Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puerta grande para El Juli y Perera en la primera de la feria de Cuenca

Finito, Padilla y Manzanares cortan nueve orejas y un rabo en Sanlúcar de Barrameda

El Juli y Miguel Ángel Perera cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros en el primer festejo de la feria de San Julián de Cuenca, en el que Alejandro Talavante, que sumó otro apéndice, no les acompañó en la salida a hombros por culpa de la cicatería presidencial.

Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Daniel Ruiz, el quinto como sobrero, desiguales de presentación y de juego también variado. Destacó el gran cuarto, premiado con la vuelta al ruedo.

Julián López El Juli: pinchazo y estocada corta (ovación); y estocada (dos orejas); Miguel Ángel Perera: pinchazo, estocada y descabello (oreja tras aviso); y metisaca y estocada (oreja), y Alejandro Talavante: estocada tendida y descabello (oreja tras aviso); y pinchazo y estocada tendido (gran ovación tras fuerte petición de oreja, y bronca al palco por denegarla)

El Juli mostró dos versiones bien distintas en cada toro de su lote, ya que en su primero, un toro terciado y flojo, estuvo con escaso compromiso en una faena aseada, fácil, pero sin estrecheces, acompañando más que mandando y haciendo las cosas demasiado deprisa, sin imponerse. El cuarto toro fue bravo, de incansables y enclasadas embestidas. Ya en el capote, El Juli dejó dos exquisitas verónicas, aunque lo mejor llegaría con su poderosa muleta, con la que ejecutó un toreo de inmensa autoridad. El astado, de nombre Pajarito, recibió los honores póstumos de la vuelta al ruedo.

Perera demostró que anda en un momento de notable progresión. Al segundo del festejo, un toro encastadito y con movilidad, lo sometió por el pitón derecho en series limpias y compactas. Por el izquierdo, en cambio, no quiso ni verlo. También sirvió, y mucho, el quinto bis, un ‘novillo’ por su escasa presentación, pero que se movió con buen son en las telas de un Perera, sensacional en el toreo en redondo y por naturales.

Talavante también rayó a muy buen nivel. A su primero, toro manso y descompuesto, lo toreó muy bien con el percal. Muleta en mano, el extremeño lo toreó de forma soberbia. Fue una faena de seguridad y buen oficio. El sexto tampoco sirvió demasiado, pero nuevamente se vio a un Talavante muy relajado y sereno. El público vibró con él, excepto el presidente, que le denegó una oreja pedida por la mayoría.

Triunfal corrida en Sanlúcar de Barrameda

Entretenida tarde de toros la vivida en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, en la que se vio la clase de Finito de Córdoba, la entrega de Juan José Padilla y la profesionalidad de José María Manzanares. Los tres salieron a hombros.

Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, cómodos de pitones, nobles y con movilidad.

Finito de Córdoba, oreja y dos orejas; Juan José Padilla, dos orejas y rabo, y dos orejas, y José María Manzanares, oreja y oreja.