Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTUDIAR EN ESPAÑA

Seis claves que debes saber antes de viajar

Cómo realizar el primer contacto con el centro, dónde buscar una beca y qué trámites hay que completar

Algunas instituciones cuentan con un comité de bienvenida que ayuda al nuevo estudiante.
Algunas instituciones cuentan con un comité de bienvenida que ayuda al nuevo estudiante.

España se ha consolidado en los últimos años como un destino de referencia para estudiantes latino­americanos. La tendencia al alza se cristalizó entre 2008 y 2013, periodo durante el cual se duplicaron los matriculados de la región. En el curso 2014-2015, el último del que posee datos el Ministerio de Educación español, del total de 1.361.340 estudiantes matricu­lados en grados, solo el 0,1% eran latinoamericanos. Pero de los estudiantes totales de máster componían casi el 10%.

Alejandra Palomares Barrios, mexicana de 34 años y hoy directora de su propia agencia de comunicación, Derzeit, tomó la decisión de estudiar un máster en España en 2012. “Elegí el país por una cuestión de costos”, explica. “Entre mis opciones estaban Francia y Reino Unido. Al final, por ser un programa a tiempo parcial el que yo iba a estudiar, las becas me fueron negadas y tuve que solventar todos los gastos por mi propia cuenta. Así que en ningún momento dejé de trabajar como periodista para mi propio país, en un esquema freelance, para varias revistas locales”. Mirando atrás, Palomares no se arrepiente de haber dado el paso, pero cambiaría algunas cosas. Esta guía pretende ayudar a otros estudiantes en ciernes que, como ella, no han encontrado toda la ayuda que necesitaban.

¿Cuándo empezar los trámites?

“Es recomendable planificar la movilidad con al menos un año de antelación”, dice Daniela del Olmo, del departamento de posgrado de la Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid. “Esto permitirá al estudiante conocer y analizar la oferta académica en su destino y buscar programas de becas y otras fuentes de apoyo financiero que hagan posible su intercambio. Muchas universidades cuentan con un listado de instituciones socias y con acuerdos en España, con descuentos o ventajas para los alumnos”. Alejandra Palomares se muestra de acuerdo: “Yo comencé los trámites más o menos con siete meses de antelación, pero lo ideal es que sea con un año, por las convocatorias de las becas”.

Primer contacto con la universidad

Antes de pedir el visado hay que encontrar el programa y ponerse en contacto con la universidad correspondiente, ya que se necesita tener una plaza reservada para poder tramitar el permiso de residencia. “En mi caso fue la Universidad Complutense de Madrid y ellos me indicaron los primeros requisitos. Uno fue homologar mi título profesional de licenciada, lo cual es un proceso un tanto lento en mi país [México], pues necesitas que varias instituciones le coloquen un sello al documento: la Secretaría de Educación, la de Relaciones Exteriores y, por último, la embajada del país de destino, en este caso España”, detalla Palomares. “Luego remití todos mis documentos a la Complutense y, una vez aceptada, me enviaron una carta oficial para poder continuar con los trámites del visado y las becas”. Las pruebas de admisión se realizan durante este periodo. “Una vez el estudiante recibe su carta de admisión con las fechas durante las cuales se impartirá el programa, puede iniciar el trámite en la embajada o consulado español de su país”, remata Del Olmo. A la hora de elegir un posgrado hay que tener también en cuenta si se cursará un máster oficial o un título propio. Los másteres oficiales están regulados por la Agencia Nacional de Evaluación del Ministerio de Educación y están homologados en todo el Espacio Europeo de Educación Superior, integrado por 47 países.

¿Cómo obtener una beca?

La Fundación Carolina ofrece 620 becas y ayudas para el curso 2016-2017. La Fundación Beca, con base en Santiago de Querétaro (México) e impulsada por un grupo de empresarios, ofrece acuerdos con universidades y ayudas de distinto tipo en 10 países, entre ellos España, además de contar con una bolsa de trabajo. Las Fundaciones Iberdrola, Mapfre y Rotary también ofrecen vías de financiación. Y algunas universidades españolas, como la Politécnica de Madrid, cuentan con becas específicas para estudiantes latino­americanos de posgrado.

Obtener el visado

Para lograr el visado de estudiante, además de una plaza en la universidad, es necesario tener un seguro médico internacional. En la embajada o consulado español pedirán también una certificación de que el estudiante tendrá medios para mantenerse durante su estancia en España. “Y hay que tener el pasaporte en vigor durante la realización de los estudios”, añade Del Olmo. La duración y el tipo de visado dependerán del programa de estudios. “Una vez aquí, se tienen que empadronar y tramitar el número de identificación de extranjero (NIE) si tienen pasaporte de la Unión Europea o la tarjeta de identidad de extranjero (TIE) si no lo tienen”, explica Vanessa Vargas, directora de la escuela de negocios ESADE en Perú. “Otros trámites que no son de orden legal pero que deberán gestionar son el alquiler de la vivienda y el teléfono móvil. Solemos recomendar que abran una cuenta bancaria para recibir remesas y realizar pagos”.

Llevarse el título a casa

Al finalizar sus estudios, el alumno quizá tenga que compulsar el título antes de usarlo en su país de origen. Para esto necesitará obtener una apostilla. En el caso de México, Argentina, Uruguay, Belice, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador o Panamá necesitará la apostilla de La Haya, que hace referencia a un convenio internacional de 1961. Si su país no es firmante de este convenio, el Ministerio de Educación le informará sobre qué acreditación le corresponde. Si se trata de un título oficial, el trámite se realizará de forma presencial en el Ministerio. En cambio, si el alumno ha cursado un título propio, deberá acudir a un notario privado primero y terminar el proceso en el Colegio Notarial, previo pago de 18 euros.

Calidad de vida

El coste de la vida en España varía mucho de una ciudad a otra. En Madrid y Barcelona, las más caras, el coste total al mes es de unos 800 euros, según un cálculo de la Universidad Camilo José Cela, o de entre 720 y 1.200 euros, según la Universitat Autònoma de Barcelona. La variable más amplia es el alquiler: en una de estas dos ciudades, un piso compartido puede oscilar entre los 250 y los 450 euros. Uno no compartido puede subir hasta los 1.200. En ciudades más pequeñas como Santiago de Compostela o Valencia, en cambio, el alquiler de un piso de una o dos habitaciones se mantiene en los 200-350 euros, según la Universidad de Santiago de Compostela y la Cardenal Herrera. Algunas instituciones cuentan con redes para ayudar a los alumnos a encontrar alojamiento. ESADE, por ejemplo, tiene un comité de bienvenida para sus alumnos de MBA en Barcelona que está organizado por los propios estudiantes. “Asignan a cada nuevo matriculado un alumno de primero que coincida en nacionalidad, experiencia o perfil académico. De esta forma, el nuevo tiene un punto de referencia”, explica Vanessa Vargas, que añade: “Les aconsejamos que lleguen con un par de semanas de antelación para que se familiaricen con las zonas, las rutas de acceso y los medios de transporte”. Alejandra Palomares concluye: “Será una gran experiencia, pero se debe tener paciencia y la mente muy abierta para disfrutarla”.

 

La Universidad, en datos

En España hay 83 universidades, según el último informe Datos y cifras del sistema universitario español, del Ministerio de Educación, que recoge cifras del curso 2014-2015. De estas, 50 son públicas y 33 privadas, y entre escuelas y facultades existen 1.042 centros universitarios. En Madrid hay 15 universidades. Andalucía y Cataluña, en segundo lugar, cuentan con 11. En todo el territorio, en el curso 2013-2014 se matricu­laron 1.532.728 estudiantes. De los casi 250.000 alumnos que en 2013 se presentaron a las pruebas genéricas de acceso a la Universidad, el 3% provenía de fuera de la Unión Europea. En lo que respecta a los beneficiarios del plan estatal de investigación científica, técnica y de innovación (llamado I+D+i), en la convocatoria de 2013 se concedieron 925 ayudas. Más del 80% de beneficiarios fueron españoles.