Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nunca dejó de romper tabúes”

Juan Goytisolo elogia el espíritu crítico y el carácter cervantino de Günter Grass

Juan Goytisolo, en Marraquech.
Juan Goytisolo, en Marraquech.

Juan Goytisolo, que la semana que viene recibirá en Alcalá de Henares el premio Cervantes, recuerda por teléfono  desde su casa de Marrakech a Günter Grass


El intelectual como aguafiestas

“Pájaro que ensucia su propio nido” es la expresión que usaba Günter Grass para hablar del trabajo del intelectual, aquel que critica lo propio pero respeta lo ajeno. Un aguafiestas, sí. La mejor muestra de la influencia que su orientación intelectual ha tenido en mi vida es el hecho de que yo usara esa expresión para titular una recopilación de mis ensayos. Grass no era el tipo de escritor que pone letra a la música nacional. Muy interesado por las culturas de fuera de Europa, tenía la virtud de ser siempre independiente, incisivo, planteando preguntas que esas culturas no se atrevían a plantear pero sin perder el sentido de la autocrítica. Su libro sobre Calcuta es fascinante, pero incluso cuando lanza cuestiones sobre la India pone en tela de juicio la realidad alemana".

Presente y pasado

"Günter Grass siempre se mantuvo independiente y crítico. Hasta el final. Lo vi tres veces en mi vida -dos en Madrid y una en su casa de Alemania junto a Hans Meinke, director del Círculo de Lectores-, pero siempre lo tuve muy presente. Hace un par de años le dediqué un premio a la libertad de expresión que me dieron en Praga y me escribió una larga carta agradecido. No nos hemos vuelto a ver, pero sé que nunca dejó de romper tabúes. Aunque eso le trajese problemas, ya se tratase de defender a los inmigrantes turcos en Alemania, de criticar la política colonialista de los extremistas israelíes en Palestina, como hizo con un polémico poema, o de reconocer algún episodio de su juventud. ¿Qué pasó por las SS a los 17 años? Exigir responsabilidades a alguien por lo que hizo de adolescente es un despropósito. Además, lo contó él mismo en sus memorias. Entre los 9 y los 11 años yo también cantaba cada mañana en el colegio cantos en honor de Franco brazo en alto".

 

Novelista cervantino

"También literariamente es un autor fundamental. Aunque leí pronto El tambor de hojalata, Es cuento largo es el libro suyo que más he estudiado. Para mí es una de las mejores novelas del siglo XX y, sin duda, una de las más cervantinas que conozco. Grass conocía perfectamente la obra de Cervantes –hablé de ella con él- y ese libro suyo es otro gran ejemplo de la influencia del Quijote en la novela universal. Pese a que siempre tuvo lectores, es paradójico que el influjo de Cervantes no se deje ver en la literatura española hasta el siglo XX mientras que la literatura europea no se entiende sin él".

Más información