Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLÁSICA

Rompiendo moldes

El compositor Alfred Brendel. Ampliar foto
El compositor Alfred Brendel. Europa Press

El Festival de 11 sesiones denominado Clásica x Contemporáneos ha arrancado rompiendo moldes, algo que se agradece. La combinación de una lección magistral del gran Alfred Brendel con las interpretaciones al piano de la Sonata en si menor, de Liszt, y Ancora un segreto,de Mauricio Sotelo, era un desafío. Se ha vivido además sin pausas, buscando las interrelaciones dialécticas en el sentido musical y las correspondencias artístico-emotivas. Estimulante.

Brendel y Sotelo se conocieron en Berlín. El compositor español disfrutaba de una beca de estudios musicales avanzados en el prestigioso Wissenschaftkollege y, casualidades de la vida, le asignaron un apartamento con un piano frecuentado por el mítico pianista. Se trataron, y hablaron largo y tendido de Liszt y su Sonata en si menor, lo que desembocó en que Sotelo le dedicase a Brendel la obra que escuchamos en el Auditorio y, en definitiva, en una relación musical y humana de alto calado. De Liszt y de Sotelo habló Brendel en el escenario, acompañándose al piano para los ejemplos musicales. Después Louis Lortie interpretó la sonata de Liszt siguiendo las indicaciones de Brendel, es decir, con sobriedad y sin ningún tipo de exceso romántico. Un Liszt poco habitual por estos pagos. Después Sotelo tomó la palabra e introdujo su propia obra, subrayando la influencia de Brendel en la misma, y el pianista Juan Carlos Garvayo realizó una lectura extraordinaria, partiendo de una composición inspirada, magníficamente estructurada y emotiva. Uno de los grandes trabajos de Sotelo.

Clásica X Contemporáneos

Obras de Liszt y Sotelo. Lección magistral de Alfred Brendel. Con Louis Lortie y Juan Carlos Garvayo. Organiza Fundación Obra Social y Monte de Piedad de Madrid. Colabora Babelia. Auditorio Nacional, 4 de octubre.

El concierto fue espléndido y diferente, debido especialmente a la convivencia y complicidad entre estilos, y a la introducción de esa componente didácticotestimonial. Los “bravos” sonaron cuando Brendel apareció, y también al final. ¿Una experiencia aislada? Pues no. Este sábado se interpreta el Concierto para 100 saxofones de Salvatore Sciarrino, en homenaje al bicentenario del nacimiento de Adolphe Sax, inventor del instrumento, y el día 18 el bailaor flamenco Andrés Marín desplegará su arte con el Cuarteto para el fin de los tiempos, de Messiaen, de fondo.