Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de libros de literatura se desploma en España

Las obras literarias bajan un 30,5% sus ventas en 5 años. El 'e-book' sigue su lenta subida

Un puesto de libros el pasado 23 de abril, Día del Libro, en Madrid. Ampliar foto
Un puesto de libros el pasado 23 de abril, Día del Libro, en Madrid.

La alarma en el mundo editorial vive una ligera tregua. Los libros de texto y de literatura infantil y juvenil paran el desangre de la facturación del mercado interior del libro en España, arrastrado por el desplome continuado de las obras de literatura que desde 2010 han perdido un 30,5% de sus ventas. Así lo revela el informe del Mercado Interior del Libro en España 2014, presentado este martes por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), en Madrid. Daniel Fernández, presidente de FGEE, ha recurrido a un proverbio chino para describir la situación: "Para salir del pozo hay que dejar de cavar y eso es lo que parece que hemos hecho en 2014".

Tras una caída acumulada de 1.000 millones de euros en la facturación entre 2008 y 2013 (cerca de un 40%), el año pasado el aumento de la industria editorial fue del 0,6%, por primera vez desde la crisis, hasta llegar a los 2.195 millones. Esa ligera recuperación se debe al incremento de las ventas del 3% en libros de texto (representa el 34% de la cuota del mercado), del 3,1% en literatura para niños y jóvenes (12,5% del mercado) y del 2,7% de las obras de Ciencias sociales y Humanidades (10,8%).

La sorpresa la ha dado el descenso de ventas de obras literarias (representan el 20,4% de la facturación total del mercado), esos títulos comprados para ser leídos por placer, que ha perdido casi una tercera parte de su cuota de mercado (30,5) en cinco años. Este segmento o materia vendió 447 millones de euros, unos 150 millones menos que en 2010. En este periodo de crisis los lectores le han dado la espalda en especial a la literatura de género o best seller: tanto la erótica (bajó sus ventas en el último año un 78,2%), la romántica (34% menos), ciencia ficción y terror (19% menos), policiaca (12,9% menos). Las que menos descendieron fueron las obras clásicas (7,2%) y las contemporáneas (0,4%).

Las posibles causas de este comportamiento son varias. Por un lado, estarían, además del factor económico que obliga a la gente a establecer prioridades, el hecho de que la lectura tiene fuertes competidores en el mundo digital, cuya oferta de ocio es más barata o gratis, como advirtieron a EL PAÍS el viernes pasado, en el reportaje Retrato robot del lector español, los responsables de las firmas de medición y venta de libros de Nielsen, Pedro J. Domínguez, y de GFK, David Peman. Por otra parte, ese descenso estaría en una migración de soporte: el hecho de que la gente ha preferido comprar libros más literarios en papel y dejado las novedades más populares (donde está la principal caída) para el e-book, donde precisamente estos libros han visto un incremento importante al pasar de 13 millones de euros de facturación en 2013, a 17 millones el año pasado.

Las cifras de facturación confirman que ha desaparecido la cuarta parte del mercado. "Una de las principales razones se debe al todavía bajo índice de lectura de los españoles y que la enseñanza de las Humanidades no ha sido una prioridad de los Gobierno", se ha lamentado Daniel Fernández. Otro dato señala que el año pasado se imprimieron 73 millones de libros que no se vendieron, por lo que su destino final fue la trituración, los saldos o los regalos.

La geografía actual de la venta de novelas en España tras ese descenso en la facturación de un 30,4% en cinco años muestra una estrategia de las editoriales que no ha funcionado. Mientras los diferentes sellos han aumentado la oferta de títulos (para que haya más variedad de temas y autores: 10.039 títulos, frente a los 9.773 de 2013), disminuyeron en un 14,8% el número de ejemplares editados (37.355, frente a los 43.838 de 2013) y, por lo tanto, la tirada media de cada título descendió un 17% (3.721, frente a los 4.485 de 2013, y más aún frente a los 4.823 del 2012). Eso es lo que opinan Daniel Fernández, presidente de la FGEE; Rosalina Díaz, vicepresidente; y Antonio María Ávila, director ejecutivo.

La hora de los secundarios

Facturación de libros en 2014: 2.195 millones de euros, un 0,6% más que en 2013.

Caída acumulada: un 37% desde 2009.

Edición y precio: se editaron 78.508 títulos, la tirada media fue de 2.886 ejemplares por título y el precio medio fue de 14,29 euros.

Cuotas de mercado: los libros de textos representan el 34,1%, la literatura el 20,4% y los de infantil y juvenil el 12,5%.

Libro digital: 110 millones de euros facturados (5% del mercado, 37% más que el ejercicio anterior). Las materias más vendidas son: Ciencias Sociales y Humanidades (44,2%), Derecho y Ciencias Económicas (41,9%), texto no universitario (22,4%) y novela (15,6%).

La otra caída espectacular e inesperada, al menos al principio, es la del libro de bolsillo. En cinco años su descenso en el número de títulos editados es del 38% (3.615, frente a los 6.001, de 2010), y en la facturación ha perdido un 40% (103 millones, frente a los 176,6 de 2013). Es curioso porque al comienzo de la crisis, en 2008, las esperanzas estaban puestas en él, el sector pensaba que este formato, por su precio (la mitad de la tapa dura), iba a ser el preferido de los compradores. Pero olvidaron tres detalles: Uno, que si hay poco dinero para gastar en libros la gente ha preferido invertir en una buena edición de tapa dura; dos, que la oferta de libros de bolsillo es sobre todo de fondo, clásicos, porque las novedades aparecen ahí varios meses después y son lo que más quiere la gente y por ende lo que más factura; y tres, que la gente ante la imposibilidad de leer una novedad a buen precio ha preferido hacerlo en formato digital ya sea de manera legal, ilegal o alegal. 

Pero no todo son caídas y descensos. La producción editorial en las otras lenguas del Estado distintas al castellano aumentó. En catalán se editaron 10.850 títulos (5,7% más), en euskera 1.696 (8,6% más) y en gallego 1.881 (7,7% más).

El libro digital sigue su lento ascenso y, por primera vez supera, al de bolsillo. El año pasado facturó 110 millones de euros y ya representa el 5% de la cuota total del mercado editorial español. Sus ventas aumentaron un 37% respecto al ejercicio anterior. Las materias que más se venden en este formato son de Ciencias Sociales y Humanidades (44,2%), Derecho y Ciencias Económicas (41,9%), texto no universitario (22,4%) y novela (15,6%). Ahora son cada vez más quienes leen literatura en soportes y artilugios digitales.

Fe de errores

La facturación del libro digital en España, el año  pasado, fue de 110 millones de euros, y no 110.022 millones como decía en la primera versión del artículo.

Más información