Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El documental de todos nosotros

El megaproyecto 'Human' lanza una oda al planeta y sus habitantes

Retrato de una entrevistada en Ouagadougou (Burkina Faso).
Retrato de una entrevistada en Ouagadougou (Burkina Faso).

Hacia el final de Human, aparece un niño congoleño de 12 años. Vive en la calle, en Kinshasa, ya que en su casa decretaron que estaba embrujado y le echaron. Ya no tiene familia ni un techo, no le queda nada. Y mirando fijo a la cámara, el chico suelta: "Todos tenemos una misión en este mundo. He de encontrar la mía". "Si él se lo plantea, ¿cómo no vamos a hacerlo nosotros?", ataca Yann Arthus-Bertrand (París, 1946), el director francés del proyecto. Su esperanza es la que encierra Human, una gigantesca oda al ser humano en forma de documental que se presentará a la vez el sábado 12 en el festival de cine de Venecia y ante la Asamblea General de la ONU.

Durante tres años, Arthus-Bertrand (que ya rodó otro megaproyecto parecido, Home) recorrió el planeta en busca de respuestas. Hizo las mismas preguntas a 2.020 hombres y mujeres de 60 países y 63 idiomas, ya fueran desconocidos o el expresidente de Uruguay José Mujica. Y filmó con un plano fijo y un fondo negro sus temores, deseos, pesadillas, alegrías y recuerdos.

De ahí que en Human haya un niño africano que todavía no entiende por qué su madre le vendió y un estadounidense en el corredor de la muerte que revive en sus palabras el asesinato por el que le condenaron. Hay un hombre que rememora cómo cortaron a sus familiares a pedazos ante sus ojos y un abuelo que todavía se conmueve al hablar del amor de su vida. Hay lágrimas, risas, desesperación y entusiasmo. Básicamente, la humanidad encerrada en tres horas. Tanto que resulta imposible no sentirse identificado con los entrevistados, aunque vivan existencias totalmente distintas y a miles de kilómetros.

Al propio Arthus-Bertrand le sucedió, hasta el punto de que cada entrevista que eliminaba del montaje final era como cortarse "un brazo". De las más de 2.000 horas de filmación, logró un primer corte de 12 horas. Luego ocho. Finalmente tres. Suficientes para él, pero no para Thierry Frémaux, director del festival de Cannes, que le dijo que le hubiese encantado enseñar la película en el certamen pero que era demasiado larga.

Sin embargo, para el director era la duración mínima para sintetizar todo lo que quería transmitir. "¿Por qué hay tráfico de armas para matarnos? ¿Por qué la homofobia es defendida por la ley en tantos países? ¿Por qué miles de personas no tienen derechos en la India?", es solo una pequeña parte de los dilemas que Arthus-Bertrand quiere suscitar en el espectador. El cineasta está convencido de que es "demasiado tarde" para el pesimismo y el momento para la humanidad es ahora o nunca. No por nada es un activista aguerrido de la lucha por el medio ambiente. "Ya no podemos negar la realidad o fingir que estamos ciegos. Lo hemos hecho hasta ahora y mire la crisis actual de los inmigrantes: sabíamos que tarde o temprano pasaría", defiende el director, que también filmó testimonios en Melilla y Lampedusa.

Una historia tan universal necesitaba un modelo de distribución a la altura: Human está pensado para llegar a todo el mundo, literalmente. El anterior filme de Arthus-Bertrand, Home, ha sido visto por 600 millones de personas, y este aspira a superarlo. ¿Cómo? Ante todo, la película está financiada por dos fundaciones, la de la rica familia Bettencourt y Good Planet Foundation. De ahí que toda la carrera del filme sea regida por una regla básica: ningún ánimo de lucro.

Retrato de un entrevistado en París.
Retrato de un entrevistado en París.

Human se va a estrenar primero en las salas, de momento en Francia mientras negocian con el resto del planeta –España entre ellos, con ciertas condiciones: el equipo solo se quedará el porcentaje mínimo legal y pedirá a distribuidores y exhibidores hacer lo mismo, en beneficio del espectador. "El precio medio en el estreno en Francia es de unos tres euros", cuenta Charles-Evrard Tchekhoff, responsable de difusión de Good Planet Foundation. A la vez, Google dedicará todo el día 12 de septiembre al filme, con una página especial llena de materiales extra, fotografías y decenas de las cientos de entrevistas cortadas.

A partir de ahí, la película irá a la televisión y el equipo de Human la ofrecerá gratuitamente para cualquiera que esté interesado en un estreno no-comercial. "¡Escríbalo así, tal cual, para que se sepa!", tercia Tchekhoff. En Francia, por ejemplo, ya se han adherido escuelas, cárceles o fundaciones. El director lo deja claro: "No es mi filme. Es vuestro". De ustedes. De todos.