Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millonario entre voluntarios

'Millonario anónimo' infiltra a personajes acaudalados en proyectos solidarios

El empresario Diego Suárez, en el centro, protagoniza el primer episodio Ampliar foto
El empresario Diego Suárez, en el centro, protagoniza el primer episodio

Primero llegaron los jefes: colgaron la corbata y se colaron en primera línea de infantería de sus empresas. Ahora le llega el turno a los millonarios. Aprovechando el éxito de El jefe infiltrado y tras el final de su primera temporada, laSexta vuelve a apostar en el prime time de los jueves (22.30) por la telerrealidad. Millonario anónimo cuenta la experiencia de sus afortunados protagonistas — ya sea por herencia o por trabajo — mientras conviven, colaboran y se sumergen en la realidad social más dura y comprometida.

Con el pretexto de grabar un documental sobre el voluntariado, un adinerado y su allegado se desplazan a una zona desfavorecida para arrimar el hombro en proyectos solidarios. Tendrán que desprenderse de las facilidades a las que están acostumbrados y vivir durante una semana con un presupuesto de unos 30 euros, correspondiente a la “renta media de la zona”, como recalca la directora del programa, Lidia Fuentes. Al final de cada episodio, el infiltrado desvelará su identidad y entregará un cheque para financiar las iniciativas que ha experimentado en primera persona.

Magnolia TV adapta así Secret Millionaire (Rosa de Oro al mejor reality en 2007), espacio que nació en Reino Unido en 2006 y que ha triunfado en países como EE UU, Irlanda, Alemania, Dinamarca, Bélgica y Australia. En 2009 el canal Xplora (uno de los que desaparecieron tras la reordenación de la TDT) emitió una adaptación, El secreto, aunque fue cancelada. El director de Antena de laSexta, Mario López, arguye que ahora la telerrealidad tiene más recorrido y esta apuesta “entronca” con El jefe infiltrado, aunque con un toque más “comprometido” y un “factor local”.

El empresario Diego Suárez será el primer protagonista y se infiltrará en tres ONG. Suárez ha explicado que él mismo, a pesar de su historial de filantropía, “había olvidado” muchas de las situaciones que se viven día a día en los barrios más pobres. Procedente de una familia humilde de Madrid, se costeó la carrera de Telecomunicaciones con trabajos de fin de semana, como de panadero, comercial o entrenador de fútbol. Logró el éxito empresarial con Vin Doré 24K, una gama de cavas y espumosos aderezados con un ingrediente soso pero preciado: oro en polvo de 24 quilates.

Televisión con ideología

Mercé Oliva, doctora en Comunicación Social por la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona) y autora de Telerrealidad, disciplina e identidad, acoge escéptica la proliferación de la telerrealidad en España. Destaca que la tendencia es extrapolar formatos “sobre todo anglosajones”. Cuando se trata de temática solidaria, Oliva sostiene que estas adaptaciones promocionan valores “neoliberales”: “Estos programas legitiman la privatización del estado de bienestar, favoreciendo la caridad como solución y desresponsabilizando al estado”.

Oliva matiza que el género en sí no es “malo” a la hora de representar la actualidad, ya que suele dar voz a colectivos poco representados en la parrilla televisiva. El desafío es lograr un equilibrio entre la veracidad y las necesidades dramáticas del formato. Se suele potenciar los aspectos conmovedores de las historias para buscar una conexión emocional con el espectador ya que el “dramatismo es más personal”. Aun así advierte de que, aludiendo al programa Entre Todos, “se anima a la gente a entrar en una competición de desgracias” aunque, en general, no se tiende a “culpabilizar o victimizar” a la gente que acude a estos espacios.

El envoltorio audiovisual de la telerrealidad puede intensificar su impacto pero termina coartando la manera de tratar temas más polifacéticos o complejos: “Se valora la experiencia directa frente al conocimiento global”, arguye Oliva. Las cadenas optan por enfocarse en elementos de alcance menor, como las ONG, a expensas de emprender un análisis transversal sobre la desigualdad –social y económica– que pueda presentar un contexto sistémico del fenómeno. Es la productora, Magnolia TV, la que hace una primera criba para seleccionar las ONG que aparecerán en pantalla y que, potencialmente, recibirán publicidad y financiación. Desde comunicación de La Sexta, explican que la elección de las asociaciones responde sobre todo al encaje con el perfil del millonario protagonista y que se busca abarcar varias realidades y problemáticas.