona.

Miguel de la Quadra-Salcedo en la Ruta Quetzal
JOSE DE LA CUESTA

Estamos en la estación de Atocha en Madrid. Son las 8.45 de la mañana. Y caminando hacia el Ave que me conducirá a Sevilla miro el iPhone. Se acaba de morir Miguel... Me dice mi hijo por whatsapp. ¡Dios mío! Llevábamos mi mujer y yo más de medio año intentando verle para celebrar un almuerzo con él y su mujer, como hacíamos todos los años. Por su enfermedad y nuestra delicadeza en no molestarle no ha sido posible. Lo siento, Miguel.

Se muere un gran explorador. Un gran historiador. Un gran deportista. Un gran comunicador. Pero sobre todo se muere una gran persona.

Con él montamos en el año 1992 la Ruta Quetzal Argentaria, que todavía sobrevive con el nombre de Ruta BBVA. Con él disfruté muchos actos de preparación de la Ruta Quetzal Anual. Con él estuve tres veces en el Palacio de El Pardo con los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofia, recibiendo a los casi 500 expedicionarios de España, Europa y toda Latinoamérica que comenzaban en Madrid su Ruta por los caminos que siguió Cristóbal Colón y nuestros exploradores españoles descubriendo América Latina...

Eran actos deliciosos, donde la sonrisa de más de 400 adolescentes, de culturas y rasgos diversos, entre 15 y 17 años, nos hacían entender el pasado y la proyección hacia el futuro. Con él disfruté en el año 1995 en Lima, Cuzco y el Machu Picchu la Ruta Quetzal de aquel año... Y con él y su esposa he disfrutado contactos y conversaciones estos últimos años.

Miguel me enamoró desde el primer momento que le vi, como cuento en las Memorias de mi vida que ahora estoy escribiendo. Su talante abierto, innovador, optimista, creativo y ambicioso me subyugó desde que nos conocimos en el año 1991. Fue en el V Centenario del Descubrimiento de América cuando hicimos la primera Ruta Quetzal. Inolvidable… Hoy tengo que decir que el apoyo que le dimos a la Ruta Quetzal es una de las cosas de las que más orgulloso me siento de mi vida profesional. Fue una gran iniciativa y sueño de Miguel de la Quadra Salcedo y de la Casa Real que hicimos realidad desde Argentaria.

Querido Miguel: siempre te llevaré en mi alma y mi corazón. Tú me abriste mi mente a otra visión del Viejo y Nuevo Mundo. Y especialmente estos últimos años, cuando nos ilustrabas en nuestros almuerzos con tu visión de la vida y el planeta... Te aseguro que te dedicaré un capítulo relevante en mis memorias. Te lo mereces. Y ahora descansa como tú lo hacías siempre. Pensando en abrir las puertas del futuro a las nuevas generaciones. Haciéndolo, seguirás abriéndonos nuevos caminos y rutas.

Francisco Luzón fue presidente de Argentaria, consejero ejecutivo de BBVA y vicepresidente ejecutivo del Grupo Santander en América Latina

Más información