Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Felipe IV’ de Rubens, dispuesto para su exhibición al público

El retrato del monarca español será la estrella de Feriarte, de Madrid, que empieza este sábado. El Gobierno, que tiene derecho a tanteo, no descarta optar a su compra

'Felipe IV', de Rubens, es colocado por Mercè Ros, en su galería de Feriarte que abre sus puertas del 21 al 29 de noviembre.
'Felipe IV', de Rubens, es colocado por Mercè Ros, en su galería de Feriarte que abre sus puertas del 21 al 29 de noviembre.

Ahí está el joven Felipe IV, por la gracia de Rubens, como un hijo pródigo 386-87 años después. Estrena un marco hispanoflamenco negro, del siglo XVII, resaltado por un listón de roble del mismo periodo colgado en una pared rojo dalia y escoltado por una pareja de floreros de Juan de Arellano. Es el único retrato original del monarca español pintado por el artista flamenco que ha sobrevivido. La galería Mercè Ros lo exhibirá en Feriarte de Madrid, la muestra artística y de antigüedades que el recinto de Ifema acogerá del 21 al 29 de noviembre. Será la estrella tras su reaparición después de 50 años en los que se le había perdido la pista. Hoy ha sido su primer día antes de la apertura oficial, y ya acapara las miradas de empleados y profesionales del pabellón 3 que preparan todo para llegar a tiempo a la inauguración del evento este viernes por la tarde.

Primer plano de 'Felipe IV', de Rubens.
Primer plano de 'Felipe IV', de Rubens.

El Gobierno español ha dicho que “no descarta” la posibilidad de adquirirlo para alguno de sus museos o instituciones. "Tenemos que estudiar la financiación y dónde podría encajar", dijo José María Lasalle, Secretario de Estado de Cultura, ayer en Valladolid en la inauguración de una exposición sobre Santa Teresa en el Museo Nacional de Escultura. El Gobierno puede ejercer su derecho a tanteo durante los próximos seis meses, es decir, que no se puede vender hasta no saber la decisión gubernamental. La obra ha sido declarada inexportable temporalmente por la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico, de acuerdo con un informe favorable del Museo del Prado. Con la alta probabilidad de que se declare inexportable indefinidamente.

¿Cuánto costará? Nadie lo sabe. Mercè Ros, la historiadora del arte, perito judicial, tasadora, asesora de coleccionistas y propietaria de la galería en quien los propietarios anónimos pusieron la obra, dice que es muy difícil saberlo. Recuerda que la copia de mejor calidad de este Felipe IV que se conservaba en Zúrich, pero que se quemó en 1985, tenía un valor estimado de cinco millones de francos suizos, es decir, unos dos millones de euros de la época. Y la última obra de Rubens (1577-1640) vendida hace dos años por la casa de subastas Sotheby’s, en Londres, Retrato de caballero, también hecha en España, alcanzó la cifra de 3,8 millones de euros.

Nueve días en Feriarte

EDICIÓN: Trigésimo novena

CARÁCTER: Abierta al público. Venta directa

FECHAS: Del 21 al 29 de noviembre de 2015

LUGAR: Pabellón 3 de la Feria de Madrid

HORARIO: De 12.00 a 21.00 horas ininterrumpidamente

SUPERFICIE: 4.000 metros cuadrados netos

EXPOSITORES: 95 expositores

ENTRADA: 10 € (Pase permanente para todos los días)

La Feria amplía su oferta e incorpora una nueva área para dar cabida a las librerías anticuarias. Como novedad acogerá ´FERIARTE COLECCIONA´, un nuevo servicio de asesoría para coleccionistas e interesados en iniciarse en la compra de arte, que cuenta además con un calendario diario de visitas personalizadas al Salón.

¿Qué destino tendría este Rubens? Nadie vaticina nada. Hay dos posibilidades: que lo compre el Gobierno para enriquecer colecciones como las del Museo del Prado, donde hay más rubens, u otras instituciones, incluida el futuro Museo de las Colecciones Reales, donde sería también un sitio natural y con brillo propio, y que se encuentra en su última fase. De no ser comprado por el Gobierno, el cuadro pasaría a venderse a particulares, y sin salir de España en caso de que se declare inexportable de manera indefinida.

El origen de esta obra está en el segundo viaje que hizo Pedro Pablo Rubens a España, entre 1628 y 1629. Era entonces el pintor más famoso y el favorito del rey español. Lo que no está claro es si lo pintó en España o en Amberes, donde tenía su estudio, que parece lo más probable. Lo cierto es que lo hizo en tabla, material que usaba para sus composiciones más ambiciosas. A la muerte del artista el cuadro desapareció, hasta que resucitó a principios del siglo XX. En los años veinte se hizo la transferencia de tabla a lienzo, para evitar la distorsión propia de la madera. Luego se le perdió la pista en los años 60. Hasta ahora.

Tres tablas usó Rubens para este retrato de busto largo de 63.5 centímetros de alto por 49 de ancho. Sus vestigios se alcanzan a notar. Solo se ha limpiado la cara del monarca pintada sobre la tabla del centro. Donde cae toda la luz que viene del lado derecho del rey y que se refleja en sus ojos muy sutilmente. Un rostro que emerge de una golilla gris donde se aprecia el trazo largo y seguro de Rubens para darle su forma circular. “Estamos acostumbrados a la vitalidad y el movimiento de Rubens en sus cuadros, pero aquí logra capturar otro tipo de vida. Alguien estático en cuyo rostro se ve la carnosidad"·, explica Mercè Ros.

"Creo que es una pieza única. No hay que perdérsela", dice Ana Larrañaga directora de Feriarte. Esta 39ª edición, agrega Larrañaga, ha aumetnado en un 6.8% su particpación y esperan que las ventas sigan su curva ascendente que ya se notó en 2014.

Mercè Ros durante la instalación de 'Felipe IV', de Rubens.
Mercè Ros durante la instalación de 'Felipe IV', de Rubens.

Más información