Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asfixia de una madre desgarrada

Juana Acosta y Carmelo Gómez protagonizan ‘Tiempo sin aire’, dura historia de venganza

Juana Acosta, en un fotograma de 'Tiempo sin aire'.
Juana Acosta, en un fotograma de 'Tiempo sin aire'.

"En este país no sabes si unos u otros son los que te van a mandar al otro lado". Esta sentencia sale de la boca de María, una madre desgarrada que dejó de respirar cuando su hija mayor fue brutalmente violada y asesinada por tres paramilitares en una Colombia sacudida por la guerra larvada entre el Ejército, la guerrilla de las FARC y los paramilitares de extrema derecha. A María le da vida la actriz colombiana Juana Acosta, que borda un personaje austero y con mil pliegues en Tiempo sin aire, un drama dirigido por Andrés Luque Pérez y Samuel Martín Mateo que se estrena el 30 de abril.

La cinta, que se ha presentado este lunes en la cuarta jornada del Festival de Málaga Cine Español, gira en torno a la calculada venganza que prepara María contra Iván (Félix Gómez), uno de los violadores y asesinos de su hija. Este plan la lleva de Colombia hasta Santa Cruz de Tenerife, donde cree que reside el mercenario español alistado con los paramilitares colombianos junto a su novia Vero (Adriana Ugarte). Allí entablará una relación con el psicólogo del colegio de su hijo pequeño, papel que interpreta Carmelo Gómez, y ejecutará su venganza.

"Tiempo sin aire es una película sobre una historia universal que seguro ha ocurrido decenas de veces, que puede estar ocurriendo ahora mismo en cualquier parte del planeta y que habrá ocurrido también hace dos mil años”, explicó Andrés Luque. La trama está situada en Colombia, país y realidad que Luque conoce muy bien de su trabajo como periodista para programas como En portada, de TVE. “Fue esa experiencia la que nos llevó a ubicar la historia en Colombia, aunque no está basada en un hecho real”, señaló.

“Lo que queríamos era hablar de las víctimas, que son siempre las que pierden en los conflictos entre los poderosos y los que sufren las consecuencias de la violencia”, añadió Samuel Martín, quien subrayó que la obra refleja que la violencia solo acaba generando más violencia. “Y eso nos debe invitar a la reflexión”, añadió Martín. “De hecho, creo que nos hemos quedado incluso cortos, porque, al final, siempre las víctimas son los más débiles. La violencia nunca conduce a nada”, insistió Luque.

La protagonista de la película, Juana Acosta, resaltó el especial interés que le despertó este proyecto por tocar el conflicto armado que vive su país desde hace casi 50 años. "Cuando leí el guion, llamé a mi representante y le dije: esto lo tengo que hacer yo", explicó sobre su papel de madre coraje. "Es importante darle voz a las víctimas", dijo. y "más aún a las víctimas de la violencia sexual en el marco de un conflicto armado que ha habido en mi país los últimos cincuenta años".

"Es reparador para las víctimas que se hable de lo que les ha pasado", resaltó la actriz colombiana, que calificó su personaje como "una mujer que no consigue elaborar su duelo". Acosta mostró su esperanza en que "algún día todo este conflicto se resuelva" y apuntó que, "por suerte, Colombia va ya en el camino hacia la luz".