Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IVAM pagó por obras de arte hasta un 1.500% más de su valor de mercado

La auditoría de la Generalitat valenciana revela numerosas irregularidades durante la dirección de Consuelo Ciscar

Durante años, bajo la dirección de Consuelo Ciscar, el  Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) apostó por el artista y arquitecto portugués Julio Cuaresma. Exhibió sus pinturas tanto en las dependencias del museos como en numerosas exposiciones en el extranjero. Y también le compró obra, por la que llegó a pagar hasta un 1.500% más de su valor de mercado, según recoge la auditoría realizada por la Intervención General de la Generalitat, de la que depende el museo.

Es sólo un caso muy llamativo de toda una serie de irregularidades, incumplimientos o actos administrativos no justificados que recoge este informe provisional, titulado De procedimientos de gestión económico-financiera de las actuaciones realizadas por el Instituto Valenciano de Arte Moderno, y delimitado sobre todo al periodo entre 2009 y 2013. El IVAM ha presentado a la Generalitat sus alegaciones a la auditoria. 

Este informe fue solicitado por una funcionaria de la Consejería de Cultura cuando se hizo cargo, temporalmente, de la dirección del centro, una vez el Gobierno valenciano prescindió en 2014 de los servicios de Ciscar, tras 10 años al frente del mismo en la etapa más polémica del centro.

En 2011, el museo adquirió el cuadro de Julio Cuaresma Della bestia triunphante por 32.400 euros. Sin embargo, su valor de mercado alcanza como máximo los "2.000 euros". Esta es la estimación que realiza el experto requerido por la Intervención de la Generalitat en función de los precios pagados en subastas por otros óleos del mismo autor (en 2010, 400 euros; en 2011, 600 euros y en 2012, 300 euros).

El tasador es el profesor de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, Jaime Brihuega, un profesional de experiencia acreditada e integrante del comité que valora las donaciones (que no las compras) al IVAM, también bajo la dirección de Ciscar. El Ministerio de Cultura declinó hacer otra valoración, a instancias de Intervención, por considerarse no competente.

Obra de Cuaresma 'Della bestia triunphante' comprada por el IVAM por 32.400 euros y valorada por un experto en 2.000 euros, según el mercado. La imagen se ha obtenido del blog del artista. ampliar foto
Obra de Cuaresma 'Della bestia triunphante' comprada por el IVAM por 32.400 euros y valorada por un experto en 2.000 euros, según el mercado. La imagen se ha obtenido del blog del artista.

Hay más sobrecostes, si bien sólo se practicó "una muestra aleatoria de obras adquiridas [en total cinco] en el periodo de control", apunta el informe de la Intervención. Por ejemplo, el IVAM pagó en 2009 por la fotografía The deluge, de Miao Xiaochun, 18.000 euros y su valoración es de 8.000 euros, un 125% menos. También pagó 128.400 euros por una obra de Natividad Navalón, valorada en un máximo de 75.000 euros. De las cinco piezas analizadas por el experto, la diferencia entre lo pagado y lo valorado oscila entre el 45% y el 1.520%. 

En 2008, eI IVAM adquirió un conjunto de 63 fotografías chinas al galerista Gao Ping, encarcelado posteriormente por ser el presunto cabecilla de una red mafiosa de blanqueo de dinero en España, por 442.280 euros, un precio por encima de su valor en el mercado, según se advirtió desde dentro del museo. Intervención alerta ahora de que el título de las obras adquiridas finalmente no coincide con el del informe favorable de la Comisión de Adquisición. 

Otra operación rodeada de polémica sobre la que hace hincapié Intervención fue el contrato de compraventa y donación con José Luis Rueda, heredero de Gerardo Rueda, por 2,3 millones de euros. Se adquirían siete obras y se debían recibir 77 como donación. La auditoría señala que una de las obras compradas no consta en las dependencias del museo, aunque figura como entregada, así como tampoco se recibieron 32 obras donadas.

Exposición de Gearardo Rueda en el IVAM, en 2006. ampliar foto
Exposición de Gearardo Rueda en el IVAM, en 2006.

En cuanto a las irregularidades detectadas en las publicaciones del museo, Intervención señala la edición de los 20 números de la revista Cuadernos del IVAM por un importe total de 2,3 millones de euros desde 2004 al 2014. Se adjudicó directamente a la firma Arlanza Editores, luego absorbida por Unidad Editorial Revistas. Cuadernos del IVAM se distribuía junto a la revista Descubrir el arte, que estuvo dirigida por Rafael Sierra, colaborador habitual de Consuelo Ciscar. Sierra comisarió numerosas exposiciones en el IVAM y también algunas muestras del joven artista Rablaci, hijo de Ciscar y de Rafael Blasco, extitular de varias consejerías durante el mandato del PP en la Generalitat y ahora condenado por el Tribunal Supremo a seis años y medio de prisión por varios delitos en el manejo de fondos destinados a la cooperación. 

Intervención alerta del fraccionamiento del contrato de Cuadernos del IVAM, cuando debería haber sido una "licitación genérica a través de un procedimiento abierto". Verifica, además, que constan en el museo informes desfavorables a tal contratación de la Jefa del Departamento de Gestión Administrativa del IVAM por "omitir los trámites legales". 

También se detiene Intervención en la contratación por 213.000 euros, entre 2009 y 2011, de Miguel Ángel Sazatornil para prestar los servicios para la Coordinación Cultural y la Gestión de Espacios Expositivos para el IVAM en Asia. "No consta procedimiento de licitación y adjudicación para la prestación de servicio" y "el pago del precio del contrato se realizó antes de la fecha del fin" del contrato, advierte la auditoría sobre la contratación de Sazatornil, compañero de María Cruz Alonso, cuando ésta comisarió una exposición de Rablaci por varias ciudades chinas, en colaboración con Sierra.

Entre otras cuestiones procedimentales y administrativas, la auditoría también pone peros en los gastos mensuales de 2.823 euros desde 2009 hasta 2012 a Norberto Martínez por prestar servicios como colaborador literario y corrector de textos, sin que conste la formalización de ningún contrato. El pago de dichos servicios acabó cuando Martínez fue nombrado subdirector de Publicaciones del IVAM. Además, la auditoría repara en el pago de viajes y dietas a Pilar Mundina, ayudante de Ciscar, por un total de 37.903 euros "sin que se haya acreditado el motivo de sus desplazamientos ni la relación laboral de esta persona con el IVAM".

Consuelo Ciscar fue nombrada directora del IVAM en 2004 bajo el mandato del entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps, del PP. En abril de 2014, el Gobierno presidido por Alberto Fabra, escenificó una salida pactada con Ciscar, que en realidad fue una destitución, y la puesta en marcha de un concurso internacional para elegir al nuevo director, en el que salió elegido José Miguel García Cortés. Consuelo Ciscar ha declinado pronunciarse sobre el informe de Intervención, tras el requerimiento de este diario.

Reacciones políticas

A los pocos minutos de publicar el informe de Intervención por EL PAÍS, la consejera de Cultura y portavoz del Gobierno de la Generalitat, María José Catalá, recordó este jueves que ella pidió la auditoría a la Consejería de Hacienda el 9 de mayo de 2014 y que bajo su mandato las compras se realizaron con la ley de contratos. Añadió que el informe aún es provisional [Hoy mismo el museo ha entregado sus preceptivas alegaciones a la Generalitat, las conclusiones de las cuales se explican más abajo]. Sobre las valoraciones de las obras de arte, manifestó que se han de contrastar esas tasaciones, durante la sesión de constitución de la Mesa de las Cortes Valencianas.

Fuentes de la Generalitat agregaron que no se apreciaron indicios de conducta penal cuando se analizó el informe de Intervención e incidieron también en que cualquier funcionario tiene la obligación de denunciar si observan indicios de delito.

La nueva dirección insta a actuar a la Abogacía de la Generalitat

El nuevo equipo directivo del IVAM, liderado por José Miguel Cortés, responsable del museo desde el pasado septiembre, ha presentado un escrito de alegaciones, como es preceptivo, al informe de la Intervención de la Generalitat. En su último apartado, señala: "Sin perjuicio de lo expuesto en las alegaciones anteriores, el informe de la Intervención relata numerosas irregularidades que suponen un grave quebranto para el erario público y, en particular, para el maltrecho presupuesto del IVAM". Estos hechos podrían constituir además conductas tipificadas en el ordenamiento jurídico penal que desbordan la capacidad de los servicios del IVAM para responder adecuadamente a la gravedad de tales hechos por lo que es necesario dar traslado a la Abogacía de la Generalitat al objeto de que se interpongan cuantas acciones sean necesarias para la recuperación de los importes señalados en el Informe de la Intervención General, así como para la determinación de las responsabilidades a que se hubiere lugar".

En sus alegaciones, el IVAM también explica algunos procedimientos administrativos cuestionados por la Intervención, los cambios acometidos por la nueva dirección y la corrección de otros, a tenor de las recomendaciones de la Intervención.

Respecto a la compra al heredero de Gerardo Rueda, se indica que se han reclamado las 33 obras que faltan, cuyo depósito en la Fundición Capa era conocido por el museo. También se rebaten algunas recomendaciones.

En relación con la publicación de Cuadernos del IVAM, la dirección del museo traslada a Intervención de no continuar con la misma y que para el número 20, el último de los editados, no ha sido la factura (90.000 euros) a la empresa editora "por no haber justificado la efectiva realización del contrato". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información