Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Operación ‘triunfoto’

Los visionados de PHotoEspaña juntan a fotógrafos y expertos en busca de talentos

Una de las decenas de citas entre fotógrafos y editores, comisarios, críticos o galeristas que se celebran en 'Descubrimientos', en PHotoEspaña. Ampliar foto
Una de las decenas de citas entre fotógrafos y editores, comisarios, críticos o galeristas que se celebran en 'Descubrimientos', en PHotoEspaña.

Tienes siete citas de 20 minutos cada una en tres días. No es para encontrar pareja. Es para convencer a editores, comisarios, críticos galeristas… de distintos países de que eres buen fotógrafo y que puedes ganarte la vida con ello. En eso consiste Descubrimientos iniciativa que nació con PHotoEspaña, en 1998—, que permitió la pasada semana a 70 jóvenes (y también talludos) mostrar sus trabajos a profesionales del arte y la fotografía con una puesta en escena en el Centro de Arte de Alcobendas (Madrid) que recordaba a los concursos televisivos de talentos. David Salcedo (Caravaca de la Cruz, Murcia, 1981) fue uno de los participantes. Vive en Girona, donde trabaja de camarero. Pero cuando aparca la bandeja coge su cámara. Para este evento enseño S'amorra amorra, 25 fotos editadas en un formato redondo que imitan a esas imágenes que se ven desde los telescopios que funcionan con monedas en los paseos marítimos y miradores.

Las fotos de la argentina Marcela Cabezas llamaron la atención de varios 'visionadores'

"He querido recuperar la atmósfera de la playa pero sin nada chabacano", dice Salcedo, formado en el barcelonés Instituto de Estudios Fotográficos de Cataluña. "Es un trabajo documental con personalidad y una mirada entrañable", le dice Ítala Schmelz, uno de los visionadores, comisaria y directora del Centro de la Imagen, en México. "A tu trabajo le veo potencial como libro. A diferencia de otras cosas que he visto, está muy bien presentado", subraya quien comisarió en 2013 el pabellón mexicano en la Bienal de Venecia. "El de David es un trabajo que se explica sin necesidad de que lo haga su autor; he visto otros jóvenes que platican demasiado y no saben vender su obra".

Esta edición de los Descubrimientos comenzó el pasado noviembre, cuando se abrió la recepción de propuestas vía web. Un jurado seleccionó a 70 aspirantes que, del 4 al 6 de junio, fueron convocados en Alcobendas. Por su parte, los fotógrafos pudieron escoger a 10 de los 20 visionadores, y la organización intentó dar salida a sus deseos con una lista final de siete. De los proyectos expuestos, más los vistos con anterioridad en Caracas y Sao Paulo, se elegirá solo a uno, que tendrá como premio exponer en el próximo PHotoEspaña.

Una de las imágenes presentadas por David Salcedo en 'Descubrimientos', en PHotoEspaña.
Una de las imágenes presentadas por David Salcedo en 'Descubrimientos', en PHotoEspaña.

A ello aspiran estos fotógrafos mientras aguardan nerviosos en el pasillo o en la sala de espera. Hacen corrillos, intercambian experiencias... A la hora fijada se oye su nombre y se dirigen con rapidez al sitio asignado. Lucía Gómez llega con un porfolio gigante que despliega ante Raquel Ponce, de la galería Ponce+Robles, de Madrid. "Mi trabajo se llama proyecto Gómez. Empezó porque dejé de tener contacto con mi padre hace unos años, hasta que lo reencontré en Facebook. Entonces me bajé sus fotos y empecé a jugar con eso". Lucía enseña su obra: documentos, recortes, fotos, collages... Esta joven de 27 años cuenta que se dedicó a seguir a su progenitor sin que él lo supiera. Incluso llegó a disfrazarse y transformó ese voyeurismo en imágenes.

"No intento desanimarlos porque algunos vienen con poca confianza", dice la comisaria Albertine de Galbert

"Está exquisitamente presentado", subraya la galerista. "Tienes que contactar con comisarios como Tania Pardo o Virginia Torrente. Hazlo ya porque la temporada de las galerías empieza en septiembre y tienes que entrar en el circuito". Ponce advierte que es común que estos incipientes artistas tiendan a permanecer demasiado en el estudio y poco en la calle. "Quizás he estado muy obsesionada con este proyecto", admite Gómez.

A unos metros, la francesa Albertine de Galbert (Grenoble, 1980), comisaria y fundadora de arte-sur, plataforma web de arte contemporáneo latinoamericano, explica que ella trata de orientar a los fotógrafos que la eligieron para conocer su opinión. "No intento desanimarlos porque algunos ya vienen con poca confianza". Esta curadora subraya que en las sesiones ha visto que "hay pocos medios, será la crisis" y una "estética predominante de lo borroso, de imágenes con menor definición que remiten a lo nostálgico, a lo onírico, casi sin contornos, quizás como metáfora de estos tiempos difíciles".

Una de las fotos de Lucía Gómez para 'Descubrimientos'.
Una de las fotos de Lucía Gómez para 'Descubrimientos'.

Uno de los jóvenes valores que ha llamado la atención de los visionadores es la argentina Marcela Cabezas, que habla con delicadeza de Eclipse, título para las fotos en blanco y negro que reveló y digitalizó para rememorar su infancia. La de una niña que con dos años vio en 1980 cómo sus padres eran encarcelados por la dictadura militar. Ositos de peluche, la casa de su abuela, con la que se crió, la cárcel donde estaban sus padres, calles de Buenos Aires… "Es un álbum apócrifo que reconstruye mis recuerdos".

"Soy duro, a alguno le he dicho ‘esto que traes no vale nada", dice el director creativo de la editorial RM

Y si Marcela gustó a quienes buscan talentos. Ramón Reverté, director creativo de la editorial RM, especializada en arte contemporáneo y fotografía, fue uno de los visionadores que más impresionó, quizás porque este catalán llama a las cosas por su nombre. "Soy duro, a alguno le he dicho ‘esto que traes no vale nada". Su último interlocutor fue Elisa González. y su álbum azul eléctrico con imágenes de muñecas sexuales y jóvenes japonesas que fotografió en Tokio. Reverte pasa las páginas deslizando los dedos desde la esquina superior derecha hasta el centro de la página. Tras varios minutos de tenso silencio afirma: "Te felicito. Está súper bien pero tienes que cambiar muchas cosas. La cubierta no funciona y el principio es flojo. Si la gente quiere comprar tu libro va a hojearlo diez segundos, así que todas las imágenes deben ser potentes". Y un consejo personal: "Si quieres vender esto, tienes que cambiar de identidad, a la gente le gustan los libros de fotos de Japón hechos por japoneses. Hecho por un no japonés no venderás. Así que ponte un nombre japonés".

Elisa se levanta y se lleva su álbum pensando cuál será su nombre artístico nipón. Reverte reflexiona sobre lo que le ha dicho a Elisa: "Qué más da realidad o ficción. Ahí tienes a Fontcuberta, el maestro de todo esto". Fin de los visionados. Reverte se pone su sombrero negro y se alegra de haber acabado con buen sabor de boca. "El de Elisa es de lo mejor que he visto". Estaba harto de ver imágenes de lo que llama "el viaje alrededor de mi cuarto". Esas fotos "autobiográficas, intimistas, mi yo, tristes, baaah, chico, ábrete hombre, sal de casa ya".