suscríbete

Medio siglo junto a Serrat

El periodista Ricardo Rocha y el productor René León han pasado la mitad de su vida junto al cantautor

En la explanada del Zócalo en Ciudad de México en 2003. / EFE


Ricardo Rocha y René León. Dos nombres poco conocidos en España, dos nombres intrínsecamente unidos a Joan Manuel Serrat al otro lado del Atlántico. Rocha es uno de los periodistas mexicanos con más trayectoria en prensa radio y televisión. Admirador y amigo de Serrat, es el inventor del apodo El Símbolo, con el que lo definió para dar título al documental de Francesc Ralea, El Símbolo y el cuate. René León tiene una larga trayectoria unida a la historia de la música en México. En la industria discográfica fue el creador en el país latinoamericano de Warner Music y como promotor, además de otros muchos artistas, el primero y el único que realizó las giras de Juan, como él llama al cantautor.

Ambos lo conocieron al principio, cuando ese nombre catalán empezaba a formarse como símbolo en América Latina. Ricardo Rocha, periodista mexicano, se encontró con Serrat en el 68, por casualidad, en casa de un amigo común; un año después René León conoció al poeta. A manos del productor, en ese momento en Discos Capitol, llegó Mediterráneo. Y desde entonces. En la transcripción de esta entrevista para un medio mexicano, ambos cuentan la historia que los une a Serrat.

Ricardo Rocha: Julio César, antes que nada, muy contento de estar contigo en esta que fue mi casa durante mucho tiempo y con mi queridísimo amigo Rene León.

En mi caso, he vivido una relación muy especial con Joan Manuel Serrat, porque yo abracé a Serrat en el año crítico del 68, que fue el mismo año en que yo entré a la Universidad, y Serrat empezó a convertirse en un símbolo para todos nosotros.

Se usaban unas grabadoras muy rudimentarias y a veces también unos aparatos para escuchar discos, aquellos primeros discos. Bueno no de los primeros, pero entonces eran LP y traíamos a Serrat pegado al corazón, lo traíamos junto a nosotros.

Lo poníamos, comprábamos baterías y escuchábamos el disco de Serrat, Cantares, “Y todo pasa, y todo queda, pero lo nuestro es pasar”, y murió Don Guido un señor, y todas esas primeras canciones de Serrat. Nos sentábamos en las islas de Ciudad Universitaria y ahí lo escuchábamos.

En mi caso, he vivido una relación muy especial con Joan Manuel Serrat, porque yo abracé a Serrat en el año crítico del 68

Pasó un tiempo, y de pronto un día, con ese entrañable maestro mío que fue Paco Ignacio Taibo, me invitó a su casa y para mi sorpresa, por poco me quedo petrificado, porque veo bajar de las escaleras… Rene León también conoce esa casa, porque era la casa de muchos de nosotros y de pronto, veo bajar a Serrat.

Yo no lo podía creer, le dije "¡Paco es Serrat!" . Y dice "sí, es Serrat". ¿Y por qué no me dijiste que iba a estar? ¿Cómo, Juanito vive aquí?...Y entonces me cayó el veinte de que Juanito para los amigos, Joan Manuel, estaba exiliado de España por sus ideas, por su canto en la época franquista y estaba viviendo en México en la casa… que era la casa común de todos nosotros, la casa de los Taibo: Paco Ignacio, Mari Carmen, y bueno, ahora lo conocen ustedes muy bien, el gran escritor infatigable y fantástico que es Paco Ignacio Taibo II.

Luego, la vida me permitió cuando yo hice programas como para gente grande, poder entrevistarlo, y me acuerdo… que una de las primeras preguntas que hice para molestarlo un poco fue: ¿Por qué venia en esas fachas? y ¿Por qué no con esos tenis? si estamos en un programa serio. Entonces se empezó a crear una atmósfera muy simpática entre nosotros y empezó a forjarse una amistad muy grande, muy entrañable que me ha llevado a vivir también momentos muy risueños.

Yo no sé si él lo recuerde, pero en alguna ocasión estábamos en un evento de una presentación de un disco de él, un premio, estaba muy estirado el asunto, y me acuerdo que mi hijo Ricardito dijo ¿Por qué no nos vamos saliendo? ¿Qué hacemos, por qué está muy feo este lugar? Entonces pues le dije: Vamos a hacer algo que a mí me sale muy bien, que es hacerme pendejo, vámonos un poquito para atrás, mira nos vamos así y nos vamos acercando la salida; y nos salimos y nos fuimos a Garibaldi.

Entonces terminamos en Garibaldi y fue muy curioso porque encontramos a un trío que se sabía todas las canciones de Serrat, pero no creía que era Serrat y yo les decía: es este Serrat y me decía -¡No! ¿Cómo va a ser Serrat? y le dije sí, que es éste.

Terminamos en Garibaldi y fue muy curioso porque encontramos a un trío que se sabía todas las canciones de Serrat, pero no creía que era Serrat

Y entonces él cuenta en primera persona muy curioso: ¡Y este cabrón no me dejaba cantar!, porque dice que yo empezaba a cantar las canciones: Y yo sé con quién suena su hija…, y además lo imitaba yo un poco.

Y que él quería cantar también y le decía yo: ¡Cállate! Que ahora yo estoy cantándote a ti, déjame cantarte tus canciones, yo a ti ¡Cállate!

Y bueno… han pasado muchas cosas muy simpáticas y a lo largo de nuestra vida, en lo personal y luego lo seguía presentando en mis programas. Él siempre fue un poco reacio a la televisión y sobre todo a la televisión comercial pero, bueno, yo sabía que al tratarse de mí, él hacia un esfuerzo muy especial por venir a mis programas y estar con nosotros.

Yo creo que por eso Serrat es para varias generaciones, un símbolo, que nos ha permitido cronicarnos a nosotros mismos, narrarnos a nosotros mismos, explicarnos el mundo a nosotros mismos, durante todas estas décadas, en que él ha sido esencialmente toda su vida un gran cantor, un gran juglar contemporáneo de todas las cosas, que además ha recreado el lenguaje de manera maravillosa en las canciones. Serrat nos explica, si no es por ese lenguaje bellísimo.

Yo creo que muy pocos autores de canciones a lo largo del siglo anterior, de canciones populares de esas que llegan al corazón, lo han hecho con tanta calidad literaria como lo hace Joan Manuel.

Y por muchas razones pues, yo creo, lo consideramos muy nuestro, muy mexicano, muy Juanito, muy entrañable, además de admirarlo muchísimo como el gran artista que ha sido siempre. Y por eso le agradezco a Rene León que me dé la oportunidad de meterme a los camerinos para abrazar y para besar a Joan Manuel Serrat y a la vez a Juanito.

Antes de seguir, nos gustaría por favor Ricardo presentar algunas de estas canciones.

Él siempre fue un poco reacio a la televisión y sobre todo a la televisión comercial

Ricardo Rocha: Bueno, yo creo que Palabras de amor con Pablo Alborán es una de las canciones más tiernas de Serrat que nos remite a esa adolescencia pura, palabras de amor, sencillas y tiernas. No sabíamos más, teníamos quince años, para que vean que me las sé todas… bueno.

Esta otra canción que vamos a escuchar, la hace con una mujer que canta para mí maravillosamente, a pesar de ser hija de una gran artista, porque luego suele ocurrir que no siempre pasa. Pero Lolita hija de la gran Lola Flores, yo las tuve en mis programas a ambas, a la faraona y en México teníamos a una reina que era Lola Beltrán y en España también tenían a una reina que también era Lola, las dos lolas. ¡Se me enchina el cuero!

Y también tuve la oportunidad de conocer y presentar a Lolita que se me hace fantástica, y con esta canción, que creo que es una de las canciones que definen a Serrat, es una canción muy autobiográfica porque habla de ese amado mediterráneo suyo, de esa Barcelona, de Cataluña, del amor también a lo catalán.

Recuérdese que Serrat tuvo el valor de cantar en catalán cuando en aquellos tiempos no era nada bien visto, todo el pique que había entre el centralismo de Madrid, por eso también se manifiestan los equipos de futbol con Barcelona que había sido el último bastión contra la dictadura y bueno… pues Mediterráneo es una canción maravillosa y aquí esta con Lolita y Joan Manuel.

Perfecto, vamos con Rene León ¿Dónde empieza la historia?

René León: Pues…muchas gracias por invitarme a hablar un poco de Juanito, sobre todo teniendo aquí a Ricardo que sé, ha sido un incondicional de Juan en nuestro país, y gracias por eso, porque él te aprecia y te quiere mucho.

Yo quería empezar a narrar un poco, cómo surgió Joan Manuel; cómo llegó Joan Manuel aquí y cómo me relacioné con él.

Allá por el año 69, estábamos trabajando en Discos Capitol, casualmente como te decía en los estudios W, en los originales. Entonces… él me vino a ver, su representante de la época que era José María Lacio de la Vega, un apoderado muy importante de toreros y que había incursionado en la música y representaba al Dúo Dinámico, me dice: René, tengo este contrato de Joan Manuel que quiero que lo saquen en Discos Capitol.

Muy pocos autores de canciones a lo largo del siglo anterior, de canciones populares de esas que llegan al corazón, lo han hecho con tanta calidad literaria como lo hace Joan Manuel

Le dije -Hasta donde tengo entendido, él acaba de sacar su disco con Tu nombre me sabe a hierba y todas esas canciones. Dijo ¡sí! lo que pasa es que no nos atendieron, no nos quieren y me han dado la carta de libertad.

Por lo visto el día anterior, había ido a comer a algún restaurante y José María quería presentarse y decir: Mira… ya estoy aquí y se encontró con los hermanos Guillermo y Jesús Acosta, que eran los directores artísticos de allá, que les gustaba ir a comer, (era la época de comer, la copa y todo). Y en algún alarde de estos dijeron: “Nosotros no somos malinchistas, no nos interesa, Joan Manuel aquí está la carta de retiro”.

Al otro día, no creo que esté diciendo ninguna cosa que no tenga que decir, porque esta es una anécdota que hemos hablado mucho, al día siguiente, fueron con el presidente de la compañía, y dijeron: “Pues sí, si no lo van a atender pues ahí está la carta”. Y así fue como llegó a mis manos el contrato de discos de Joan Manuel Serrat y lo empezamos a distribuir precisamente con el disco de Mediterráneo.

Así fue mi primera asociación con él, no como empresario, apoderado o como le llaman ahora promotor, y le ayudé a lanzar ese disco en Bellas Artes. Fue el día 3 de noviembre del año 69 que José María Lazo me dijo: “Mira quiero ponerle un grupo sinfónico y quiero que conozcan a Joan Manuel”. Y así fue, el primer concierto de Joan Manuel.

Pero… ¿Cómo lo lograron?

René León: Sí, todo esto sucedió porque en aquella época estaba el maestro. Bueno… si no me equivoco, de director de Bellas Artes, el hecho es que teníamos Bellas Artes. Se presentó y por supuesto que fue un éxito impresionante.

Serrat es para varias generaciones un símbolo, que nos ha permitido cronicarnos a nosotros mismos, narrarnos a nosotros mismos, explicarnos el mundo a nosotros mismos

Él, todavía tenía otras fechas de trabajo aquí en México, ese mismo año, con otro representante, que fue con el que el vino originalmente, quien cometió el error de no meterlo donde tendría que estar. Lo presentó en una discoteca en Acapulco a finales del 69, un bar, que era de Antonio si no me equivoco, a lado de la glorieta de Insurgentes.

Entonces, José María me dijo: “Quiero que tu hagas el contrato.” Yo le dije: “A ver, yo estoy trabajando para Discos Capitol, no puedo ser empresario, no puedo ser promotor, pero mi padre si lo es, mi padre siempre fue un empresario muy importante.” Y le dio el contrato a él.

A los pocos meses, por algún motivo, yo dejé la compañía y mi padre me dijo: “Aquí está el contrato, empieza tu vida con el contrato que me habías dado” y me acuerdo muy bien que la primera gira que le organicé, fue en el año 70, en la época del mundial del futbol, y una de las cláusulas que había era: “No puedes presentar un concierto mío, el día que juegue la selección nacional.”

Entonces… con mi disquito bajo el brazo, me fui a ofrecerlo a Monterrey, Guadalajara, a Torreón, etc., y conseguí la primera gira que se pudo realizar y bajo el marco del mundial del futbol, nació esta primera gira.

¿Cuántos conciertos habrá hecho Serrat en México?

René León: El otro día estaba tratando de hacer cuentas. Cuando tú lo conociste, que fue cuando estuvo exiliado aquí, me acuerdo que él llegaba de Chile, desde Santiago de Chile, fuimos al aeropuerto y me hablaron diciendo que él quería hacer unas declaraciones en contra de Francisco Franco y en contra de lo que estaba pasando. Él sabía en ese momento que no podría regresar.

De ahí del aeropuerto, nos fuimos al hotel y me dijo tenemos que hablar, como comprenderás, por lo que he dicho, voy a tener que estar fuera de mi país una temporada. Quiero que organicemos una gira, no te preocupes de temas económicos, organízame una gira.

Recuérdese que Serrat tuvo el valor de cantar en catalán cuando en aquellos tiempos no era nada bien visto

Organizamos aquello que le llamamos Conciertos de Primavera del 76 e hicimos 75 o 78 fechas de actuación. Tú recordaras que en Bellas Artes cuando se ponían a la venta los boletos se hacían colas que daban la vuelta –Impresionantes y se acababan en horas-.

Pues logramos hacer la gira y desde entonces hay un día que viene y otro que no, hay veces que un año viene el otro también…

-Perdón lo metiche pero es que se me sale lo periodista, nada más te quería decir, ¿Has hecho el cálculo de cuantos conciertos en todos estos años?

René León: A lo mejor hablamos de más de mil. Estoy a punto de hacerlo ya sea por curiosidad y por todo… Yo creo que si pueden ser mil, sí, efectivamente.

Afortunadamente tengo algunos documentos guardados y lo voy a hacer porque es algo que quiero tener, es un dato que me gustaría tener.

Don René, si nos pudiera escoger una canción para presentar ¿Cuál sería?

René León: Hay muchas que podría recomendar, pero quiero sugerir esta de Me gusta todo de ti. Esta unión de Joaquín y Joan Manuel ha sido fantástica, ha sido lo mejor que ha pasado en mucho tiempo en la música de habla hispana. Fue lo mejor que les pudo haber pasado a los dos.

Esta versión, creo que es una de las mejores que se puede lograr cuando la acompaña Joaquín Sabina.

¿Qué ha sido Serrat en la vida de Ricardo?

Tú recordaras que en Bellas Artes cuando se ponían a la venta los boletos se hacían colas que daban la vuelta. Impresionantes y se acababan en horas.

Ricardo Rocha: Serrat ha sido una presencia permanente, una amistad fraterna que no termina nunca y que a mí me llena de orgullo y satisfacción. Serrat también es una conversación, una misma conversación que hemos tenido durante mucho tiempo, a veces frente a las cámaras, a veces en la intimidad de una copa, comiendo japonés con Serrat, porque es uno de los mayores expertos en comida japonesa, verdaderamente impresionante, o estando en una ocasión, cuando yo era presidente de Televisa Radio, iba a juntas a Madrid, porque teníamos allá estaciones de radio, socios españoles y bueno… Serrat estaba entonces en su mero mole de guapura, como diría mi querida amiga María Félix y tenía un impacto tremendo con las mujeres.

Yo fui con mi esposa y nos llevó Joan Manuel a Casa Lucio. Por cierto, la primera noche nuestros socios españoles nos llevaron a la Casa Lucio a mi mujer y a mí, la segunda noche, fue Joan Manuel por nosotros al Palace y fuimos a Casa Lucio, y la tercera ocasión íbamos a cenar en casa de Sabina, (que todavía no actuaban juntos, yo ya era cuate de Sabina) pero nos dijo -qué pena, no llegó mi cocinera- y nos volvió a llevar a Casa Lucio. Pero cuando estábamos con Serrat la segunda noche en Casa Lucio, fue algo verdaderamente impresionante porque yo estaba con mujeres, venía solo, y había una pareja con una mujer muy atractiva al lado de nosotros y entonces de pronto… me dice Serrat -¿qué está haciendo esa señora? Porque la veíamos con movimientos raros y el marido y no sé qué… Y de pronto… cuando el marido se levantó al baño o algo, la señora terminó de hacer su movimiento extraño y le dijo - ¡Tome nota de mi teléfono! - y vino y le dejó la ropa interior en la mesa donde estábamos nosotros. -¡Por favor memorice!- Nos dio el teléfono y nos quedamos.

Joan Manuel tenía un pegue impresionante, esa vez, a mí me consta como esta señora vino a decirle que quería todo con él. Hasta ahora me estoy acordando. ¡Sí! De alguna manera ella buscó anotar el teléfono o lo puso rápido en el mantel, sacó una pluma, lo anotó en el mantel y le dejó ahí la ropa interior a Joan Manuel.

Tenía un pegue verdaderamente extraordinario, un hombre muy carismático, muy querido y para mí ha sido una conversación que no termina, la hemos seguido a los largo de los años, no pasa nada, como si no hubiera transcurrido el tiempo, a veces no nos vemos en años, no hay ningún reclamo de ¿por qué no me has hablado? simplemente hemos seguido siendo los grandes amigos y los grandes hermanos.

¿Hay alguna canción favorita de Ricardo?

Ricardo Rocha: Bueno… si pudiera yo tener el privilegio de presentarla desde luego, también me gustaría presentar Cantares porque es una canción que nos acompañó precisamente en esos años que también rememoraba René y que desde entonces, Serrat era un joven símbolo que había cruzado ese rio ancho que es el Atlántico para hermanarnos y juntarnos y para decirnos cosas de aquellos poetas como Machado y algunos otros y decírnoslos con un lenguaje fresco y juvenil en donde se anticipaba ya una nostalgia por alguna razón y esas palabras se nos quedaron para siempre. “Yo amo los mundos sutiles ingrávidos y gentiles como pompas de jabón, me gusta verlos pintarse” y desde luego ese “caminante no hay camino se hace camino al andar, el andar es camino y al volver la vista atrás”, son frases que se nos quedaron, no sólo en la piel sino que desgarraron la piel y se metieron en nuestras entrañas. Cantares con Serrat.

¿Qué es Serrat en la vida de René León?

René León: Ha sido mi compañero profesional en los últimos 45 años, así de fácil, porque mi carrera la he basado y la sigo basando en su presencia en México junto con otros que he traído a lo largo de estos años, pero no creo que lleve con nadie, la cantidad de años que llevo con él. Con Paco de Lucia también tuve la enorme fortuna de ser su empresario, y su promotor en México, durante toda su vida.

¿Qué es para mí? A parte de ese socio y compañero laboral, pues un gran amigo, ha nacido una amistad a través de estos años como es natural, con su esposa, con mi mujer Aurora, sus hijas, mis hijos y tenemos esa gran afinidad, él quiere mucho a mis hijos, yo quiero mucho a su familia.

Por cierto, otra anécdota del futbol cuando se casó su hijo Queco, era época de mundial de futbol y ese día jugaba España y estábamos ahí todos de…-qué va a pasar, es el banquete, el brindis, es todo esta cosa- y Joan Manuel mandó instalar monitores para que todo mundo pudiera ver el partido como era de esperarse. Un gran cariño el que yo les guardo a Joan Manuel y a toda la familia.

¿Hay alguna canción especial?

René León: Hay muchas, ya lo mencionó Ricardo, y le quiero agregar una cosa, de Mediterráneo, que hace dos, tres años en España se hizo un concurso para escoger la canción más significativa de España, que se votaron en todo el país y la canción que resultó ser la más representativa fue Mediterráneo.

Es algo muy importante que una canción como esa sea para los españoles la numero uno.

Recopilación 50 canciones, más de 30 adultos, un legado

Ricardo Rocha: A mí me parece fantástico que se haya hecho este esfuerzo, un gran compendio de Serrat por sí mismo y con todas estas grandes voces y personalidades que hablan por una parte, de la admiración que se le tiene a Serrat, pero también de esa actitud generosa para exponerse y compartir sus canciones con otras voces, con otros grandes cantores de estas décadas…

Me gusta todo de ti. Esta unión de Joaquín y Joan Manuel ha sido fantástica, ha sido lo mejor que ha pasado en mucho tiempo en la música de habla hispana

Ahorita por alguna razón pienso en mi hija, mis hijos lo conocen, pero mi hija menos porque tiene 15 años apenas. Lo que quiero decir, es que pensé en mi hija porque creo que esto es un legado que podemos dejar para las nuevas generaciones.

René León: El otro día hablando con su representante, José Emilio Navarro, el famoso Berri, nos decía que estaba entusiasmado de haber escuchado las grabaciones, me dijo… -esto es un documento que ningún fan de Serrat, puede quedarse sin el, es un legado para las nuevas generaciones-.

Este proyecto quiero creer que nació en la gira de hace un año, una gira no para ganar dinero, una gira de 25 fechas, que económicamente no era la maravilla para él, pero quería hacerlo. Yo creo más bien…quería adentrarse en poder preparar este paquete. Son las 50 canciones, no está incluyendo nada pregrabado que él haya hecho antes, ni duetos que tenía, todo lo quiso hacer fresco, las versiones todas nuevas.

Además, está haciendo un libro bien acompañado de este paquete, de un libro de 80 o 100 páginas en las que habla todas sus vivencias y cosas. Yo creo este es un paquete muy muy atractivo.

Ricardo Rocha: Algo que creo que vale la pena rescatar, es esto de las definiciones.

En su momento, Serrat fue el símbolo de la llamada canción protesta, que en esos años tenía mucho que ver con la efervescencia de los 60, la primavera de Praga, el 68 en México, las protestas contra la guerra de Vietnam y bueno… Serrat es la gran voz Iberoamérica en todo esto, digamos que es el autor de protesta por excelencia. Y luego ya viene un rebautizo, que si es la trova, que si es la nueva canción Latinoamérica, etc… pero tal vez la canción más representativa de esta parte de la creatividad de Serrat es Fiesta, que es una gran crítica social, “Gloria a Dios en las alturas recogieron las basuras” y habla del señor cura y habla del rico que esta con la señora y del pobre que vuelve a su pobreza y el rico a su riqueza, finalmente es una canción con un aire muy gozoso, muy de fiesta de pueblo, sin embargo, es una canción también crítica, de las grandes distancias que hay a veces entre nosotros los seres humanos.

¿Don René, alguna que se le ocurra?

René León: Dentro de todo el repertorio de Joan Manuel, hay una canción que habla de todos los detallitos de la vida, de todas las vivencias… Aquellas pequeñas cosas y tuvo el gran acierto de escoger como compañera de ese disco, a la hermosísima negra Mercedes Sosa, que para mi gusto ha sido la mejor voz femenina de Latinoamérica en la historia. Las canciones que nos trajo, que nos dio y sobretodo la versión con Joan Manuel es insuperable.

Como hombre universal, es español, catalán, pero también iberoamericano 

México en la vida de Serrat

Ricardo Rocha: Creo que la mayoría de los artistas suelen decir estas frases “Que aquí me siento como en mi tierra, I love you so much”, etc… sin embargo, en el caso de Juanito, sí es una verdad incontrovertible que tiene un enorme amor por México, lo que los conocemos lo hemos percibido. Además en momentos de muchas dificultades México lo acogió, lo recibió aquí encontró grandes amigos, encontró cobijo y comprensión y yo creo que buena parte de la carrera de Joan Manuel y también de su formación, la hace aquí en México, y bueno…yo creo que ha sido una simbiosis perfecta. Nosotros le amamos, le queremos, le admiramos y él también yo creo que guarda un gran sentimiento de gratitud y cariño pero muy sincero de amor por nuestro país.

René León: Es muy autentico el agradecimiento que tiene Joan Manuel con México. Que… se ha cambiado a ese cariño, a ese realmente amor por México. Afortunadamente y no porque sea necesario, sino que también se le ha podido reconocer eso, y estoy leyendo aquí dentro de las últimas cosas que se la han dado, está el de Caballero de Legión de Honor de la República francesa, pero el importante para él, es la Orden del Águila Azteca, que le entregó el ex presidente Calderón el último año de su gobierno, mayor condecoración extrajera que otorga el Gobierno mexicano.

Ricardo Rocha: El doctorado honoris causa que le diera la UNAM

René León: Dos doctorados más la BUAP de Puebla, la Universidad de Morelos y no tiene más porque no tiene el tiempo de venir, ni le gustan esas cosas.

¿Saben qué música escucha él?

Ricardo Rocha: Joan Manuel es muy iberoamericano, el hecho de que haya compartido lo mismo con Mercedes, que ya nos había platicado René, que con Pablo Milanés, que con sus propios contemporáneos, españoles, coterráneos, Luis Eduardo Aute, Miguel Ríos, todos ellos, pues… nos habla de un hombre que también escucha mucha música, yo supongo mucha música norteamericana, así como es experto en comida japonesa y que poca gente lo sabe, yo no sé si también le guste Frank Sinatra, la canción francesa, no sé… yo creo que seguro como hombre universal, es español, catalán pero también iberoamericano y universal, gustará de otras cosas, no me extrañaría que disfrutara también a los Beatles, a los Rolling, no lo sé.

¿Qué le dirían a Joan Manuel, suponiendo que estuviera aquí?

Ricardo Rocha: Gracias, gracias de todo corazón por lo que nos das, pero también por lo que nos has dado, porque probablemente a veces a nosotros mismos, a pesar de lo que te queremos, podría traicionarnos la memoria y cuando vemos este regalo magnifico, nos damos cuenta de todo lo que hemos tenido que agradecerte a lo largo de estos años, y que bueno… que ahora con esto, nos das la oportunidad de decirte 50 veces gracias, gracias, gracias… con todas estas canciones, por tu amor y tu amistad fraterna de todos estos años juntos.

René León: Igual la palabra que viene a la mente y la más auténtica es: ¡Gracias!, gracias por darnos todas estas canciones, gracias por haberlas compartido con nosotros, por haberlas vivido juntos en muchos casos, y gracias por lo que le has dado al mundo en general.

Presentación de la última canción

René León: Dentro de los temas que más le piden a Joan Manuel en sus conciertos y que siempre guarda para el final, es una que es preciosa, es hermosa canción… Se llama Lucía.

Ha sido mi compañero profesional en los últimos 45 años, así de fácil, porque mi carrera la he basado y la sigo basando en su presencia en México

Lucía se la compuso a una azafata de Iberia, allá por los años 70, 80, hablando de cuando… o coincidiendo con la época de la que hablaba Ricardo, de que era pues… un auténtico galán conquistador, impactante para el género femenino.

Pero… yo creo que de lo más bonito que ha escrito, realmente y que define y ubica el cariño, el amor a una mujer: es Lucía.

Ricardo Rocha: Me parece que una de las canciones, más entrañables, y más intensas de Joan Manuel, es esa que se refiere al viejo mito, desde los tiempos de los griegos, pero que él adapta riquísimamente a la modernidad, que es Penélope.

Y yo creo que esta canción, yo no sabía, mi amigo René León, seguramente tiene el dato, yo sé que la letra es de Joan Manuel Serrat, pero tengo ahí mis dudas de la música ¿no?

René León: La música es de Augusto Algueró, lo que tengo entendido.

Ricardo Rocha: Pero es una canción bellísima que lleva a la música en la propia métrica poética que emplea. Penélope y todas las imágenes que nos recrea, yo creo que es una de las canciones digamos más cinematográficas, más visuales, de Joan Manuel Serrat. Todos la hemos imaginado en el andén con su bolso, esperando aquél tren: Penélope.

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La sentencia del Supremo complica la estrategia de seguridad de López Obrador

Morena presentará al martes una iniciativa para reformar la Constitución y permitirle a la Guardia Nacional tareas de seguridad pública

Volkswagen invertirá 44.000 millones para desarrollar sus coches eléctricos

Enrique Müller Berlín

El fabricante alemán presenta un plan hasta 2023 con la vista puesta en liderar el mercado

El Gobierno quiere rehabilitar casi un millón de casas en una década para ahorrar energía

El borrador de la Ley de Cambio Climático prevé entregar ayudas, aún sin determinar, para reformar viviendas con criterios de eficiencia energética

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana