Reivindicaciones y melancolía en el cierre del Womad Cáceres

El segundo día de conciertos del festival en Cáceres se llenó de mensajes reivindicativos

Magnifico, artista que cerró el Womad Cáceres.
Magnifico, artista que cerró el Womad Cáceres.Antonio Martín

Se puede hablar de política, de corrupción y hasta de religión. Esto no es la sobremesa, es el Womad Cáceres, que alojó su segundo y último día de conciertos este sábado. “Nuestro tecladista le toca personalmente al ‘cara-de-jamón’ David Cameron”, bromeaba la cantante de jazz inglesa Alice Russell durante su espectáculo en la Plaza Mayor, aunque parecía que al músico (Ben Jones) no le hacía gracia.

“Todos en la banda estamos totalmente deprimidos por su victoria”, decía detrás del escenario la intérprete, antes de cambiar su insulto por “cara-de-cerdo”. Ella no votó por él, pero dice que “tampoco había demasiadas opciones” esta vez en Reino Unido. No es extraño escuchar a los artistas dar sus opiniones de política, pero en festivales como el World of Music, Arts and Dance se vuelve más interesante porque la confluencia de músicos de 11 países le sirve al público para aprender sobre distintas dolencias sociales directamente de quienes las han sufrido en carne propia.

Como la banda portuguesa con bases angoleñas Batida, que también aprovechó su set del viernes para enseñarle al público a decir “basta” cuando mostraban una imagen de José Eduardo dos Santos, presidente de Angola desde 1979. Este sábado volvieron a tomar la plaza para dar un taller de los bailes típicos de ese país, invitando a una docena de niños a subir al escenario para seguir sus pasos. “Esas no son actividades paralelas, sino integradas. Tan importantes como los conciertos”, asegura Dania Dévora, directora del Womad, sobre los talleres y proyecciones cinematográficas que acompañan al evento.

La cantante Alice Russell.
La cantante Alice Russell.Antonio Martín

En el Museo Casa Pedrilla, por ejemplo, se enfocan en el arte, esta vez de la mano de Jamboree y Art Xpress, ambos especializados en la fabricación de estructuras a gran escala, vestuarios y adornos. Además de enseñarles su talento, invitan a los pequeños a mostrar sus creaciones durante la procesión del domingo, que da cierre oficial al evento de cuatro días.

Pero ya no quedan conciertos. Por eso los callejones de la ciudad amurallada estaban más concurridos y el público parecía saltar un poquito más alto al ritmo de los tambores. Bailaron a pesar de la multitud al ritmo de la guitarra de El Twanguero y de la voz de Eska en la Plaza San Jorge y botaron sin parar en la Plaza Mayor con los locales Los Niños de los Ojos Rojos, que subieron al escenario con sus típicas faldas escocesas y con los madrileños de Tu Otra Bonita. Ellos también llegaron reivindicativos: primero buscando a su perro Tango, al que encontraron meándose en la corrupción y en la demagogia popular; y luego quejándose a viva voz de los festivales que prefieren apostar por actos conocidos –“como Raphael, ese señor tan querido por nosotros”– que por las bandas independientes.

El momento más emotivo de la noche fue quizás cuando el acto más esperado del festival, el ahora esloveno Magnifico, habló de los odios en su desaparecido país. “Yo tenía uno como ustedes tienen ahora a España, pero mi gente no podía ver la diferencia entre el odio y el amor. Con mucho éxito y pasión nos matamos los unos a los otros, nos separamos y desaparecimos”, dijo quien en realidad se llama Robert Pešut sobre Yugoslavia. Fue, sin embargo, rápido al cambiar la melancolía por diversión cuando hizo al público repetir sus sonidos “como en una iglesia”: “No hay que pensar, solo repetir”. Y aunque el jazz nato en la voz de Russell había conquistado al público un par de horas antes, el sonido balcánico de Magnifico generó pasión. A las 02.00 del domingo, cuando se terminaba su concierto, las miles de personas abarrotadas en la Plaza Mayor pedían más. Más música, más días, más Womad. Y lograron hacerlos salir de nuevo, aunque solo fue por una canción. Ahora solo les queda la promesa del 25º aniversario.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50