Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amargo: “No salgo al escenario sin echarme mi 'fufú' en el pelo”

El bailaor actúa con su espectáculo 'Poeta en Nueva York' en el Teatro del Generalife

El bailarín Rafael Amargo.
El bailarín Rafael Amargo.

El bailaor Rafael Amargo (Valderrubio, Granada, 1975) prosigue su espectáculo Poeta en Nueva York en Granada. El artista, que actúa por primera vez en su tierra, ameniza las veladas lorquianas en los Jardines del Generalife hasta el sábado 29 de agosto.

P. ¿Qué quería ser de mayor?

R. Artista. Siempre he soñado con un escenario, con hacer reír y hacer feliz a la gente.

P. ¿Tiene alguna manía?

R: Echarme mi fufú en el pelo y peinarme mucho. Lavarme los dientes antes de salir al escenario es religioso.

P. ¿Reza antes de bailar?

R. Sí, pero sobre todo lo hago por mi madre. Me tiene un pequeño altar.

P. Confiese aquí y ahora algo inconfesable.

R. Mi pasión por la cocina. Un día de estreno cocino para los míos. Tengo que tener actividad los días de estrés, si no, no tendría uñas.

P. ¿Qué espina lleva clavada?

R. Que no haya cura para el cáncer. Mi padre ha sufrido mucho y tengo amigos jóvenes a los que se le ha llevado la enfermedad.

P. ¿Qué es un oxímoron?

R. Pues... un habitante de Morón de la Frontera con mucho óxido.

P. ¿A qué le suena catáfora?

R. Me suena a ánfora... Qué gracia las preguntas que me haces.

P. ¿Cómo es el viaje al centro de su alma?

R. Viajar al centro de mi alma es que me mires y se me partan los cinco sentíos.

P. ¿Qué le hace reír hasta no poder más?

R. Vanessa Gálvez La Lirio, una bailarina de mi compañía. Es una belleza y artista natural orgánica. Me vuelve loco.

P. Algo que le encantaría tener ya.

R. Un pasaje para ir a la luna, porque soy muy lunático.

P. El último espectáculo con el que lloró.

R. No lo recuerdo. Pero se me pusieron los pelos de punta con el espectáculo de ballet de París, con Marie-Claude Galland.

P. Complete la frase: se me da fatal...

R. Hacer las cosas que no siento.

P. Dígame algún proyecto que desee hacer.

R. Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez; una obra sobre el cine de Luis Buñuel; y El público, de Federico García Lorca, porque creo que es igual de difícil que Poeta en Nueva York.

P. ¿Qué hay antes y después del baile?

R. Antes, una inmensa preparación. Y después... seguir bailando. Cuando uno lleva toda la vida haciéndolo, no sabe hacer otra cosa.

P. ¿A qué le tiene miedo?

R. Tengo miedo a la incultura. A la gente que está por encima de sus valores, a la gente mala y que no está preparada.

P. ¿Con qué baile de su obra se siente más identificado?

R. Con la escena de Norma, el paraíso de los negros, de mi espectáculo Poeta en Nueva York. Hago una comparación entre dos grupos discriminados: los negros de Harlem que vio Lorca y los gitanos del siglo XXI.

Fe de errores

El espectáculo de Rafael Amargo en Granada no acabó el pasado lunes, como se publicó en una primera versión de esta noticia, sino que finaliza el sábado 29 de agosto.

Más información