Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Me preparé el personaje con un psiquiatra”

Macarena Gómez protagoniza el filme de terror ‘Musarañas’, bajo su aparente dulzura y tristeza hay un mar de fondo terrorífico

Macarena Gomez, protagonista de 'Musarañas'.rn Ampliar foto
Macarena Gomez, protagonista de 'Musarañas'.

Llega a la cita con los zapatos de tacón metidos en el bolso. “¿Me los pongo para las fotos?”, pregunta al fotógrafo, que no desaprovecha la oportunidad de jugar con el fetichismo de una de las actrices más en boga del cine y la televisión en España. Su Lola de la serie La que se avecina (Telecinco) sigue al pie del cañón y acaba de estrenar el filme Musarañas,en la que interpreta el papel protagonista de Montse. “Es un personaje muy complejo. Montse es un verdugo porque ha sido una víctima. Una persona llena de amor pero que no sabe distinguirlo del odio”, explica Macarena Goméz.

La actriz cordobesa, de 36 años, da la talla cuando ya en las primeras escenas apunta con un gesto que bajo su aparente dulzura y tristeza hay un mar de fondo terrorífico (y truculento). “Me preparé el personaje con un psiquiatra, compañero de mis padres médicos. Me diagnosticó las patologías que padece Montse a partir del guion: agorafobia y trastorno de personalidad con brotes psicóticos”, relata la intérprete, que ya se había batido en papeles extremos sobre todo en cortometrajes. Se fijó en Kathy Bates y su actuación en Misery, de Rob Reiner, por citar referentes, y enfrentarse a la película de terror con la que se estrenan en la dirección de largometrajes Juanfer Andrés y Esteban Roe.

Alex de la Iglesia es uno de los productores del filme con el que a Goméz (una de Las brujas de Zugarramurdi, del director vasco) le gustaría participar de la etapa “especialmente buena que vive el cine español”. “Creo que la película lo merece”, dice la actriz, que reconoce también estar pasando por un momento dulce en su carrera.

“Aprender es lo más importante. Y es fundamental estar rodeada de gente buena. Por eso, prefiero trabajar con actores que cuando me dan la réplica son tan buenos o mejores que yo”, sostiene Gómez, estudiante de Historia. “He aprendido mucho de actores veteranos, como Verónica Forqué, que son muy generosos; entre los de mi generación, hay más competencia: nos quitamos los planos y esas cositas que pasan”, comenta con humor la intérprete, que a los 14 años decidió ser actriz de mayor.

Más información