Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alejandro Talavante estrenó la puerta grande del nuevo Coliseum de Burgos

Juan José Padilla corta un rabo en León, y Martín Escudero triunfa en su alternativa, en Soria

Alejandro Talavante fue el gran protagonista del festejo inaugural del Coliseum Burgos, con el que se inició también su feria taurina, al cortar dos orejas y abrir la primera puerta grande de la historia del nuevo coso burgalés, que colgó el cartel de 'no hay billetes'.

Se lidiaron toros de Antonio Bañuelos, aceptablemente presentados, pero de muy poco juego por su absoluta falta de fuerzas, con la única excepción del buen tercero. Cuarto, quinto y sexto, pitados en el arrastre.

Enrique Ponce: pinchazo y estocada (ovación tras petición); pinchazo y estocada (silencio); El Juli: estocada (oreja tras aviso), y media (silencio); Alejandro Talavante: estocada (dos orejas); dos pinchazos, estocada y siete descabellos (silencio).

Burgos ha abierto una nueva etapa en su historia taurina con la inauguración del nuevo coso taurino y pabellón multiusos del Coliseum Burgos, que con su modernidad ha venido a reemplazar la solera y el sabor del antiguo coso del Plantío.

La tarde no pudo empezar mejor con un entradón de ‘no hay billetes’ en taquilla para ver a tres de las figuras más importantes del momento, que, al final, pasaron de puntillas a consecuencia del deslucido juego de los toros burgaleses de Antonio Bañuelos, encargados de ensombrecer un día tan señalado en la ciudad.

Sólo uno embistió de verdad, el tercero de la corrida, que le tocó a Alejandro Talavante, que protagonizó el único momento que quedará para el recuerdo del estreno del Coliseum Burgos. Una faena pletórica por gusto, expresión y unidad, que, tras una buena estocada, puso en sus manos las dos orejas.

Otro atisbo de lucimiento ocurrió en la primera faena de El Juli, que sometió a base de capacidad, firmeza y autoridad a un ‘bañuelo’ que medio se dejó, y al que acabó cortando una oreja.

El resto de la corrida, para olvidar. Ni Talavante ni el Juli lograron sacar nada mínimamente lucido ante sus segundos toros, y mucho menos Enrique Ponce, que sorteó el peor lote en conjunto, y apenas pudo destacar en algunos detalles.

Triunfos de Padilla y El Fandi en León

 Los diestros Juan José Padilla y David Fandila El Fandi abrieron la puerta grande del coso de León tras repartirse seis orejas y un rabo, mientras Francisco Rivera Ordóñez Paquirri fracasó con sus dos toros y fue pitado.

Con media entrada se lidiaron cinco toros de Jandilla y uno de Vegahermosa, bien presentados, pero desiguales de juego. Destacó el cuarto, que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Juan José Padilla, dos orejas, y dos orejas y el rabo; Francisco Rivera Ordóñez, silencio y pitos, y El Fandi, dos orejas tras aviso y palmas.

Padilla consiguió un clamoroso triunfo gracias a dos buenas faenas, sobre todo a su segundo, en el que estuvo esforzado y valiente, y logró exprimir al animal, que fue premiado con los honores de la vuelta al ruedo.

Peor suerte tuvo Rivera Ordóñez, quien en su primero se enfrentó a un toro sin fuerzas al que no logró sacar partido. Después, enfadó a los tendidos en el quinto, en el que se mostró abúlico, sin lograr dar dos pases en condiciones al animal, por lo que fue pitado.

La corrida se recuperó en el tercero de la tarde con un Fandi muy bullidor; cerró la faena con una estocada hasta la empuñadura y paseó las dos orejas. El sexto se paró y, pese a sus voluntariosos intentos, no pudo estructurar una labor lucida.

Martín Escudero, nuevo matador de toros

El diestro madrileño Martín Escudero abrió la puerta grande la tarde de su alternativa, que tomó en Soria durante el segundo festejo de la Feria de San Juan, en el que Sebastián Castella cortó una oreja tras sufrir una fea voltereta, y Perera se fue de vacío.

Con algo menos de tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de La Palmosilla, el segundo como sobrero, nobles en general, pero carentes de fuerza.

Sebastián Castella, silencio y oreja; Miguel Ángel Perera, silencio y ovación, y Martín Escudero, que tomaba la alternativa, vuelta al ruedo y dos orejas.

Otros festejos

Fernando Robleño y Alberto Durán, que cortaron dos orejas cada uno, salieron a hombros en el primer festejo de la feria taurina en honor a San Pedro de Zamora.

Con media entrada, se lidiaron toros del Conde de Mayalde, bien presentados y de variado comportamiento. El quinto fue premiado con la vuelta al ruedo.

Fernando Robleño, oreja y oreja; Juan del Álamo, ovación y vuelta al ruedo, y Alberto Durán, oreja y oreja.

Por su parte, el diestro gaditano David Galván cortó tres orejas en Algeciras, en un festejo en el que Morante de la Puebla cuajó una gran faena que no remató con la espada, y José María Manzanares cortó un apéndice y sufrió una voltereta.

Con más de media entrada, se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo, aceptables de presentación, deslucidos y faltos de casta.

Morante de la Puebla, silencio tras aviso y ovación; José María Manzanares, oreja y ovación, y David Galván, dos orejas y oreja.

Por último, un espectáculo de rejoneo cerró la feria de Badajoz, y salieron a hombros los caballeros Hermoso de Mendoza y Diego Ventura tras cortar dos orejas cada uno.

Con media entrada, se lidiaron toros de Los Espartales, de excelente presentación y juego, que permitieron el lucimiento de los toreros a caballo.

Joao Moura padre, rejón trasero y dos descabellos, una oreja; Joao Moura hijo, medio rejón sin soltar, una oreja; Hermoso de Mendoza, rejón certero, dos orejas; Diego Ventura, rejón, dos orejas; Andrés Romero, rejón contrario y dos descabellos, una oreja, y Miguel Moura hijo, un rejón caído, una oreja.