Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tijuana y una historia de amor vedada

'Las elegidas', de David Pablos e inspirada en una historia de Jorge Volpi, es la única película en español en el Festival de Cannes

Fotograma de 'Las elegidas', de David Pablos.
Fotograma de 'Las elegidas', de David Pablos.

David Pablos tuvo que morderse la lengua por más de una semana. Los organizadores del festival de cine de Cannes le habían pedido discreción al hacerle llegar una carta confirmándole que Las elegidas había sido escogida para ser exhibida en Un certain regard, una selección de obras frescas de cineastas internacionales. La noticia se hizo oficial el pasado jueves, cuando se desvelaron las películas que serán mostradas en el palacio de La Croisette. El segundo largometraje del cineasta mexicano es el único representante de América Latina de las 43 obras que se exhibirán desde el próximo 13 de mayo. 

Fue la conjunción de los astros la que hizo posible que Las elegidas tomara forma. El punto de partida fue un relato del mismo nombre escrito por Jorge Volpi e inspirado en las redes de tráfico de mujeres formadas por familias de Tenancingo, Tlaxcala, un pueblo que tiene esa tradición funesta desde hace varias décadas. El texto se había grabado en la mente de Pablo Cruz, uno de los nombres junto a Diego Luna y Gael García Bernal detrás de Canana, la productora que ha servido de trampolín a varios jóvenes talentos cinematográficos. “La obra de Volpi era imposible de filmar. Era casi una ópera escrita en prosa, una cosa muy rara”, dice Cruz. 

El productor había comprado los derechos para llevar al cine la historia de amor entre Ulises y Sofía, dos adolescentes enamorados cuya relación se tensa cuando el padre del chico lo forza a prostituir chicas jóvenes. Sofía se convierte en su primera víctima.

Pablo Cruz esperó algunos años al adecuado para contar esta historia en imágenes. Cuando vio La canción de los niños muertos (2008), el corto de Pablos, entonces estudiante del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) supo que la espera había terminado. “Narrativamente es una de las cosas más interesantes que se han hecho en México en los últimos años”, dice Cruz. Ese corto sumó varios premios, entre ellos un Ariel en 2010, entregado por la Academia Mexicana de Cine. "David es el gran ejemplo de que vale la pena apostar y desarrollar a estos diamantes en bruto, ponerlos en la escena pública", agrega. 

Volpi y Pablos comenzaron a trabajar en la historia, hasta que las agendas dividieron sus caminos. El proceso buscaba hacer narrable un texto oscuro, denso y cargado de imágenes poéticas. Pablos hizo una síntesis para llevar a la pantalla. “El personaje pertenece a una familia que se dedica a la trata de mujeres. Frente a su víctima se cuestiona el lugar donde está. Es ante todo una relación dentro de un contexto muy violento”, dice el cineasta. El director subraya que su intención no es hacer una película “sórdida”, sino un retrato “intimista de un tema complejo”.

El director situó la película en Tijuana, una ciudad que conoce bien porque llegó ahí a los cuatro años y donde estuvo hasta los 18. "Es un lugar que no es México ni Estados Unidos, es un híbrido. Esto lo hace una ciudad fascinante, muy viva, con mucha cultura y donde confluye gente de todo el mundo", asegura Pablos. 

Cruz, que produjo la película junto a Diego Luna, cree que Las elegidas causará cierta polémica por abordar el tema de la trata desde una perspectiva desapasionada. “No olvidemos que es una obra cinematográfica ajena a los valores sociales. La sobrevictimización acaba castigando la narrativa y la independencia”, asegura. 

Este punto de vista será puesto a prueba frente a la crítica internacional reunida en la Costa Azul francesa. Las películas mexicanas que han pasado por ahí en años recientes ya han explorado la violencia soterrada de la sociedad abordada desde puntos de vista amorales. Así lo hizo Miss Bala, producida por el propio Pablo Cruz y dirigida por Gerardo Naranjo, en 2011. La cinta exhibida en Un certain regard impactó con la historia de una reina de belleza atrapada en medio del mundo del narcotráfico. Un año más tarde Michel Franco triunfó en esa misma categoría con Después de Lucía, una película sobre el acoso escolar. 

Heli, de Amat Escalante, plasmó la vida cotidiana del México hundido en la guerra contra el narcotráfico. Su trabajo, nominado a la Palma de Oro, logró que lo premiaran como mejor director en 2013. Un galardón que un año antes había conseguido Carlos Reygadas por Post Tenebras Lux

Las elegidas probará suerte pronto. "Vamos a pasar por la lupa de los críticos, a ver qué chingados opinan de la película", dice Pablo Cruz. La respuesta llegará en mayo. 

Más información