Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿El último Womad en Fuerteventura?

La última edición del festival de música étnica acabó el sábado y el nuevo cabildo de la isla no ha mostrado interés en renovarlo

Actuación de Afriqoi en el Womad de Fuerteventura.
Actuación de Afriqoi en el Womad de Fuerteventura.

Asian Dub Foundation cerró anoche la segunda edición de Womad en Fuerteventura. A partir de ahora se abre un año en el que tanto la organización como la administración reflexionarán sobre la continuidad del festival en la isla majorera. Otras posibilidades, otros escenarios, están sobre la mesa y el Cabildo de Fuerteventura, renovado en mayo y principal inversor, no ha mostrado el interés que tenían sus predecesores en el cargo.

Womad y Fuerteventura se encontraron en 2014 y ha funcionado desde entonces como un idilio aparentemente natural. Womad llega y abarca una de sus playas, la de Gran Tarajal, en donde se desarrolla el festival, con dos escenarios enfrentados en la arena y aprovechando la simpática primavera de noviembre que deja el peculiar clima de Canarias.

Concentrado en dos días, el viernes fue un aperitivo de un sábado apoteósico. Eso sí, un excelso Orlando Julius sobresalió con esa música que te hace saber que estás en el festival del león, a modo de bienvenida. Medio siglo hace de que publicara Super Afro Soul, tan adelantado a su tiempo y que le permitió extender su influencia musical a Estados Unidos. Ahora, presenta Jaiyede Afro, editado en 2014, y que es una extensión de su elegancia sobre el escenario. Novalima desató, después, la fiesta elevando decibelios y ritmo, con una música que recorre medio planeta. Y destacable también fue la actuación de Orchestra Baobab, que echó el cierre de la primera noche en el escenario principal con un austero despliegue sonoro.

Del cartel del sábado había poco prescindible. Fue delicioso escuchar parte del último trabajo de Spiro, Welcome Joy and Welcome Sorrow, una banda cuyo inicio bajo este nombre se ubica en 1997 y que tiene cinco trabajos publicados. Mandolina, acordeón y violín con ritmos endiablados y sugerentes que invitaban a disfrutar de lo que estaba por venir. Baloji, luego, reventó el escenario principal. La energía de este poeta y compositor, músico de largo recorrido y que se dejó todo en el escenario, tomó por sorpresa a un público que ya a esta hora del sábado escenificaba el rugido del león que supone Womad.

Con los últimos acordes de Baloji, saltaba al escenario enfrentado Eska, elegante, con una voz que se metió hasta en la última casa de Gran Tarajal. La cantante nacida en Zimbabue ha hecho arreglos y girado con Cinematric Orchestra o Zero 7 y en el escenario demostró su fondo musical, a través de una actuación impecable.

Amparo Sánchez siempre es una buena opción, pero quizás este #7N era necesaria. Antes de su espectáculo participó en una marcha contra las violencias machistas y leyó un emotivo manifiesto. Y luego amenizó con garra y seducción musical en una noche que presentaba la playa repleta, el cielo despejado y dejaba la temperatura alrededor de los 20 grados. Recorrió su trayectoria musical, agradecida, y dando voz a la lucha por la igualdad.

Afriquoi fue el prolegómeno perfecto para que Asian Dub Foundation resolvieran de forma brutal este Womad 2015. La banda, guerrera, no deja paz para intermedios musicales y retumba con éxitos nada comunes , pero con los que ha danzado medio mundo gracias a una música que parece en evolución constante y que consigue que temas de más de hace más de una década sigan vigentes, como recién creados.

Ahora, una vez se ha echado el cierre de Womad 2015 se inicia el embrión del festival del próximo año. Aún no es seguro que se realice en Fuerteventura. Dania Devora, directora de Womad España, explicaba a EL PAÍS que se “abre un periodo de reflexión en el que decidiremos qué hacer”. El Cabildo de Fuerteventura, por su parte, se encuentra en la misma situación. Y Gran Canaria, particularmente Las Palmas de Gran Canaria, espera que algún día vuelva a casa. Después de cuatro años en los que el PP gobernó la ciudad y desterró a Womad, ahora ha quedado en la oposición y la concejala de Cultura, Encarna Galván (PSOE) ha expresado su deseo de que regrese a Las Palmas de Gran Canaria. Para saber la resolución, habrá que esperar. Ahora toca disfrutar de la dulce resaca que deja el rugido del león, que este año volvió a sonar en medio del Atlántico.