Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | PANTONE 361

Mi bebé tiene un estigma

La opera prima de María Gómez-Comino es una comedia cómica sobre la aceptación o no de un niño distinto

Mi bebé tiene un estigma

Una opera prima, en clave de comedia cómica, que pasa de puntillas sobre un par de temas jugosos: el abismo que se abre en la pareja ante la acogida opuesta que cada uno de sus miembros dispensa a su primer bebé, marcado por una singularidad disparatada (que no revelaré, aunque hacerlo no destriparía la función, pues su jovencísima autora descubre tal dato a las primeras de cambio), y el estigma como destino de quién lo sufre. María Gómez-Comino podría haber tejido el tapiz humorístico que alfombra su comedia sobre un fondo de personajes mejor observados, que desgranaran los chistes más jocosos entre reacciones serias de sus interlocutores, pero ha preferido disparar en salvas tan generosas como amables su humor pródigo, para solaz de un público joven ávido de distracción.

PANTONE 361

Autora y directora: María Gómez-Comino. Intérpretes. Fernando Jiménez, Inés Sánchez, Miguel Valentín y Aida Villar. Madrid. Teatro Off de La Latina, domingos de marzo y abril.

En Pantone361 hay un par de hechos insólitos que parecen sacados de La hierba roja, un ramillete de situaciones jocosas bien planteadas, una cascada de chistes a la que convendría ponerle filtro, una escenografía povera tan atractiva como práctica, de Pepe Aragón, y unas interpretaciones resolutas, entre las cuales destaco la de Aida Villar, por la verdad con la que aborda el personaje de la madre, planteamiento que contrasta vigorosamente con la liviandad de la escritura. Miguel Valentín e Inés Sánchez tienen gracia en cada uno de los personajes secundarios: él, sin andar buscándola, y ella, yendo a por todas siempre, como cuando imita la verborrea de Antonio Ozores, con más gracia. Fernando Jiménez baila eficazmente con el protagonista menos agradecido. En síntesis, una comedia sin complicaciones a la que le vendría bien una dosis de poesía mihuriana o de mala leche neilsimoniana, cosas ambas que llegan con la edad.