Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el actor James Garner

Estrella de la televisión gracias a las series 'Maverick', y 'Los casos de Rockford', fue candidato al Oscar con 'El romance de Murphy'

James Garner, en un fotograma de 'El clan ya-ya'.
James Garner, en un fotograma de 'El clan ya-ya'.

El actor estadounidense James Garner, el primero de las grandes estrellas de la televisión que pasó con el mismo éxito al cine, falleció el sábado por la tarde a los 86 años en su domicilio en Los Ángeles. Hombre de mirada socarrona, de aspecto galante, especialista en personajes de caraduras y en truhanes en el salvaje Oeste, fue en cambio en la vida real hombre de una sola mujer, Lois Clarke, con quien se casó en 1956 y con la que tuvo una hija (Clarke aportó al matrimonio otra hija que Garner idolatraba como si fuera suya). Eso sí, al igual que su personaje de la serie Los casos de Rockford, siempre apostó por el “vive y deja vivir”, como explicaba en su autobiografía The Garner files (2011).

Nacido en Norman (Oklahoma) el 7 de abril de 1928, James Scott Baumgarner decidió abandonar los estudios secundarios a los 16 años, tras una infancia difícil por la muerte de su madre a los cinco años y los posterires maltratos físicos por parte de una madrastra. Después de probar suerte como modelo de bañadores en Hollywood, se enroló en la Marina Mercante. Poco después participó en la guerra de Corea durante 14 meses, en la que fue condecorado con dos corazones púrpuras tras caer herido en sendas ocasiones. Al acabar el conflicto bélico empezó a actuar en el teatro y la televisión. En Broadway debutó con El motín del Caine en 1954 —junto a Henry Fonda, de quien confesaba aprendió todo lo que necesitaba sobre la interpretación— y dos años más tarde ya apareció en el cine, en Al borde del infierno.

La pequeña pantalla le dio la popularidad con Maverick, una serie wéstern de televisión en la que participó entre 1957 y 1960. Garner no sabía nada ni de armas ni caballos, pero necesitaba el dinero. La serie estaba protagonizada por dos hermanos, los Maverick, para tener así dos equipos técnicos grabando a la vez, pero Garner fue con mucho el más popular, y tras una disputa judicial con el estudio Warner, abandonó Maverick. Por mucho que sus creadores intentaron mantenerla con nuevos personajes, la serie se vino abajo.

Al dejar la televisión, Garner enlazó película tras película: La calumnia, El potentado, Una vez a la semana... Hasta que llegó uno de sus grandes trabajos, La gran evasión, en la que encarnaba al prisionero Bob Hendley Scrounger.

Los sesenta fueron años estupendos para Garner, porque participó también en Grand Prix (en aquel rodaje disfrutó mucho del ambiente de las carreras de coches, y como tuvo claro que no era buen piloto durante años dirigió y patrocinó un equipo automovilístico), El arte de amar, La americanización de Emily —escrita por un grande, Paddy Chayefsky, era una de sus películas favoritas—, Duelo en Diablo, La hora de las pistolas o Marlowe, detective muy privado.

De 1974 a 1980 volvió a la televisión con otro gran éxito: Los casos de Rockford, en la que encarnaba a un detective privado (con ella ganó el primero de sus dos Emmys), y que aún prolongó décadas después con varios telefilmes. En su biografía explicaba que en realidad Rockford y Maverick, el detective y el jugador, eran “el mismo personaje”, un antihéroe que él llevó a su terreno.

En los años ochenta actúo en ¿Víctor o Victoria?, El romance de Murphy (con la que consiguió una candidatura al Oscar) o Asesinato en Beverly Hills. Siempre sacando partido a su socarronería, que aumentaba según envejecían y se diluían sus dotes de galán.

En sus últimos años aún hizo secundarios de peso en Maverick (1994) —que se basaba en su serie—, Al caer el sol (1998), Space cowboys (2000), Clan ya-ya (2002) o El diario de Noah (2004), y en la serie No con mis hijas (2003-2005). En sus ratos libres se entretenía jugando al golf.

Desde Los casos de Rockford tuvo problemas de salud: si en la serie debió operarse de las rodillas y de la espalda, más tarde fue el corazón el que no le dio respiro, entrando y saliendo varias veces del quirófano (por ejemplo, por un quíntuple bypass en 1988). Tampoco es que él ayudara mucho, porque siguió siendo un ávido fumador... hasta el siglo XXI.

En sus memorias Garner definió así su trabajo: “Yo pertenezco a la escuela de Spencer Tracy: llega a tu hora, con tus diálogos aprendidos, ponte en las marcas que te digan y di la verdad. No tengo teorías sobre la interpretación y no pienso en cómo hacerlo, excepto que un actor no debería tomarse demasiado en serio a sí mismo, Actuar es sentido común. Y no es complicado si te pones a ti mismo a un lado y haces lo que el guionista escribió”.

Repasamos las películas y series esenciales de su carrera.

Maverick (1957-1962)

Pocos pueden presumir de hacer morder el polvo al mismísimo Clint Eastwood. Y en el Oeste, nada menos. Garner pudo darse el gusto en Duel at Sundown, uno de los 60 episodios en los que interpretó a Brett Maverick en esta popular serie de televisión.

La gran evasión (1963)

Hendley The Scrounger (El Gorrón) fue el papel de Garner en la mítica La gran evasión, con un plantel que encabezaba Steve McQueen y que incluía también a Richard Attenborough, Donald Pleasence o Charles Bronson. Un grupo de prisioneros de guerra se las tiene que ingeniar para escapar de un campo de concentración alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Marlowe, detective muy privado (1969)

Que Garner forma parte de la historia del cine de los 60 queda claro cuando hasta protagonizó una película con Bruce Lee. En Marlowe, Garner interpreta al mítico detective de Raymond Chandler en un film que se inspira en la novela del maestro del noir The little sister (1949). Todo comienza con una cliente que contrata a Marlowe para encontrar a su hermano. De ahí a ver cómo Bruce Lee destroza su oficina a golpes de kárate, un paso.

Los casos de Rockford (1974-1980)

A Garner le sentó divinamente el papel de Bogart de los 80. Tanto que mudó las cananas y los duelos al sol del wéstern por el despacho del investigador privado también para la pequeña pantalla con Los casos de Rockford. La apuesta le salió muy bien: 122 episodios repartidos en seis temporadas y su primer Emmy, el que ganó a Mejor actor protagonista en 1977.

El romance de Murphy (1985)

La única nominación al ansiado Oscar la consiguió Garner con esta comedia romántica que triunfó en taquilla y en la que compartía protagonismo con Sally Field. Emma (Field) es una mujer divorciada con un hijo adolescente que encontrará en Murphy (Garner) una posible pareja. El problema es que el exmarido de Emma se presentará de nuevo en su vida. Garner perdió la dorada estatuilla ante William Hurt, que triunfó con su interpretación en El beso de la mujer araña.

Space Cowboys (2000)

Años después de partirse la cara en Maverick, Eastwood y Garner se volvían a encontrar en la aventura espacial de tono crepuscular que dirigió el primero, Space cowboys. Garner interpretó a Tank Sullivan, y en la escena de este vídeo intenta ayudar a Tommy Lee Jones a no quedar mal delante de los jóvenes y fornidos astronautas.

El diario de Noa (2004)

Uno de los festines de lágrimas más populares de lo que va de siglo. También, la consagración de Ryan Gosling antes de transformarse en el prototipo de chico duro con Drive (2011). A Garner le tocó interpretar al personaje de Gosling ya como anciano, en una de las escenas clave del filme.

DC Showcase: Superman/Shazam!: El regreso de Black Adam (2010)

El último peldaño en la carrera de Garner fue ser, ya como octogenario, un superhéroe. Shazam, superhombre de DC Comics capaz de competir en poderes con Superman, fue la despedida de Garner como actor en dos películas de animación.