Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

La exnovia

La espoleta que activó la bomba de racimo contra el clan Pujol se pasea por los platós

La exnovia

La espoleta que activó la bomba de racimo contra el clan Pujol se pasea por los platós. Resuelta, dicharachera y lenguaraz, María Victoria Álvarez Martín acudió el miércoles al programa Hable con ellas de Telecinco, que presentan al alimón Sandra Barneda, Alyson Rae Eckman, Yolanda Ramos y Rocío Carrasco. Días antes había estado en Espejo público de Antena 3. Álvarez, que tuvo una apasionada relación entre 2006 y 2008 con Jordi Pujol Ferrusola, contó con desparpajo cómo conoció al primogénito del exhonorable president de la Generalitat en un avión en el que compartieron asiento de primera clase. Fue el inicio de una aventura en la que compartirían otras muchas cosas, cama incluida.

Según la extrovertida economista, el encanto entre ella y Jordi se hizo añicos cuando este intentó escamotearle los honorarios que ella se había ganado como intermediaria en un negocio con empresarios mexicanos. María Victoria le escribió un correo electrónico: “¿Quieres decir que te he dado un negocio en el que vas a ganar un montón de pasta y me vas a robar mi comisión?”. Y entonces ella se plantó: hasta aquí hemos llegado. Punto final al romance. En julio de 2010 volvió a comunicarse electrónicamente con su excompañero sentimental: “No sé cómo he podido estar tres años con un tipo como tú. La vida da muuuuchas vueltas. Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos”.

En diciembre de 2012 —un fatídico día 13— Victoria decidió ajustar cuentas con el pasado, al denunciar en la policía los presuntos manejos de Jordi Pujol. Que si siempre iba con un fajo de billetes en el bolsillo, que llevaba y traía bolsas llenas de dinero de Andorra a España... Y así llegamos hasta la reciente confesión del expresidente Pujol, en la que entonó por escrito el mea culpa y admitió ser un evasor fiscal. Nadie sabe muy bien por qué el patriarca de la familia decidió inmolarse. ¿Quiso adelantarse tal vez a algo que estaba a punto de estallar en manos de la justicia?

Si España fuera Estados Unidos, ya habría un guionista escribiendo el argumento de una película. Pujol y su clan podrían dar pie a un thriller con delator (en este caso, delatora) incorporado. Como en el cine negro, María Victoria Álvarez se ha ganado un papel importante. Mientras, seguirá de gira por las televisiones.