Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González-Macho: “No soy rico, debo dedicarme a mi trabajo”

El expresidente de la Academia de cine explica las razones de su dimisión de ayer

González Macho Ampliar foto
Enrique González Macho (izquierda), junto al actor Antonio Resines, durante la rueda de prensa. EFE

"No estoy enfermo, ni tengo problemas físicos. Mi dimisión se debe exclusivamente a que tengo una actividad profesional. No soy rico, debo dedicarme a mi trabajo", ha explicado esta mañana Enrique González Macho, en una rueda de prensa convocada para aclarar las razones de su adiós al cargo de presidente de la Academia de Cine. El expresidente se va con la sensación de la misión cumplida. Ha reconocido que la dimisión como presidente de la institución, cargo en el que ha cumplido cuatro años, ha sido una decisión que no ha tomado a las bravas, sino que lo ha hecho después de horas y horas de meditación. “Me entristece irme de esta casa, en el que he pasado unos años muy gratificantes, pero ahora mismo me siento ligero de peso”, ha añadido González Macho

“El tiempo desgasta y prefiero marcharme cuando uno se tiene que marchar y no que le den una patada. Las ideas se acaban y es bueno que venga gente nueva”, ha explicado el ya ex presidente de la Academia. González Macho desveló ayer su decisión de dejar el cargo en una reunión ordinaria de la Junta Directiva de la organización, tras contárselo a sus dos vicepresidentes, el actor Antonio Resines y la realizadora Judith Colell, y enviar una carta a los cerca de 1.300 académicos. Resines, nuevo presidente en funciones, dejó claro que se intentarán convocar elecciones cuanto antes, en una entrevista con la Cadena Ser. El propio González Macho ha informado hoy de que los comicios se celebrarán en un plazo máximo de tres meses: "Espero que se presente mucha gente". Y Resines ha contado esta mañana que no piensa presentarse, al menos "de momento".

González Macho ha vuelto a reiterar que se va porque la institución que agrupa al sector cinematográfico – unos 1.300 académicos”- goza de una gran fortaleza. “Si hubiera estado mal, no me hubiera ido. La Academia está más fuerte y viva que nunca, y somos ejemplo para muchas instituciones, incluida la francesa”, ha dicho el exhibidor y distribuidor, que se mostró orgulloso de que la institución no dependa del poder público –solo un 9% del presupuesto proviene del Estado-. El expresidente ha alabado la labor de la institución a lo largo de los últimos años: "Los 16 trabajadores de esta casa hacen mucho más de lo que debieran y no ganan lo que se merecen. Hacemos más cosas que los Goya. Somos la única academia europea que trabaja todo el año". "Tengo un gran cariño a esta casa. Tiene un gran futuro. Es un colectivo variado, conflictivo: y eso es maravilloso", ha añadido, emocionado.

González Macho (Santander, 1947) estuvo al frente de la Academia de Cine desde abril del 2011. Tras anunciar que no se presentaría para la reelección, finalmente el pasado mes de mayo cambió de idea y volvió a competir por el cargo. "Me presenté la segunda vez porque vi cosas raras en otras candidaturas", ha afirmado hoy. Aunque luego puntualizó: "Me refiero a gente que podía presentarse y movimientos extraños que luego no ocurrieron". El caso es que ganó y arrancó su segundo mandato, que terminó ayer. "Las cosas tienen un tiempo. Cuando crees que ya has hecho todo, es momento del cambio. Ahora se puede aprovechar el buen impulso. He empezado a sentir que iniciaba a fallar, a no llegar como presidente a lo que tenía que llegar. Las rutinas no son buenas", ha señalado esta mañana.

A lo largo de su discurso, el expresidente ha afrontado también uno de los aspectos más complejos de su mandato: la eterna polémica con el Gobierno por la subida del IVA cultural hasta el 21%. "La Academia es un organismo que puede dar soluciones, aportar ideas, pero no tiene poder. Yo no puedo bajar el IVA", ha recordado González Macho, que en la última gala de los Goya pidió por enésima vez al ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, una rebaja en el impuesto. De hecho, sobre su discurso en la gala el expresidente ha contado que fue improvisado y que su dimisión la tenía "pensada desde la legislatura anterior".

Entre tanto, el expresidente de la Academia sufrió en su piel la crisis económica y la del cine. Se vio obligado en 2013 a cerrar Alta Films,quizás la distribuidora, productora y exhibidora de cine de autor más célebre de España, que el propio González Macho lideraba desde 1976.

“Me voy con la sensación de la misión cumplida. No me arrepiento de nada. Voy a guardar un recuerdo de esta Academia muy emocionante. Mi objetivo principal cuando decidí presentarme a la presidencia de esta Academia fue poder mantener esta institución en tiempos convulsos y críticos sin que se notaran las carencias", ha afirmado González Macho hacia el final de su discurso. "Me voy también en el mejor año del cine español”, ha dicho, en referencia a la histórica cuota de mercado del 25,5% lograda el año pasado por las producciones nacionales. El expresidente de la Academia ha dejado también otra crítica hacia la incompresión absoluta por parte de las autoridades del Estado con el sector del cine: “Espero que en breve haya un cambio de mentalidad sobre lo que significa el cine dentro de la cultura”.

Más información