Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘fiestón’ ‘light’ de Los 40 Principales

El festival Primavera Pop cumple 10 años arropado por el público adolescentes

Auryn en el Concierto 40 Primavera Pop 2015.
Auryn en el Concierto 40 Primavera Pop 2015.

“¡Vais a salir en vídeo!”. El público del Palacio de Vistalegre responde al animador con un sonoro aullido. “¡Vais a salir en Instagram!”. El aullido se redobla. Los 10.000 asistentes al festival Primavera Pop de 40 Principales tienen clara sus prioridades. Y les delatan. En el centro de la pista, adolescentes esperando a sus ídolos del año. En los extremos y sentados en las gradas, sus padres, menos interesados por la boyband Auryn, los mexicanos CD9, la electrónica hipster de Years and Years o la macroestrella Jason Derülo que por el entusiasmo ilimitado de sus retoños.

Las tres horas de gala (que el viernes cumplía una década señalando los éxitos del verano siguiente) comenzaron con la mexicana Sofía Reyes. Su Muévelo en spanglish (“Esta vida makes me happy”) tuvo que ceder pronto espacio a la verdadera estrella del show. Tony Aguilar, presentador del programa Del 40 al 1, apareció entre cañones de humo. “No sé si este va a ser mi último año en el Primavera Pop, pero esta noche me lo voy a pasar de puta madre”, sentenció. La fórmula: una canción o dos por grupo, cambios rápidos, plantel de bailarines, algún playback y agilidad organizativa made in Youtube impensable en cualquier otro festival.

Las emociones fuertes empezaron con Xriz (pronúnciese “Cris”). El nombre del canario se sumaba a otros igual de desconocidos para los menores de 25, como Mario Jefferson, Xuso Jones o Benjamin Peltonen. Con su tema (Besos prohibidos), algo subido de tono para cierta parte del público, se lanzó a la masa, caminando entre caricias y dos guardias de seguridad. En una orilla de la muchedumbre, una prepúber se estrellaba en los brazos de su madre: “¡Mamá, le he tocado!”. La progenitora sonreía, entre complacida y espantada. En las gradas, fans de edad similar se abanicaban, azoradas, tras una pancarta con un mensaje claro: “Obsesión por Xriz”.

El mochilaman de San Miguel encontró, sin embargo, algún que otro cliente mayor de edad con el que hacer negocio. Los adultos iban por los británicos Years and Years (ya han pasado por el festival SOS 4.8 y, pese a su juventud, a sus seguidores se les permite tener canas), Omi (número 1 de los 40 Principales con Cheerleader) o Jason Derülo. “Yo a Maldita Nerea”, confesaba un vecino de Carabanchel. “¿Mi nombre? ¡No, no lo pongas!”. Pero ninguno de ellos partió Internet. Fue la aparición de las bandas CD9 y Auryn, gracias sobre todo a los jovencísimos seguidores del streaming en la web de los 40 Principales, los que hicieron saltar los medidores de Twitter.

Derülo, el heredero de los falsetes funk, inspirado, según él, por el recuerdo de Michael Jackson, se hizo esperar hasta los últimos minutos del evento. Era difícil levantar al estadio después del paso de Auryn, jaleados hasta el agotamiento, pero su tema Want to want me fue igualmente coreada. Pese a los agudos. Tras horas de radiofórmula en directo, los más jóvenes seguían electrificados. En los límites de la pista, apoyados contra los muros, los padres aguantaban con estoicismo y algún que otro movimiento de cadera su papel de acompañantes.