Uno de cada tres jóvenes españoles accede a contenidos culturales piratas, según la UE

Un informe publicado por una oficina europea especializada concluye que la razón principal es el precio elevado de la oferta legal Hoy se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual

Una persona descarga contenidos piratas 'online' desde un ordenador portátil.
Una persona descarga contenidos piratas 'online' desde un ordenador portátil. LUIS SEVILLANO

Los estudios sobre piratería suelen desatar polémicas. Por su propia naturaleza, ya que es imposible cuantificar a ciencia cierta una actividad tan ilegal como silenciosa que afecta a millones de usuarios y cientos de webs. Y porque, además, el principal informe en España está encargado por la propia industria cultural. Resultado: el llamado Observatorio de la Piratería denuncia año tras año el apocalipsis, mientras que sus críticos lo tachan de poco fiable y de mero instrumento del sector para reforzar sus quejas. De ahí que cobre relevancia un informe sobre piratería publicado recientemente por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), con sede de Alicante, cuyas conclusiones confirman en ciertos aspectos las de la industria, mientras que son distintas en otros.

El estudio se centra en los jóvenes de entre 15 y 24 años de los 28 países miembros de la UE. Y sostiene que uno de cada cuatro pirateó intencionadamente en los últimos 12 meses. España supera con creces la media europea, ya que en este país son un tercio (33%) los usuarios jóvenes que afirman acceder a contenidos ilegales. El informe se basa en 24.295 encuestas online, realizadas en todos los estados miembros.

El dato principal del estudio sigue la misma dirección del Observatorio de la Piratería, que en su última edición denuncia que el 87,48% de los contenidos consumidos online en España en 2015 fueron piratas. Es decir, que los españoles piratean mucho, y por encima de otros países de la UE, un mensaje que la Coalición de Creadores (la asociación detrás del Observatorio) ha vuelto a repetir hoy mismo, en un comunicado para celebrar el Día Mundial de la Propiedad Intelectual. De hecho, Francia es el único gran país de la UE que supera el dato español, con un 34% de jóvenes que piratean: en Italia, Reino Unido y Alemania el porcentaje baja hasta el 21, 19 y 18% respectivamente, según EUIPO.

Más información
Guerra de cifras sobre la piratería
Sube el consumo legal de cine ‘online
La Ley de Propiedad Intelectual, aprobada solo con los votos del PP
La venta de música grabada crece por primera vez en 12 años

Aun así, Carlota Navarrete, directora de la Coalición de Creadores, calcula que el dato real debe de ser más elevado, ya que cree que algunos entrevistados evitan contestar con sinceridad a una pregunta sobre una actividad con connotaciones negativas. Navarrete destaca también que el informe de la EUIPO solo se centra en los jóvenes mientras que el Observatorio abarca un público que va desde los 11 hasta los 74 años, lo cual hace que no sean estrictamente comparables. A ello hay que añadir que todo se mueve en el campo de hipótesis más o menos fiables, ya que “el dato cuantitativo de las descargas no se puede obtener con certeza en España”, según el Ministerio de Cultura.

Hay otro ámbito donde ambos estudios coinciden: ¿por qué se piratea? En los dos casos, más del 60% de los encuestados responde que la razón principal es el precio elevado de los productos legales. He aquí tal vez una pista para la autocrítica de la industria, aunque Navarrete lo ve de otra forma: “El sector siempre acepta cuestionarse y reflexionar sobre esos aspectos. Pero también es cierto que según los expertos de Gsk [la consultora que realiza el Observatorio] el consumidor siempre alega para cualquier producto como primera causa para no usarlo que el precio es elevado”.

Entre los métodos para que los usuarios dejen de piratear, en cambio, surgen diferencias. El Observatorio reflejaba que un 65 % de los consumidores consideraba el bloqueo de páginas web como la medida más eficaz. En el estudio de EUIPO, en cambio, la respuesta más escogida (58%) es “la disponibilidad de productos originales asequibles”. Es decir, los jóvenes europeos piden estrenos online rápidos y baratos de filmes, series, canciones, novelas o videojuegos que empiezan a ver en las tiendas, las salas o en la televisión de EE UU.

Diferente es también el desglose de los sectores más afectados. El Observatorio concluye que la música es el ámbito que más sufre la piratería, algo que sus críticos han recibido con cierto escepticismo, teniendo en cuenta los millones de usuarios que ya usan portales de streaming como Spotify, Deezer o Apple Music. En el informe de la UE, en cambio, películas y series dominan la lista de los productos más pirateados: los buscan el 85% de cuantos acceden a contenidos ilegales (el 87% en España). La música se coloca en segunda posición, con el 56%.

Sea como fuere, batalla y debate están lejos de cerrarse. Y Navarrete augura más novedades en la transformación digital de la industria cultural: “No tengo dudas de que el sector sabrá cambiar según las exigencias del mercado. Nadie quiere ponérselo difícil al consumidor”. Al fin y al cabo, cada pirata puede ser tachado como un enemigo, pero también es algo mucho más importante: un potencial cliente.

Sobre la firma

Tommaso Koch

Redactor de Cultura. Se dedica a temas de cine, cómics, derechos de autor, política cultural, literatura y videojuegos, además de casos judiciales que tengan que ver con el sector artístico. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Roma Tre y Máster de periodismo de El País. Nació en Roma, pero hace tiempo que se considera itañol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS