Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Pussy Riot, en la nueva temporada de ‘House of Cards’

Tolokónnikova y Aliójina, activistas del grupo punk ruso, participarán en un capítulo de la serie

Las Pussy Riot, en la nueva temporada de ‘House of Cards’

La serie de Netflix House of Cards, protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright, prepara ya su siguiente temporada, una entrega en la que, según parece, se podrá ver a Nadezhda Tolokónnikova y María Aliójina, Las activistas del grupo punk ruso pasaron en prisión casi dos años por escenificar en febrero de 2012 una plegaria punk en la catedral de Cristo Salvador de Moscú en la que rezaban a la Virgen María para que echara a Putin del Kremlin. Ahora pasan unos días en Estados Unidos, viaje que habrían aprovechado para participar en la grabación en Baltimore de un capítulo de la nueva entrega de House of Cards, según han informado fuentes cercanas a la serie al periódico City Paper. Netflix no ha confirmado todavía la participación de las activistas en los nuevos capítulos de la serie ni qué papel tendrán en la producción.

Kevin Spacey en 'House of Cards'.
Kevin Spacey en 'House of Cards'.

Tolokónnikova y Aliójina ya habían mostrado su interés en House of Cards en una entrevista con The Wall Street Journal, donde aseguraban que se habían reunido con miembros del equipo responsable de la serie. "Es importante para nosotras conocer a gente que está haciendo cine político en Estados Unidos porque en Rusia esto no existe, y queremos saber cómo se hace".

Parece que las relaciones entre House of Cards y Rusia no son demasiado buenas. El país presidido por Vladímir Putin ya había vetado el rodaje de dos episodios de la serie en el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York. "Tras una profunda reflexión nos oponemos a la propuesta de grabación en el Consejo de Seguridad. Creemos que las dependencias del Consejo de Seguridad deberían estar disponibles en cualquier momento y en un plazo breve. Además, insistimos de nuevo en que las dependencias del Consejo de Seguridad no son un lugar apropiado para grabaciones, representaciones, etc", argumentó el diplomático ruso Mikael Agasandyan. En aquel momento, China también mostró su recelo ante la grabación, postura que estaba dispuesta a reconsiderar si los miembros del consejo podían aprobar los guiones con anterioridad. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, había recomendado previamente que se permitiera la grabación fuera del horario de trabajo para concienciar al público sobre la organización.