Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Filarmónica de Berlín lanza su propio sello discográfico y se aleja de la industria

La legendaria orquesta se desvincula de la industria discográfica y cierra el círculo que abrió Herbert von Karajan durante décadas

El nuevo sello arranca con el lanzamiento de las sinfonías completas de Schumann

Simon Rattle dirige a la Filarmónica de Berlín en la Philharmonie berlinesa.
Simon Rattle dirige a la Filarmónica de Berlín en la Philharmonie berlinesa.

Para la primera prueba que Sony realizó para lanzar un Compact Disc (CD) utilizó la grabación de la Sinfonía Alpina de Richard Strauss interpretada por la Filarmónica de Berlín y dirigida por Herbert von Karajan. Fue en 1979 y era un paso más de la estrechísima relación que la legendaria orquesta trabó con la industria discográfica a través de la pasión de su director por la música grabada. Hoy, esa historia de amor ha terminado y la formación berlinesa ha anunciado que lanza su propio sello y da por finalizada la relación con las compañías tradicionales.

Desde hace tiempo, los berliner decidieron tomar el control de la difusión de su música. La espectacular caída de ingresos a través de la venta de discos (tiempo atrás una mina de oro) y la voluntad de tomar todas las decisiones en el proceso de grabación y difusión (con plataformas como Digital Concert Hall) desembocaron en la idea de convertirse, también, en discográfica. El desembarco se ha hecho a partir de las sinfonías completas de Schumann, que como decía esta mañana el director de la orquesta, Simon Rattle, nunca han sido un valor seguro de “grandes ventas”. “Pero para nosotros, esta música está más cerca de nuestros corazones que casi ninguna otra. Así que pensamos que es fantástico lanzar nuestro sello con Schumann. Esperemos que esto sea el comienzo de una nueva ola de grabaciones producidas por la propia orquesta”.

Primer lanzamiento del sello de la Filarmónica de Berlín.
Primer lanzamiento del sello de la Filarmónica de Berlín.

La idea, como el director general del departamento de media de la orquesta, Olaf Maninger, adelantaba a EL PAÍS el pasado febrero, es lanzar discos que vayan más allá de un envoltorio de plástico y los greatest hits de la clásica. Como se puede apreciar en esta primera referencia de los berliner, cada lanzamiento va acompañado de un libro y un soporte de papel de alta calidad (habrá que esperar a comprobar la rentabilidad de esta apuesta por la calidad). Además, más adelante se lanzará también una versión en vinilo (un mercado creciente en el pop pero no explorado por la clásica todavía después de su renacimiento) de la grabación. Maninger ha vuelto a explicar hoy la idea de la orquesta. “Nuestra orquesta ha tenido una presencia en el mercado de la música grabada de unos 100 años. La fundación de Berliner Philharmoniker Recordings representa un nuevo capítulo en nuestra historia tecnológica. Ahora tenemos la posibilidad de controlar la selección de nuestro repertorio, los contenidos del producto y el marketing. Podemos alcanzar un estándar editorial y técnico que llega al nivel más alto de exigencia. Pero sobre todo, nos permite nos permite la gratificante experiencia que ya tenemos con Digital Concert Hall: el contacto directo con nuestros amigos alrededor del mundo”.

La orquesta –también su director- termina así su relación con las discográficas tradicionales y, a menos que graben con un artista vinculado a alguna de las major, en principio solo trabajarán a partir de ahora para si mismos. Toda una revolución en el mercado discográfico de la clásica –liquidando una vez más en la era de Internet al intermediario de la ecuación- que puede alterar unas reglas del juego que parecen cada vez más obsoletas.

Más información